Lo más visto

Más de El Salvador

Devoción a la patrona de San Miguel

La imagen de la patrona vistió un ropaje blanco con el escudo de El Salvador y viajó a bordo de una carroza cubierta con flores multicolores. No faltaron los grupos de alabanza, fuegos artificiales y bandas.
Enlace copiado
Procesión.  Entonando cantos marianos y portando velas encendidas, miles de fieles católicos acompañaron la procesión con la imagen de la Virgen.

Procesión. Entonando cantos marianos y portando velas encendidas, miles de fieles católicos acompañaron la procesión con la imagen de la Virgen.

Altares. En las principales calles de la ciudad migueleña hubo alfombras y pequeños altares como muestra de la devoción de los migueleños.

Altares. En las principales calles de la ciudad migueleña hubo alfombras y pequeños altares como muestra de la devoción de los migueleños.

Histórica. La patrona de San Miguel y copatrona de El Salvador fue descubierta en 1682 y entronizada y coronada como Reina de la Paz en 1921 por mandato del papa Benedicto XV. Acá en su advocación Nuestra Señora Reina de la Paz.

Histórica. La patrona de San Miguel y copatrona de El Salvador fue descubierta en 1682 y entronizada y coronada como Reina de la Paz en 1921 por mandato del papa Benedicto XV. Acá en su advocación Nuestra Señora Reina de la Paz.

En recuerdo. En el recorrido de la procesión pudo apreciarse este homenaje realizado en memoria de agentes policiales y soldados asesinados.

En recuerdo. En el recorrido de la procesión pudo apreciarse este homenaje realizado en memoria de agentes policiales y soldados asesinados.

Devoción a la patrona de San Miguel

Devoción a la patrona de San Miguel

Enlace copiado
¡Salve, salve oh reina ensalzada, de tus hijos escuchar el clamor. Nuestra dulce patrona aclamada, tuyo siempre será El Salvador!, dice parte del himno que fue entonado la tarde-noche del lunes por cientos de personas que acompañaron el recorrido de la carroza de la Virgen María Reina de la Paz, patrona de San Miguel y copatrona del país.

La devoción por esta imagen, que llegó a tierras migueleñas en 1682, es compartida por miles de fieles católicos que han heredado la tradición de sus padres y abuelos y que además la han legado a sus hijos.

Es por eso que todos los 21 de noviembre las calles de la ciudad se llenan de niños vestidos a la usanza indígena, adultos y ancianos que portan velas, cantan y rezan en una multitudinaria procesión que atrae a propios y extraños. Y aunque ya pasaron 334 años desde que la imagen fue acogida por los migueleños, aún se conserva la tradición de fabricar alfombras para adornar el paso de la carroza y de crear pequeños altares.

Tags:

Lee también

Comentarios