Lo más visto

Más de El Salvador

Covid-19: Familia recibió llamada de Hospital El Salvador avisando que su padre tenía el alta y se los entregaron muerto

Daniela narró la cruel forma en que el sistema público de salud le informó que su padre había perdido la batalla frente al covid-19. La llamaron para decirle que tenía el alta médica y se lo entregaron en un ataúd.

Enlace copiado
Personal de salud. José Guillermo Rivera trabajaba en el Hospital Santa Gertrudis, en San Vicente.

Personal de salud. José Guillermo Rivera trabajaba en el Hospital Santa Gertrudis, en San Vicente.

Enlace copiado

Denuncio públicamente, porque no se vale que jueguen con mi dolor, el dolor de una familia que celebraba el alta de mi papá, José Rivera, todavía hasta hoy por la tarde.

El primer párrafo fue escrito por Daniela Rivera Roque. Son solo las primeras palabras de un largo texto que compartió en su cuenta de Facebook, el lunes casi a la medianoche. Un texto en el que deja entrever la desorganización con la que está funcionando el sistema público de salud. Repetidos errores han derivado, incluso, en que familias hayan enterrado cadáveres ajenos creyendo que son los de sus familiares. A Daniela y a su familia les destrozaron la esperanza.

Homenaje. Sus compañeros de trabajo le brindaron una emotiva despedida afuera del hospital.

"Gritamos a los cuatro vientos que mi papá había sido librado de esto. En la mañana, recibimos la llamada de Trabajo Social del Hospital El Salvador informando que mi padre tenía el alta y que teníamos que ir por él a las 2:00 pm (del recién pasado lunes 27 de julio).

Con un gran grito de emoción y con muchas lágrimas, celebramos eso. Nos fuimos puntuales a traerlo. Al ver que no salía, me acerqué a Trabajo Social para informar que le llevaba ropa para que él saliera, porque sabía que no tenía.

“Descansa en paz Don Memo, un gran ser humano. Siempre estará vivo    en  cada uno de los que lo recuerden con cariño y en las memorias  de este hospital”.

Me tuvieron un rato esperando, con esa bolsa en mis piernas, con la ropa de mi padre dentro y con nuestras esperanzas y felicidad por estar listos para verlo.

Luego de un tiempo de muchos sentimientos, se acercaban varios a pedirme ir a un cuarto aislado... Allí me daban la noticia, la peor de mi vida: que todo había sido una equivocación. Así, ‘patada al pecho’: mi padre había muerto. Y lo peor es que no hoy, sino desde el sábado 25.

Mi mundo se vino abajo, mi mente no asimilaba y les llevaba la contraria diciendo que no, que ya me habían llamado, que solo le llevaba su ropita... ¿Cómo era posible eso? Jugaron con mis sentimientos y los de la familia y no es justo.

Mi papá también fue de primera línea y al menos un trato digno para dar la noticia nos merecíamos. Me duele hasta el alma.

 
Más de 400 casos diarios de covid 19 en El Salvador

Y hoy lloro por mi padre, pero más aún por haber jugado con nuestra dignidad como familia de un profesional de salud que perdió esta gran batalla".

Al pesar de Daniela se unieron amigos, familiares e incluso desconocidos, quienes dejaron, bajo su publicación en Facebook, que hasta anoche sobrepasaba las 4,200 reacciones (entre Me Gusta y Me Importa), cientos de comentarios para darle el pésame, para acompañarla en su pérdida, para criticar un error de tal magnitud y hasta para tratar de hacer conciencia sobre el cansancio físico y mental que está padeciendo el personal sanitario.

 “Papá, te esperé hasta el último momento. Ahora tú espérame a mí.   Te amo hasta el cielo, padre hermoso. Le pido a Dios que me permita sentirte siempre a mi lado”.

José Rivera trabajaba en el Hospital Nacional Santa Gertrudis, en San Vicente, según lo indica su perfil en la misma red social en la que su hija describió la nefasta forma en la que se enteró de su deceso.

Personal de dicho centro hospitalario le rindió un homenaje para despedirlo. "Hasta siempre, Memo", reza la publicación en su cuenta oficial en Facebook.

"Nos duele mucho su partida, pero dicen que la única muerte es el olvido. Vivirá en la memoria histórica de esa ciudad que no ha parado de llorar desde la trágica noticia de su deceso. Se queda en los corazones de quienes tuvimos la suerte de tenerlo cerca como familiar, como amigo o compañero de trabajo. Hasta siempre José Guillermo Rivera, las puertas de la paz eterna abren sus brazos para recibirlo", escribió Inés Melara, quien compartió varias fotografías en las que se ve al personal del hospital vicentino haciendo una especie de escolta, con flores y aplausos, a la carroza fúnebre.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines