Lo más visto

Más de El Salvador

Domingo de Pentecostés para explicar a Romero

Minutos después de que el padre Francisco Cartagena destacó la importancia de saber escuchar consejos, durante la homilía de Domingo de Pentecostés, en la Catedral Metropolitana, un padre le explicaba a su hijo cómo la rivalidad de ideas se combatía antes con armas y por eso asesinaron al beato Romero.
Enlace copiado
Homilía. Ayer hubo misa de Pentecostés en la capilla del Hospital Divina Providencia.

Homilía. Ayer hubo misa de Pentecostés en la capilla del Hospital Divina Providencia.

Enlace copiado

Durante la homilía, el padre Cartagena destacó los siete dones del Espíritu Santo, siendo este la figura central de la celebración de Pentecostés. El sacerdote explicó que la acción del Espíritu Santo se resume en los siete dones: la sabiduría, la inteligencia, la ciencia, la piedad, el consejo, la fortaleza y el santo temor a Dios.

Pero para que estos dones sean eficaces en las distintas áreas de la vida de una persona, esta debe invocar al Espíritu Santo. “¿Hace cuánto no le pides al Espíritu Santo el don del consejo? El consejo no solo para darlo, sino también para escucharlo. Porque muchas veces creemos ser buenos consejeros, pero no nos gusta oír.

Dios nos ha dado dos orejas y una sola lengua, pero nos gusta hablar más y escuchar menos”, advirtió el sacerdote.El padre Cartagena hizo énfasis en la importancia de pedirle al Espíritu Santo también por el don de la sabiduría, para poder discernir lo que el ser humano debe hacer para comportarse de la mejor manera en todo momento, pero precisamente como es humano y no lo sabe todo, debe saber escuchar, reiteró.En los hogares, agregó, muchas veces los hijos no escuchan a los padres, pero los padres tampoco escuchan a sus hijos, ambos creen tener la razón, pero es necesario sentarse, hablar y ponerse de acuerdo.

El mensaje pentecostal que el padre intentó transmitir a sus fieles es el mismo mensaje que minutos después un padre estaba intentando transmitir a su hijo, de aproximadamente siete años, visitando unos metros abajo del altar mayor de la Catedral Metropolitana la cripta donde descansan los restos mortales del obispo mártir, Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. “Ahorita le estaba explicando a mi hijo, porque él quiere saber por qué mataron a Monseñor Romero, y lo que le explico es que en aquel momento había mucho conflicto de ideas, pero que lamentablemente en aquella época las ideas se combatían con armas.

Yo le explico a mi hijo que las palabras de él ofendían e incomodaban a muchos, pero porque él luchaba por algo en lo que creía que era justo”, expresó Roberto Mathew, quien no solo le hablaba a su hijo sobre la importancia de solucionar los problemas a través de diálogo, también había llevado hasta la cripta a una familia de estadounidenses interesados en conocer la historia de El Salvador.

“Hemos venido hoy acá porque estoy acompañando a unos amigos que han venido de Estados Unidos, pero para que conozcan la historia de El Salvador este es el primer punto de partida, es aquí donde comenzamos a mostrarles qué es todo lo que hemos vivido y que comprendan qué es lo que pasó en la historia reciente de El Salvador”, añadió.

“Desde mi perspectiva, lo que veo es que Monseñor Romero es la única figura en la historia de El Salvador que todos admiran, una figura unificadora, que es la única que puede traer paz”, anotó Katie Johnson, quien visita el país desde la ciudad de Seattle y es parte del grupo de amigos estadounidenses a los que acompaña Mathew junto con su hijo.

En la capilla del Hospital Divina Providencia, donde fue asesinado de un disparo en el corazón el beato Óscar Arnulfo Romero, decenas de personas también acudieron a escuchar la homilía de Pentecostés, entre ellas estaba una salvadoreña que lleva toda su vida viviendo en Estados Unidos, pero quien tampoco escondió su júbilo por la canonización. “Es una maravilla. Estoy tan contenta. Yo no vivo aquí, vivo en Estados Unidos, pero allá lo mencionamos mucho a él, todo el tiempo.

Tengo un júbilo y un gozo, y me siento tan orgullosa de que vamos a tener el primer santo en El Salvador”, expresó Haydeé Gaffny, con la voz entrecortada y con las lágrimas asomándose.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines