Crisis de refugiados por violencia, mayor a la de la guerra: ONU

ACNUR señala que el Gobierno de El Salvador tiene que trabajar más para retener el flujo de personas que busca asilo a México y otros países a causa de la violencia e inseguridad.
Enlace copiado
En aumento. En 2013, ACNUR en México recibió 309 solicitudes de asilo de salvadoreños. Entre ese año hasta 2015 hubo un incremento de 377.3 %.

En aumento. En 2013, ACNUR en México recibió 309 solicitudes de asilo de salvadoreños. Entre ese año hasta 2015 hubo un incremento de 377.3 %.

Crisis de refugiados  por violencia, mayor a la de la guerra: ONU

Crisis de refugiados por violencia, mayor a la de la guerra: ONU

Enlace copiado
La causa principal de las solicitudes de asilo de salvadoreños en México continúa siendo la violencia que generan las pandillas. Un total de 1,475 salvadoreños solicitaron asilo en ese país el año pasado. Esto representa un incremento de 135 % comparado con la cifra de 2014, establecida en 626 solicitudes, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Francesca Fontanini, vocera de ACNUR en México, dijo a LA PRENSA GRÁFICA que la mayoría de solicitantes corresponden a personas que residen en zonas con alta presencia de estos grupos o que tienen algún familiar relacionado con pandilleros.

“Nosotros tenemos cifras, pero hay personas invisibles que no las estamos registrando. Ante esa situación, tenemos una crisis humanitaria bastante significativa”, aseveró Fontanini.

La Agencia de Naciones Unidas reconoce que este incremento refleja en Centroamérica “una crisis mayor” comparada con la de los años ochenta, durante el conflicto armado salvadoreño.

Participación de Gobierno

La vocera de la Agencia de Naciones Unidas dijo que mantiene un plan con el Gobierno de El Salvador. Sin embargo, agregó que es necesaria una participación más activa por parte del Gobierno, como el hecho de que exista un mecanismo claro de información sobre cómo solicitar asilo, para evitar que las personas busquen alternativas ilegales.

“Garantizar alternativas legales migratorias evitaría que los afectados caigan en manos de traficantes de personas, porque los más vulnerables son los niños y las mujeres de todas las edades”, señaló la vocera.

Fontanini reconoció que los gobiernos que son afectados por la violencia e inseguridad, principalmente los del triángulo norte de Centroamérica, están haciendo un esfuerzo para detener el flujo de personas; sin embargo, no es suficiente.

La vocera de ACNUR mencionó además que otros motivos de solicitar asilo son “la violencia de género, el desempleo”. Entre las peticiones del año pasado estaba el caso de una salvadoreña transgénero. La representante de la agencia relató el caso así: “Ella recibió 58 puñaladas. Nos mostró todas las cicatrices en el cuerpo y fue fuerte. Fue fuerte ver esa evidencia de una gran violencia. Nos contó que no podía caminar por la calle, porque la acosaban. No podía vestirse como mujer. Se acercaban a ella para ofrecerle trabajo de prostitución”.

Respecto a la cifra de 2013 al año precedente, se registró un incremento de 377.3 % de peticiones, según ACNUR.

“Ante esa situación del incremento de peticiones tenemos una crisis humanitaria bastante significativa”, agregó Fontanini.

En marzo de este año, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, estimó que, para esa fecha, más de 1,000 víctimas de la violencia no habían sido atendidas por el Estado salvadoreño. Se trata de niños, campesinos y trabajadoras que desarrollan actividades en zonas donde operan pandillas rivales a las de su lugar de residencia.

“Las víctimas deben ser primero. Antes de la guerra con las pandillas está la atención para las víctimas desprotegidas”, dijo Morales.

Solicitudes aprobadas

ACNUR aprobó 462 solicitudes el año pasado. Es decir, que de 1,475 salvadoreños que gestionaron asilo solo fue aceptado el 31 % de aspirantes. Según la vocera de ACNUR, las peticiones llegaban a diario, al igual que a diario llegaban las que provenían de Honduras, un país con una problemática similar. Los ciudadanos de ese país presentaron 1,560 peticiones de asilo en México.

Cuando una solicitud es aprobada, la agencia y el Gobierno mexicano les brindan apoyo económico por unos meses. Una persona asignada por ACNUR busca escuelas o universidades y trabajo, para que los refugiados puedan adaptarse al nuevo país.

“También hay apoyo postraumático en los primeros meses, para que sea integrada la persona. Esto se hace para que al finalizar la preparación, las víctimas puedan tener trabajo estable y una casa”, explica Fontanini.

Homicidios en 2015

El Salvador fue el país más violento de Centroamérica en 2015. El año pasado fueron cometidos 6,640 homicidios, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

El nada honroso título le correspondió a Honduras por algún tiempo, que entre 2010 y 2014 tuvo la tasa más alta de homicidios en Centroamérica y el mundo en los países sin conflicto armado. Sin embargo, el año pasado tuvo una disminución en su tasa de homicidios.

En marzo pasado fueron asesinadas 626 personas, un promedio de 20 diarias. Las víctimas fueron en su mayoría jóvenes entre los 15 y 29 años.

La violencia continúa en ambos países. ACNUR registró en total 3,463 solicitudes de asilo en México, de las dos naciones centroamericanas, el año pasado. El 43 % corresponde a salvadoreños y el 45 % a hondureños.

Países como Estados Unidos han discutido recientemente la posibilidad de acoger como refugiados a los migrantes que lleguen a ese país huyendo de la violencia de sus países de origen.

Lee también

Comentarios

Newsletter