Lo más visto

Denuncian marginalización de mujeres de zonas rurales

Se les resta importancia por la estigmatización, entre otras afectaciones, reveló una investigación en cuatro departamentos.
Enlace copiado
Denuncian marginalización de mujeres de zonas rurales

Denuncian marginalización de mujeres de zonas rurales

Denuncian marginalización de mujeres de zonas rurales

Denuncian marginalización de mujeres de zonas rurales

Enlace copiado
Las mujeres del área rural son el 52 % de la población rural en El Salvador; sin embargo, a las mujeres jóvenes no se les brinda la importancia que requieren: siguen siendo violentadas en sus casas, en la calle, instituciones públicas, espacios de participación y en las zonas en las que las pandillas tienen dominio territorial.

Las Dignas, CRIPDES, Centro Bartolomé de las Casas y la Colectiva Feminista unieron esfuerzos para ejecutar el convenio JuvenAcción y trabajaron en las zonas rurales de Chalatenango, La Libertad, La Paz y Usulután.

Tras el trabajo de investigación encontraron que las diferencias de roles de género y la persistencia de estereotipos de feminidad y masculinidad en la población joven siguen siendo un factor que inciden decididamente en la visión sobre la violencia contra las mujeres. Con esto, se naturalizan mucho las expresiones de violencia a través de la ausencia de cuestionamientos y denuncias de estas.

“Los jóvenes en las zonas rurales experimentan la incapacidad de movilizarse dentro de su propio territorio. Esto se da por el miedo a sufrir desde intimidación o extorsión hasta homicidio. Las juventudes identifican que la falta de empleo y el poco acceso a la educación formal superior y la inversión en iniciativas productivas son expresiones de violencia”, dijo Angélica Alvarado, representante de la Colectiva Feminista para el Desarrollo Local.

En el estudio también se detectó que no todos los jóvenes en el área rural tienen conocimiento de cómo funcionan las instituciones para enfrentar la violencia; además, esas instancias se encuentran cargadas de adultocentrismo.

También se obtuvo como resultado de este estudio que los jóvenes en las zonas rurales experimentan la incapacidad de movilizarse dentro de su propio territorio. Esto se da por el miedo a sufrir desde intimidación o extorsión hasta homicidio.

Asimismo, las juventudes identifican que la falta de empleo y el poco acceso a la educación formal superior y la inversión en iniciativas productivas son expresiones de violencia.

Linda Quezada, representante de Las Dignas, dijo al respecto: “La desnaturalización de la violencia es por todos los patrones culturales que venimos arrastrando. Se ha naturalizado la violencia contra las mujeres”.

En ese contexto, lanzaron la campaña “Mis derechos, mi cuerpo... ¡Mi voz cuenta!”, que busca informar y sensibilizar sobre la prevención de la violencia y los embarazos en niñas y adolescentes, así como la promoción de los derechos de las juventudes en una educación sexual y reproductiva. La legislación salvadoreña considera el aborto como delito.

Tags:

  • mujeres
  • derechos
  • victimas
  • jovenes

Lee también

Comentarios