Desorden frena plan de ordenamiento vial

Ninguna administración ha podido brindar una solución al problema de las ventas callejeras en aceras y calles.
Enlace copiado
Enlace copiado
Ana Paula R. viaja todos los días al centro de la ciudad de San Miguel y para ello debe abordar un autobús que la traslada desde su hogar hasta la 2.ª calle poniente, para llegar a su empleo en una oficina contable de la zona. Hacerlo a diario le requiere paciencia y pericia, pues debe sortear la congestión de tránsito y aceras llenas de ventas que la obligan a caminar en plena calle donde avanzan buses, motocicletas y autos particulares.

“A veces me tengo que bajar varias cuadras antes de llegar a mi trabajo y debo caminar, porque en la mañana los buses se tardan hasta 15 minutos en avanzar un par de cuadras. Pero esto es peligroso, porque se corre el riesgo de ser arrollados”, cuenta.

La situación que describe Ana Paula no es nueva, ya que ninguna administración municipal ha podido llevar a cabo un ordenamiento que permita despejar las aceras de ventas callejeras. Es por ello que con el paso de los años el problema se ha incrementado al punto de que hay varias arterias que están tomadas por carretas y ventas ambulantes.

Leonel Díaz, director de la oficina de la Región Oriental del Viceministerio de Transporte, asegura que hay por lo menos tres intersecciones que cruzan con la 2.ª calle poniente, que son las que originan los cuellos de botella que se forman en el centro migueleño y que ocasionan fuerte tráfico.

“Cuando el rodaje de la vía no está totalmente despejada genera una especie de embudo en los dos carriles de la vía, que se convierten en uno y las unidades tienen que hacer la parada y luego girar a buscar la salida y eso hace los embotellamientos”, explicó.

Según el funcionario, al tener las aceras y las vías despejadas los vehículos podrían circular con mayor facilidad, e incluso se llevaría a cabo el proyecto de reordenamiento vial que incluiría mover de lugar las paradas de buses para descongestionar la zona.

Díaz asegura que la planificación para lograr un reordenamiento vial se está realizando en coordinación con la comuna migueleña, pues es esta la que debe regular los lugares donde se ubican las ventas ambulantes.

“Le compete a la alcaldía, en el sector comercio no tenemos ninguna injerencia. Hemos coordinado para que hagan lo suyo con el sector y nos permita a nosotros ordenar la vías”, indicó Díaz, y luego agregó que “si no tenemos espacios adecuados, hoy por hoy lo que toca es reordenar con lo que se tiene”.

Agregó que de nada servirá mover las paradas de buses a otras calles menos congestionadas, pues los vendedores simplemente colocarán nuevos puestos frente a estas, con lo que se aumentará el problema. 

Miguel Pereira, alcalde de San Miguel, reaccionó ante las declaraciones del funcionario del VMT y dijo que ya está en pláticas con el viceministro de Transporte para lograr una solución que permita revertir el eterno problema de la congestión vial y las aceras y calles invadidas por ventas.

“Lo que estamos haciendo es una propuesta integral para el tema del reordenamiento, no vamos a quitar a ningún vendedor mientras no tengamos una respuesta concreta de dónde los vamos a colocar. Muchos de ellos se ganan la vida vendiendo ahí; entonces, si no tenemos un espacio donde podamos albergarlos, entonces no los podemos quitar”, afirmó.
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter