De Sola, un asiduo de los tribunales

Además de la condena por falsedad, acumulaba más procesos por otros delitos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Orlando de Sola Wright ha pasado de tribunal en tribunal. En algunos casos por litigios familiares y en otros por acusaciones de la Fiscalía General de la República (FGR). La condena más reciente es la de 2012, por la que se supone debería estar en una cárcel cumpliendo una pena de cuatro años.

Ese caso, en el requerimiento fiscal, se resumió así: De Sola defraudó por $1.4 millones a la sociedad PIXCO S. A. de C. V., integrada por sus familiares. Según la acusación fiscal, peritos determinaron que De Sola falsificó un acta de accionistas para autonombrarse administrador de un terreno. Luego, según la FGR, lo vendió por $1.4 millones.

Cuatro años antes, en octubre de 2008, el Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador condenó a De Sola por el delito de daños. El tribunal determinó que el empresario ordenó botar un muro que no estaba en su propiedad. De Sola, quien fue superintendente de Electricidad y Telecomunicaciones, fue encausado por verter ripio en la quebrada El Garrobo, lo que habría provocado el colapso de esta y daños a comunidades aledañas durante la época lluviosa.

En la actualidad, el diagnóstico del Instituto de Medicina Legal (IML) indica que De Sola padece de hipertensión y que tiene un padecimiento prostático. Los médicos de Medicina Legal han recomendado que el empresario permanezca en el Hospital Militar. El pasado 14 de enero, la Dirección General de Centros Penales (DGCP) le realizó un nuevo chequeo y lo envió al Juzgado Primero de Vigilancia Penitenciaria, para que este ordene un nuevo examen médico de Medicina Legal.

La hipertensión arterial fue la enfermedad que con más frecuencia afectó a los reos durante 2014: hubo 759 casos reportados, un poco más de los 701 de 2013, según estadísticas de Centros Penales.

Tags:

  • Orlando de Sola
  • condena
  • hospital

Lee también

Comentarios

Newsletter