Lo más visto

Más de El Salvador

Damnificados por oleaje siguen en un albergue

Llevan más de 15 meses en refugio donde obtienen agua potable y electricidad, pagándole a propietarios de ranchos vecinos.
Enlace copiado
Obstáculo.  El alcalde Narciso Ramírez explicó que hace tiempo se buscó la manera de reubicar a las familias, adquiriendo un terreno, pero las negociaciones no avanzaron debido a la ilegalidad en la que se encuentran muchos de ellos. Además, por dedicarse a la pesca no están dispuestas a mudarse lejos.

Obstáculo. El alcalde Narciso Ramírez explicó que hace tiempo se buscó la manera de reubicar a las familias, adquiriendo un terreno, pero las negociaciones no avanzaron debido a la ilegalidad en la que se encuentran muchos de ellos. Además, por dedicarse a la pesca no están dispuestas a mudarse lejos.

Sin salir.  La alcaldía no ha encontrado un terreno adecuado para las familias, muchas de ellas pescadoras, con escrituras. “Y cuando encontramos un terreno, lo encontramos fuera de Garita Palmera y ellos no se adecuan a otros ingresos (económicos) que no sean de la pesca”, dijo el alcalde.

Sin salir. La alcaldía no ha encontrado un terreno adecuado para las familias, muchas de ellas pescadoras, con escrituras. “Y cuando encontramos un terreno, lo encontramos fuera de Garita Palmera y ellos no se adecuan a otros ingresos (económicos) que no sean de la pesca”, dijo el alcalde.

Damnificados por oleaje siguen en un albergue

Damnificados por oleaje siguen en un albergue

Enlace copiado
Doce familias que resultaron afectadas por el fuerte oleaje, como resultado de tormentas extratropicales, continúan viviendo en un albergue, luego de que perdieron sus viviendas en mayo de 2015, informaron miembros de la Asociación de Desarrollo Comunal Las Palmeras (ADESCOLPA) del cantón Garita Palmera, en el municipio de San Francisco Menéndez, Ahuachapán.

Según Tomás Molina, presidente ADESCOLPA, son 33 personas las que aún se encuentran viviendo en una propiedad privada del caserío La Playa desde hace más de 15 meses, donde se instaló uno de los tres albergues para auxiliar a los pobladores que resultaron damnificados por el fenómeno natural que afectó el año pasado a toda la costa salvadoreña.

Molina dijo que las personas que se encuentran en el albergue son todas aquellas cuyas viviendas fueron destruidas o presentaban daños irreversibles. El presidente de la ADESCOLPA explicó que inicialmente fueron más de 50 las familias albergadas.

“Muchas de las familias que llegaron inicialmente al refugio se fueron regresando a sus casas porque no resultaron tan afectadas, otros se fueron a vivir con familiares pero las 12 familias que han quedado lo perdieron todo”, afirmó.

Ángela Escobar, habitante del albergue, indicó que en todo este tiempo han llegado a un acuerdo con algunos ranchos vecinos para que les abastezcan de agua potable y electricidad, a cambio de $5 mensuales. Lamentó que hasta el momento ninguna institución de Gobierno se acerque para verificar la situación en la que están viviendo.

“Solo vinieron los primeros días y nos trajeron algunos víveres pero luego ya se perdieron, no tenemos adonde ir, ni un terreno donde poder ubicarnos con nuestras cosas”, dijo la mujer.

Agregó que deben de encontrar una pronta solución al problema de reubicación debido a que, según ella, el propietario del terreno donde se encuentran albergados ya solicitó de una manera amable que lo desocupen. “Nosotros le agradecemos que nos dejara pasar unas tristezas en este lugar y nos han dicho que debemos irnos, debido a que el rancho será utilizado para fines turísticos, pero para dónde nos vamos”, se preguntó.

Tags:

Lee también

Comentarios