Crónica Usuarios viajaron apretados

A las 6:30 de la mañana, las paradas de autobuses en la carretera Troncal del Norte, en Aguilares y Guazapa estaban llenas de personas que esperaban abordar un transporte que los llevara hacia sus trabajos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Para no llegar tarde a sus empleos, muchos decidieron abordar los pick up y camiones que trasladaron pasajeros.

Los que no lograban abordar no tuvieron más remedio que esperar a que pasara otro camión o pick up. La mayoría de hombres se arriesgó a viajar en la defensa trasera de los vehículos.

En la zona de la residencial San José Las Flores, Tonacatepeque, los usuarios corrieron con mejor suerte, pues podían abordar buses de la ruta 115, que venían del pueblo.

Sin embargo, siempre tenían que enfrentar algún retraso porque a pocos metros se encontraba un control policial que verificaba que las rutas no cobraran más de lo autorizado.

Desde Apopa y Ciudad Delgado hasta ingresar a San Salvador se complicaba la circulación vehicular y, en consecuencia, el malestar de las personas que viajaban en los pick up y camiones parecía no tener fin. El calor del sol empezaba a sentirse.

Un agujero en el carril derecho en el sentido de norte a sur, a la altura del kilómetro 7, empeoraba el tráfico y el martirio de los usuarios.

En el centro de la capital, las personas esperaban las rutas que vienen desde Soyapango o que van hasta Santa Tecla o Antiguo Cuscatlán; pero algunas no llegaron.

En cambio, tuvieron que abordar buses amarillos, en cuyos parabrisas se podía ver un número dibujado con pintura blanca o una simple hoja de papel. Estos cubrieron algunas rutas que estaban en paro, como la 34 y la 6.

En el parque Infantil, cientos de personas esperaban abordar un bus. Los más apurados se decidieron a abordar un pick up, aunque les tocara viajar apretados.

Tags:

  • Transporte
  • viajeros
  • apretados

Lee también

Comentarios

Newsletter