Lo más visto

Crónica Angustia hasta las lágrimas

El paro del transporte público de pasajeros no solo afecta la movilidad de la población, sino también las emociones de las personas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Una usuaria de la ruta 46 caminó desde el barrio Santa Anita hasta la plaza Barrios en busca de un bus que la llevara hasta su trabajo, en la colonia Miralvalle.

Al preguntarle sobre cómo le afecta el paro del transporte, no pudo contener el llanto.

Su rostro evidenciaba la angustia que sentía por no saber a dónde podía abordar un bus o algún transporte alternativo.

Uno de los delegados del Viceministerio de Transporte (VMT) le dijo que los buses amarillos que cubrían la ruta 46 ya estaban haciendo su recorrido y que tenía que esperarlos en las paradas habituales.

“Vengo de la parada de (iglesia) Perpetuo Socorro, estuve de pie media hora y no pasó ninguna”, fue lo único que la usuaria alcanzó a decir antes que las lágrimas nuevamente corrieran por sus mejillas.

Desconsolada, emprendió de nuevo el camino para buscar un transporte que la llevara a su trabajo o de regreso a su casa.

Rina de Díaz corrió con mejor suerte, ya que pudo abordar un camión que cubre la ruta 15, que la trasladó desde colonia Los Alpes hasta la plaza Barrios. Sin embargo, solo era media jornada. De ahí tenía que buscar transporte que la llevara hasta la unidad de salud Barrios o al menos algo que la dejara cerca.

Tags:

Lee también

Comentarios