De cómo un insulto por falta de agua se viraliza en El Salvador

Un insulto en televisión, por la falta de agua en Apopa, ha convertido a una mujer de cabellos entrecanos y morados, en la nueva abanderada de los inconformes con ANDA.
Enlace copiado
De cómo un insulto por falta de agua se viraliza en El Salvador

De cómo un insulto por falta de agua se viraliza en El Salvador

De cómo un insulto por falta de agua se viraliza en El Salvador

De cómo un insulto por falta de agua se viraliza en El Salvador

La niña Lilian seguirá luchando por el agua en su comunidad

Enlace copiado
Su rostro se ha viralizado, cual sarpullido de zika, en las últimas horas por las redes sociales. Han bastado unos cuantos segundos en televisión para que Ana Lilian García Ortiz sea la nueva abanderada de los inconformes salvadoreños.

"No tenemos agua (potable). Todo (el mes de) diciembre (de 2015) no tuvimos (suministro).  El recibo ya llegó y con recarga. ¡Que coman mierda esos cerotes!", ha dicho a un noticiero, con ese peculiar arrastrado de sílabas que distingue a los salvadoreños cuando  quieren enfatizar una expresión.

Su frase ha calado hondo. Sus incendiarias declaraciones han hecho que su imagen salte de muro en muro por Facebook, con su peculiar cabello entintado, cual algodón de dulce de feria. Media docena de huacales y una enorme pila de cemento, estructura típica ante los frecuentes desabastecimientos de agua potable en las zonas populares, completan la escena de quien ahora ya es conocida como "La Abuela de Apopa".

Su garbo y franqueza no son impostados. "Soy hocicona", admite esta mujer con rostro lleno de surcos y bien presta para la broma.

Con ese talante no es extraño que sea una de las ciudadanas que, desde noviembre de 2015, se una a los bloqueos de la Troncal del Norte, en protesta por las deficiencias de ANDA en el suministro de agua potable en Apopa.

"Si el agua no la compran ellos (personal de ANDA), se las da Diosito", nos cuenta indignada. Luego toma aire y desahoga su frustración ciudadana: "No tenemos agua, mi amor, pero el recibo ahí llega. Que coman m... los hijos de la gran p..., c... que vayan a la b....., si o no, que a mí no me jodan", dijo en una entrevista a este periódico.

Sabe que ese desahogo le ha valido más de cinco minutos de fama televisiva y de social media. "Usted ya es famosa, me han dicho muchos; pues a dónde te firmo el autógrafo les digo".

"Como usted queremos unas 40", le ha dicho algunos, cual piropo. "Vamos a mandarle "likes", le han ofrecido otros, como una moderna forma de ofrecer flores.

También está dispuesta a usar su reciente exposición mediática para solventar la crisis de agua en su localidad.  Ana Lilian está presta para reunirse con el mismísimo presidente de ANDA, Marco Fortín, para  "conversar" sobre todas las adversidades que enfrentan los vecinos de Apopa, que mensualmente reciben facturas de consumo elevadas a pesar de la falta de suministro de agua potable.

"Que no se esconda, que venga a dar la cara y que cumpla lo que promete", le advierte.
Si se le presentara la oportunidad de hablar con Fortín, qué le dijera, preguntamos. " Al presidente le dijera: tu comiendo tu buen bistec y nosotros comiendo m..., sembrándonos y sin tener agua, no venís porque tenés miedo", nos cuenta.

Doña Lilian dice que antes pagaba un promedio mensual de $2.29 por el suministro de agua. Pero en los últimos meses la cuenta ha llegado con recargos de mora. Ella afirma que todos los paga a pesar de la falta del agua con recibos de hasta $11.37 más $2.20 de saldo pendiente.



El presidente de la ANDA, Marco Fortín, reconoce que la empresa estatal de agua ha tenido problemas de facturación, pero que representan una pequeña cantidad.

"En un universo de 900,000 facturas, en noviembre tuvimos 800 casos, y en diciembre 400 casos”, comentó Fortín. El caso ha trascendido a la esfera legislativa, donde diputados indagan estas irregularidades. Mientras, doña Lilian continúa en la faena de recolectar agua y de esperar frases procaces para evacuar su frustración.


Tags:

  • anda
  • agua
  • facturas
  • ana lilian garcía ortiz

Lee también

Comentarios

Newsletter