Departamento de Estado: “Muchos retos siguen en pie”

Hay optimismo de cambios en el Triángulo Norte, sin olvidar los retos pendientes.
Enlace copiado
Departamento de Estado: “Muchos retos siguen en pie”

Departamento de Estado: “Muchos retos siguen en pie”

Enlace copiado
La administración Obama parece convencida de que debe quemar todos sus cartuchos de política internacional hacia Centroamérica en el plan Alianza para la Prosperidad. Comandados por el vicepresidente Joseph Biden, media docena de burócratas de la diplomacia estadounidense recorren desde hace varias semanas los pasillos del Congreso y tanques de pensamiento en Washington con un mensaje que puede resumirse así: los retos son muchos y grandes, pero hoy sí existe en Guatemala, El Salvador y Honduras suficiente voluntad política para enfrentar viejos problemas de corrupción, debilidad institucional y falta de crecimiento económico.

Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, fue la última, ante un comité de la Cámara baja del Congreso, en repetir esa línea. “Con una fuerza emergente de voluntad política de los líderes de la región, una fuerza clara, estamos trabajando de cerca con nuestros socios centroamericanos para confrontar los factores que están a la base de las migraciones”, dijo Jacobson ante los congresistas el martes pasado.

En términos similares se han expresado el mismo Biden o William Brownsfield, jefe de la Oficina de Seguridad y Antinarcotráfico del Departamento de Estado, quien también testificó ante la Cámara baja.

La diplomacia estadounidense, no obstante, también parece preocupada por dejar claro el mensaje de que los gobiernos centroamericanos deberán aportar su parte, en términos políticos y financieros, y que de no hacerlo, la región enfrentará “fenómenos cíclicos, con costos importantes para Estados Unidos durante muchos años en el futuro”, según Jacobson.

“El aumento el verano pasado en los flujos migratorios de menores sin compañía fue una clara señal de que los serios y viejos retos de Centroamérica siguen en pie, e incluso empeorando”, matizó la diplomática en su comparecencia en el Congreso.

Todo indica, por ahora, que será la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID, en inglés) la que se encargará de designar fondos, diseñar programas y supervisar su ejecución en el terreno con los fondos de la Alianza para la Prosperidad. “Cada vez hay un lenguaje más tendiente a (explicar) que serán los estadounidenses quienes pondrán la mayor parte de la plata y quienes decidirán cómo se invertirá”, asegura una funcionaria que ha participado en las rondas de negociación entre gobiernos en Washington.

Desde USAID, el lenguaje es optimista respecto de la capacidad centroamericana de embarcarse en procesos de reforma, pero es mucho más cauto que el del Departamento de Estado.

Tags:

  • Estados Unidos
  • Alianza prosperidad
  • Triangulo Norte
  • Departamento Estado

Lee también

Comentarios

Newsletter