Lo más visto

Más de El Salvador

Devoción y fervor en los actos del Viernes Santo

El vía crucis de la iglesia El Calvario, una de las celebraciones tradicionales del Viernes Santo, estuvo abarrotado por la feligresía católica.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Archivo Silencio.  La imagen de Jesús Cautivo recorre la Calle de la Amargura durante la procesión del silencio, celebrada el jueves por la noche. La procesión sale de la iglesia San Esteban y culmina en la iglesia El Calvario.

Foto de LA PRENSA/Archivo Silencio. La imagen de Jesús Cautivo recorre la Calle de la Amargura durante la procesión del silencio, celebrada el jueves por la noche. La procesión sale de la iglesia San Esteban y culmina en la iglesia El Calvario.

Enlace copiado

A sus 98 años de edad, con dificultades para movilizarse y recién llegada de Estados Unidos, Cordelia Rodríguez acompañó una vez más el recorrido del vía crucis de la iglesia El Calvario, en San Salvador. Lo ha hecho desde hace ya más de cuatro décadas.

En su silla de ruedas, la casi centenaria mujer cuenta que viaja cada Semana Santa desde Estados Unidos, donde reside, para participar en la peregrinación, que recorre la denominada Calle de la Amargura, desde la otrora parroquia San Esteban, consumida hace años por un incendio, hasta la iglesia El Calvario.

“Tengo 43 años de ser viacrucina (sic). Cuando vengo para acá me siento bien orgullosa de que vengo a estar aquí con El Señor. Desde que nos fuimos a vivir a Estados Unidos, siempre la Semana Santa aquí la venimos a pasar para estar aquí en el vía crucis. Eso todos los años hasta que El Señor me quite la vida”, dice Rodríguez.

Como ella, cientos de feligreses acudieron a las distintas actividades durante el Viernes Santo, día en que se conmemora la crucifixión de Jesús. Este vía crucis es realizado en medio de las ventas y el desorden de una parte del Centro Histórico metropolitano.

El párroco de la iglesia El Calvario, el padre Alfonso Guzmán, recordó que el vía crucis representa el recorrido que hizo Jesús rumbo a la cruz para ofrecer su vida para el perdón de los pecados del mundo.

El sacerdote católico explicó que el acompañamiento de las personas durante el recorrido, en el que se representan las 14 estaciones, debe verse como un sacrifico menor comparado con lo que realmente pasó Jesús en su momento, lo que debe llamar a la reflexión para la conversión y ser mejores seres humanos.

“Si a nosotros nos duele este sol, que vamos quemándonos en este camino, en esta calle que está pavimentada, ¿qué no habrá sido en la época de Jesús? Nosotros estamos llamados a vivir ese sufrimiento, pero no quedarnos contemplando ese sufrimiento, sino salir vencedores con la gracia de Dios, caminar buscando hacer ese sacrificio de luchar por conseguir de verdad el amor, y esa verdad nos llevará a ser libres. El camino de la cruz nos invita a comprometernos cada día con los demás”, dijo.

A este vía crucis también se sumó el árbitro de fútbol mundialista Joel Aguilar Chicas, quien este año ha sido convocado para ser uno de los silbantes del mundial de fútbol mayor, a celebrarse en Rusia, que será su tercer mundial de manera consecutiva.

No cualquier salvadoreño cuenta con eso, pero para Aguilar Chicas, lo que lo llena de orgullo es que desde hace 24 años es uno de los cargadores de esta procesión, y ayer cargó con la cruz en la que Jesús fue crucificado.

“Tenemos 24 años de venir a cargar. Este es un privilegio, es un honor que Dios nos permite poder venir. Es una semana muy especial, la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Es lo mínimo que podemos hacer”, dijo el silbante.

De una familia católica, desde pequeño su madre les inculcó a participar en esta tradición, la cual, en más de dos décadas, solamente se ha perdido una vez, por andar fuera del país cumpliendo responsabilidades arbitrales.

“Son 24 años que uno los vive como si fuera la primera vez, con mucha emoción, con mucho fervor, una tan sola vez me ha tocado no poder estar y ese día fue un día muy triste para mí, lo recuerdo”, indicó.

Con el mundial a la vuelta de la esquina, Aguilar Chicas señala que ser cargador es un acto que lo motiva aún más, en el que aprovecha para pedir la gracia de Dios en su desempeño.

“Siempre a seguir trabajando, encaminado en las cosas de Dios, que siempre nos dé la sabiduría, el discernimiento, el entendimiento, la gracia y a pedir por este país, por la sanidad, por poder ser mejores personas cada día”, dijo.

El vía crucis se desarrolló entre las penitencias que realizan las personas por la Calle de la Amargura, las ventas de los comerciantes, que hacen más estrecha la calle, y las alfombras que realizan grupos de personas para el paso de las procesiones, tanto la desarrollada en la mañana como la del Santo Entierro, que salió en horas de la tarde.

14
 Las estaciones del vía crucis de la iglesia El Calvario, que sale de la parroquia San Esteban y culmina en la iglesia 
El Calvario.


 

Foto de LA PRENSA/JONATAN FUNES Penitencia. Muchas personas realizan penitencia por favores recibidos o en petición de milagros.
Foto de LA PRENSA/ÉRICKA CHÁVEZ Tradición. La megaalfombra que realizan en Sensuntepeque es ya toda una tradición de Semana Santa.
Foto de LA PRENSA/JOSE CARDONA Devoción. Muchas personas muestran su devoción en las actividades religiosas de la Semana Santa.
Foto de LA PRENSA/JOSÉ CARDONA Participación. Fieles católicos participan en la procesión del silencio, el jueves por la noche en la capital.

Lee también

Comentarios