Lo más visto

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

Decidida a descubrir cómo se encontraba realmente de salud, Lucy enfrentó la sospecha de un posible cáncer. “Fue un momento difícil porque nadie está preparado emocionalmente para que de repente le digan: ‘Tengo una leve sospecha, se tiene que hacer una biopsia’”, narró con fuerte energía mientras que su rostro, en un acto de valentía, dibujaba una sonrisa.
Enlace copiado
“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

“Dios puso la urgencia en mí, el problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a mis controles”

Enlace copiado
Lucy Rivas,  54 años de edad

Con una sonrisa siempre en el rostro, el cabello rubio y los ojos llenos de mucha luz, Lucy Rivas de Vides, de 54 años, se sigue sorprendiendo al relatar cómo, luciendo perfecta por fuera, el cáncer de seno llegó a su vida sin tener sospecha alguna de su existencia.

“El problema de mi cáncer de seno fue diagnosticado porque yo fui a hacerme mis controles, porque tengo antecedentes de cáncer en mi familia y estaba a punto de cumplir 50 años, la mitad del paquete”, cuenta entre risas.

Decidida a descubrir cómo se encontraba realmente de salud, Lucy enfrentó la sospecha de un posible cáncer. “Fue un momento difícil porque nadie está preparado emocionalmente para que de repente le digan: ‘Tengo una leve sospecha, se tiene que hacer una biopsia’”, narró con fuerte energía mientras que su rostro, en un acto de valentía, dibujaba una sonrisa.

Después de una breve pausa, Lucy continuó su relató: “Ese día que me dieron el diagnóstico, definitivamente pasaron muchos pensamientos por mi mente. ¿Será esto maligno? ¿Dónde más lo puedo tener? Porque uno no sabe y definitivamente son pensamientos muy encontrados, hay como ganas de llorar, la familia”, concluyó, cuando las palabras no podían salir más y las lágrimas se hicieron presentes. Llena de actitud, fortaleza y sobre todo mucha fe, Lucy comenta cómo su fe la sostuvo en cada momento, que no solo traía nuevos retos, sino que la llenaban de muchos recuerdos. Hija de padres que fallecieron a raíz del cáncer, Lucy sabía el proceso al que se enfrentaba.  Mientras una enorme sonrisa se dibuja en sus labios y con una mirada en sus más sagrados recuerdos, Lucy de Vides afirmó: “Mi familia fue mi total apoyo”.

Como un testimonio de vida y agradecimiento, Lucy comenzó a contar su experiencia y fue cuando descubrió que el mayor problema y por lo que el cáncer no se detecta a tiempo es el miedo. “El problema es que las personas tienen miedo a lo que les digan, a la mamografía porque es molesta, pero eso solo es un momento”, manifestó, reconociendo que lo que salvó su vida fue su propia iniciativa de ir al médico. “Sigo tomando medicamentos, sigo cada día más  fortalecida en el Señor, en la fe, confiando en que definitivamente esto va a pasar y que soy libre de todo”, concluyó, con una sonrisa de victoria y esperanza.

Lee también

Comentarios