Cualquier fallo de la CCJ va a seguir el mismo rumbo”

La frase, pronunciada por Florentín Meléndez, explica la única solución que plantea la Sala de lo Constitucional para salir del actual “impasse”: acatar sus fallos. Los magistrados le piden al presidente Funes no tomar actitudes que dificulten más la crisis.
Enlace copiado
Cualquier fallo de la CCJ va a seguir el mismo rumbo”

Cualquier fallo de la CCJ va a seguir el mismo rumbo”

Enlace copiado
<p></p><p>P or esa razón los magistrados Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco y Rodolfo González se anticipan a un eventual fallo de la Corte Centroamericana de Justicia diciendo que lo inaplicarán, tal como sucedió con la primera resolución que congeló los fallos sobre la ilegalidad de los nombramientos de los magistrados de 2006 y 2012. En esta segunda entrega, también hablan de las presiones de los Estados Unidos, de las sentencias de la sala y del control de los poderes. </p><p></p><h2> ¿Qué pasa si la Asamblea Legislativa no repite la elección de magistrados 2006 y 2012? ¿Hay otra salida que no sea jurídica? </h2><p>Florentín Meléndez (FM): Nosotros, como jueces de la Sala de lo Constitucional, consideramos que la única salida es la jurídica, e implica cumplir las sentencias de un tribunal; son las reglas elementales de la democracia en un Estado de Derecho, el acatamiento de las sentencias de las salas de los tribunales. Las sentencias no se negocian: su cumplimiento no se posterga, no puede ser parcial, sino que tiene que ser tal como lo ordena la fuerza normativa de la Constitución. Esperamos que el destinatario de la sentencia, que en este caso es el Órgano Legislativo, cumpla con el mandato de la Constitución. </p><p></p><p></p><p></p><p></p><h2> Entiendo el punto, pero no parece que haya una salida como sugiere. La pregunta es válida. ¿No hay otra cosa que se pueda hacer?</h2><p></p><p></p><p>FM: La otra alternativa que se está mencionando jurídicamente es la del fallo de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ). Nosotros hemos sido enfáticos en el marco del seguimiento del cumplimiento de la sentencia, que este tribunal, no obstante que su competencia ha sido reconocida soberanamente por El Salvador mediante la firma de un tratado bilateral, no tiene competencia en materia constitucional. </p><p></p><h2> ¿Qué pasa si la CCJ falla contra la sala y al final se terminan imponiendo los magistrados que están en la quinta planta? ¿Cómo hacer valer su peso en el Órgano Judicial? </h2><p></p><p></p><p>FM: La única alternativa que ellos tienen es imponerse a la fuerza, como se ha manifestado hasta ahora con algunos hechos violentos que se han observado en la cuarta planta. Nosotros imponemos la sentencia sobre la base de la Constitución, no sobre la base de la fuerza física, no sobre la base de la violencia, sino sobre el mandato y el peso normativo que nos da la Constitución como tribunal. Esto requiere voluntad política, compromiso de los funcionarios del estado de cumplir, de otorgarle supremacía a la Constitución. Lo demás son medidas de hecho, de facto, que no tienen ninguna base en el ordenamiento jurídico salvadoreño. Por tanto, cualquier fallo de la CCJ va a seguir el mismo rumbo que el fallo que dimos en primera instancia declarando inaplicable, por inconstitucional, las decisiones previas que tomó la Corte al admitir la demanda. Entonces es inconstitucional cualquier intervención de la CCJ en esta materia que estamos conociendo en este proceso.</p><p></p><h2> Cuando regresó la embajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte, hubo muchos que la vieron como un salvavidas. ¿Se comprometió ella de alguna manera en la reunión que tuvo con usted, magistrado Jaime? </h2><p></p><p>Belarmino Jaime (BJ): Efectivamente, tuvimos una reunión, platicamos alrededor de una hora, pero fueron cosas privadas las que platicamos. No podría yo en este momento revelarle todo lo que platicamos con ella. Sí creo que la embajadora es una persona correcta, pero tanto como pedirle que intervenga en cosas del país realmente no puedo.</p><h2>No es un secreto que Estados Unidos ha intervenido a lo largo de los años en este país, en las decisiones de todos los niveles… </h2><p></p><p>BJ: Lo que le estoy diciendo es que yo no le puedo pedir que intervenga en las cosas nuestras.</p><h2> Lo entiendo, pero me refiero a la posición de la embajadora. ¿En algún momento les expresó apoyo? ¿Le dijo si mediaría con el gobierno del presidente Funes? </h2><p></p><p>BJ: No puedo revelar porque quedamos que era una plática privada. </p><h2>¿Cómo se toman entonces las opiniones que llegan desde Estados Unidos de senadores como Robert Menéndez o Marco Rubio, que incluso se le menciona como posible precandidato a la vicepresidencia de los republicanos? </h2><p></p><p>BJ: Son declaraciones propias de ellos. Parece ser que en los Fondos del Milenio, y en todo esto del asocio público-privado, ellos tienen sus reglas. Ellos están donando ese dinero y pueden, en algún momento, de acuerdo a lo que ahí confirmaron, restringir ese tipo de fondos. </p><h2> ¿Le parecen válidas esas presiones? </h2><p></p><p>BJ: Mire, en toda donación es la voluntad del donante la que se hace. Yo le puedo donar a usted, por ejemplo, x cantidad de dinero para que compre una cosa. Entonces su obligación es cumplir con la condición que yo, como donante, le puse. Eso le puede dar idea también a esos niveles, por poner un ejemplo. Suponga que un país europeo viene aquí y dice que donará tal cantidad de dinero para que construyan un hospital en Santa Tecla. Usted no le puede dar un destino diferente porque tiene que cumplir la voluntad del donante. </p><h2>¿Estamos amarrados? </h2><p></p><p>BJ: Pues yo no diría amarrados, esa expresión me parece demasiado fuerte como para utilizarla en esto, pero si el país ha adquirido un compromiso en determinadas condiciones…</p><h2> No sé si leyeron el editorial del pasado domingo (15 de julio) del Washinton Post. </h2><p></p><p>FM: Sí.</p><h2> ¿Comparte lo que dice el Washington Post, en el sentido de que la intención real de esto es, según el análisis que han hecho, que el FMLN tenga posesión, por llamarlo de alguna manera, del Órgano Judicial?</h2><p></p><p>FM: No quiero emitir una valoración sobre este artículo porque es evidentemente político, una valoración política de un medio de comunicación al cual tiene derecho en su página editorial. Porque nosotros somos jueces, y como jueces, tenemos que decidir suscribirnos a valoraciones que tengan que ver con nuestro trabajo. El periódico tiene todo el derecho dentro del marco del pluralismo ideológico de los periódicos en su página editorial. Yo respeto su opinión, pero no quiero emitir mi valoración de si la comparto o no la comparto.</p><p>Rodolfo González (RG): En el diseño constitucional ya está previsto que la concentración de poder en unas solas manos o en pocas manos al final se traduce en un perjuicio de los derechos humanos. Por supuesto que no todo depende de la Sala de lo Constitucional, es solo una pieza más para evitar que ese temor que se puede señalar llegue a realizarse. Justamente por eso es importante que las distintas instituciones nos controlemos mutuamente. </p><h2> Entiendo que, en el deber ser, existen los controles entre los poderes del Estado, ¿pero cómo se interpreta que el presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, le levante la mano a Ovidio Bonilla? </h2><p></p><p>Sidney Blanco (SB): El juez es un ser que debe cuidarse mucho de sus relaciones porque, al menos un juez constitucional, no puede aparecer en un evento público con líderes político-partidarios, porque el día de mañana puede venir al tribunal una demanda en que resulten involucrados los partidos políticos o los líderes político-partidarios o militantes de partidos políticos, y el ciudadano obviamente va a entender que este juez está prejuiciado por favorecer o perjudicar un partido político. De manera que no es ético que un juez participe o mantenga reuniones con militantes político- partidarios. Por lo tanto, para un juez, contemplar el escenario que se produjo el día lunes es indignante. </p><h2> ¿Lo que hizo el pasado lunes Ovidio Bonilla fue antiético e indignante? </h2><p></p><p>SB: Para un juez, presenciar que un juez se muestre en eventos políticos partidarios, flanqueado por líderes políticos, para un juez como yo, resulta indignante. </p><h2> Hemos mencionado en esta plática al presidente Mauricio Funes, ¿qué esperan de él?</h2><p></p><p>BJ: Que cumpla con sus obligaciones. La Constitución señala que él no debe ser un factor disgregador, sino todo lo contrario. Debe ser un factor que ayude a la gobernabilidad, a la democracia, y no tomar actitudes que, en vez de resolver el problema, lo vuelvan mucho mayor. </p><h2> ¿Han intentado reunirse con él? </h2><p></p><p>BJ: Nosotros no. </p><h2> ¿Y el presidente los ha buscado?</h2><p></p><p>BJ: Nunca. Cuando le digo nunca, le estoy diciendo que desde que se inició esta Sala de lo Constitucional, no hemos tenido ningún tipo de reunión para tratar de solucionar los problemas que pudieran haber relacionados con el Órgano Judicial. </p><h2> ¿La resolución sobre el ministro de Seguridad y director de la Policía se ha detenido o sigue su curso y esperaríamos en breve tener un fallo?</h2><p></p><p>BJ: Bueno, en este momento no la tenemos como prevista. No les puedo decir mañana, pasado, en un mes, pero del momento no saldrá.</p><h2>Si esto se normaliza, ¿cómo prevén el ambiente de Corte Plena con los magistrados de 2006?</h2><p></p><p>BJ: Con la generación 2006 siempre ha habido problemas, pero las veces que vamos a tener contactos, únicamente son cuestiones de Corte Plena, porque ni nosotros tenemos que ver en las cosas que a ellos les corresponde como sala, ni ellos tienen que ver en las cuestiones internas en la Sala Constitucional. </p><p></p>

Tags:

  • el-salvador
  • judicial

Lee también

Comentarios

Newsletter