Loading...

Crónica | Un partido de fútbol en medio de una crisis sanitaria

Mientras los hospitales libran una batalla contra el covid-19, miles de aficionados abarrataron ayer el Cuscatlán para el partido contra México.

Enlace copiado
Aglomerados.  Miles se concentraron ayer en el Estadio Cuscatlán.

Aglomerados. Miles se concentraron ayer en el Estadio Cuscatlán.

Enlace copiado

El Gobierno publicitó en redes sociales el "éxito" de su protocolo de bioseguridad en el partido de El Salvador contra México, pero un Estadio Cuscatlán repleto, con personas sin mascarillas y aglomeradas lo refutó.

En las últimas semanas, el gremio médico y la academia han intensificado sus llamados a implementar restricciones y a limitar el aforo en los estadios, ya que el país atraviesa uno de los puntos más complicados de la pandemia de covid-19. Sin embargo, la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) sacó a la venta 31,000 boletos para este partido y con la venia del Gobierno.

Para entender cómo El Salvador celebra partidos con público en medio de una crisis sanitaria que tiene saturados a los hospitales, hay que recordar que el 16 de julio, el Ministerio de Salud (MINSAL) desbarató un decreto que tres días antes le había aprobado la Asamblea Legislativa para prohibir aglomeraciones y no permitir público en los eventos deportivos. Ante las presiones de los aficionados porque la prohibición coincidía con fechas clave para el fútbol, anunció que permitiría el ingreso a los estadios y otros lugares, pero solo para personas con las dos vacunas.

Sin embargo, ayer, en las puertas de acceso a los alrededores del estadio, no habían restricciones. Es decir, una persona no vacunada, e incluso contagiada, podía ingresar al parqueo sin problemas.

Prevención. Varios aficionados dejaron de lado las medidas de prevención contra el covid-19.

"En la entrada (a los alrededores del recinto) no se está pidiendo nada. Sólo para entrar al estadio piden la cartilla de vacunación con las dos dosis", dijo una aficionada.

Mientras esperaban que las puertas del estadio se abrieran, las personas hablaban, comían y consumían bebidas embriagantes en grupo. Mientras tanto, el personal del MINSAL que se encontraba en el lugar no se inmutaba ante la aglomeración que, con el pasar de las horas, iba aumentando.

En Twitter, el Gobierno aseguraba haber tenido éxito. "Desde que los aficionados comenzaron a ingresar al estadio Cuscatlán, el personal gubernamental presente en los accesos del recinto no ha parado en su labor de verificar que se cumplan las medidas de seguridad y los protocolos biosanitarios", tuiteó la Secretaría de Prensa.

LA PRENSA GRÁFICA intentó conversar con el encargado del personal del MINSAL, que sólo fue identificado como doctor Bonilla, pero dijo que no estaban autorizados a dar declaraciones.

Incluso en la fila para ingresar al Coloso de Montserrat habían aglomeraciones. El personal de salud verificaba que tuvieran la cartilla de vacunación completa, tomaban la temperatura, les aplicaban alcohol gel y los dejaban ingresar; pero al interior del estadio, las medidas quedaron en segundo plano. Algunos se retiraron la mascarilla, gritaban y se abrazaban.

Tomando en cuenta que aún vacunada una persona puede contagiarse con el SARS-CoV-2, mediciones de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) señalan que uno solo de esos 31,000 aficionados que tenga covid-19 puede transmitir la enfermedad hasta a 348 personas, generar 115 hospitalizaciones y ocasionar 10 muertes.

La serenata

Los aficionados de la Selecta hicieron caso omiso de las recomendaciones desde la noche del martes. Poco después de que la Asamblea prorrogó hasta el 16 de febrero de 2022 el decreto que prohíbe aglomeraciones, se reunieron para darle "serenata" a los jugadores mexicanos, a las afueras del hotel donde se hospedaron.

En un acto contradictorio, una de las diputadas de Nuevas Ideas que votó a favor, Marta de Navas, acudió a la concentración. "Lo siento, soy del pueblo y me debo al pueblo", tuiteó a las 10:52 de la noche, junto con una fotografía suya donde se veía a varias personas, algunas sin mascarillas. Ante las críticas, Navas publicó otra foto, señalando la "hipocresía" de sus detractores. "Rumbo a casa encontré aficionados de la Selecta, me tome el tiempo de bajarme y tomar una foto", dijo. "Yo sí uso mascarilla", agregó.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines