Director ANSP critica interpelación de CIDH por ejecuciones

El presidente de la República defendió la “formación integral” de los policías en el marco de la conmemoración del 25 aniversario de la Academia Nacional de Seguridad Pública.
Enlace copiado
Director ANSP critica interpelación de CIDH por ejecuciones

Director ANSP critica interpelación de CIDH por ejecuciones

Enlace copiado

Inadecuada y superficial. Así calificó ayer Jaime Martínez, el director de la academia policial salvadoreña, la interpelación  que hizo el martes pasado, desde México,  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado salvadoreño por las  supuestas ejecuciones extrajudiciales cometidas por  fuerzas de Seguridad Pública en El Salvador.

Martínez cuestionó a la CIDH al decir que “nunca se ha acercado ningún director o miembro de estos organismos de derechos humanos a la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP)  para revisar la currícula (sic) que damos”.

 


Según el director de la academia, esa indagación “superficial” de organismos de derechos humanos los ha llevado a “hacer conjeturas sobre que  la formación de ellos (agentes) no es la adecuada”.

 

 


La CIDH escuchó el martes pasado el informe del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IDHUCA) y el Servicio Social Pasionista (SSPAS), dos organizaciones que han denunciado en El Salvador supuestas violaciones de derechos humanos por parte de agentes policiales y elementos militares, porque han cometido ejecuciones extralegales  cuando realizan labores de seguridad pública.


El IDHUCA y SSPAS presentaron en la audiencia de la CIDH la cifra oficial de los últimos tres años que da cuenta de la muerte de 1,415 personas, más del 90% pandilleros, en supuestos enfrentamientos. 


Además, denunciaron casos puntuales de ejecuciones extralegales en los últimos años: una masacre en Panchimalco, en agosto de 2015, cuando policías y soldados asesinaron a cinco jóvenes y otra matanza del año pasado en la finca San Blas de San José Villanueva, donde murieron seis pandilleros y dos particulares a manos de un escuadrón élite de la Policía Nacional Civil (PNC).

 


“Cuando hay más personas muertas que heridas no son enfrentamientos, porque no se está disparando para incapacitar, sino para matar”, advirtió James Cavallaro, miembro de la comisión,  tras escuchar los informes de El Salvador en la audiencia de la CIDH.


El director de la academia policial agregó que los organismos que velan por los derechos humanos “tienen el derecho a trabajar y a solicitarle rendición de cuentas a las instituciones del Estado”; pero reiteró  que deben “profundizar en sus investigaciones”. 


“No es posible que por reportajes de periodistas que se basan en testimonios de pandillas o parientes de pandilleros, ahora resulta que los que están en banquillo de los acusados no son los pandilleros, que despedazan a las víctimas de las extorsiones; sino que los policías”, agregó Martínez.


El director policial, sin embargo, señaló que si hay policías o grupos de policías que hayan violado  los derechos de las personas “deben responder; pero no es justo que se señale a una institución porque la PNC no tiene una línea de ejecuciones extrajudiciales”.
Esa postura del director policial coincide con lo dicho por el viceministro de Seguridad, Raúl López, quien representó al Gobierno en la audiencia de la CIDH y negó que el Ejecutivo esté avalando abusos de los miembros de cuerpos de seguridad. El funcionario reconoció que hay abusos, pero desmarcó al Gobierno del “mal proceder” de algunos agentes.


Martínez destacó ayer el refuerzo que han recibido instructores de la academia policial y los mismos alumnos sobre adiestramiento, actualización en tácticas de intervención personal y en defensa personal. 
Ese refuerzo, dice, ocurre desde 2014, año en que “comenzaron a intensificarse los ataques contra policías, soldados y custodios”, proyecto para el que han recibido apoyo de la cooperación internacional. 
“La policía debe ser fuerte para combatir la amenaza criminal, pero también debe respetar los derechos humanos”, dijo.
Justificó que esos cursos que reciben las Secciones Tácticas Operativas de la PNC “están siendo supervisados por organismos de Estados Unidos”.
25 años de la Academia Policial
Martínez fue el único funcionario del área de Seguridad Pública del Gobierno que encaró a los medios de comunicación para hablar del tema. Lo hizo después de participar de un acto de conmemorativo del 25 aniversario de la academia policial; pese a que en ese mismo acto también participaron el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén; el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde; y el director de la PNC, Howard Cotto.
Durante el discurso de ese acto, el mandatario dijo que la ANSP es una institución formadora de policías “profesionales, íntegros, capaces y forjadores de la vocación de servir a la sociedad”.
El director de la ANSP, hizo primero un repaso histórico desde la creación de la institución que se remonta 25 años atrás, con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992. Martínez  señaló que se trata de una de las principales instituciones surgidas productos de esos acuerdos entre el Gobierno y representantes de la exguerrilla del FMLN, ahora convertido en partido en el poder desde 2009. 

La celebración de la academia policial terminó con el reconocimiento de exdirectores, fundadores y trabajadores que tienen la mayor cantidad de  años de servicio en la ANSP.
 
 

Lee también

Comentarios

Newsletter