Loading...

Donantes altruistas de sangre bajan 45%

La Cruz Roja Salvadoreña advierte un alza del 195 % en los donantes que acuden solo por reposición, es decir, para apoyar a familiares o conocidos en una emergencia.

Enlace copiado
Apoyo.  La Cruz Roja Salvadoreña instó a la ciudadanía a donar sangre y contribuir a salvar la vida de otras personas.

Apoyo. La Cruz Roja Salvadoreña instó a la ciudadanía a donar sangre y contribuir a salvar la vida de otras personas.

Enlace copiado

La cantidad de donantes de sangre altruistas se ha desplomado en casi la mitad desde 2019, según los datos de la Cruz Roja Salvadoreña (CRS) correspondientes a los últimos cuatro años. De 4,186 reportados en el primer semestre de 2019 se redujeron a 2,922 hasta el 15 de junio pasado, es decir, 45 % menos.

"Hemos retrocedido", afirmó Gracia María Regalado Paz, quien ha dedicado un cuarto de siglo de trabajo a la CRS y está a cargo de las estadísticas del Banco de Sangre del organismo humanitario.

En términos generales, la cantidad de donantes inscritos ha aumentado: para 2019, un año antes de la pandemia de covid-19, los donantes inscritos entre enero y junio sumaron 5,717. En 2022, hasta el 15 de junio se contabilizaron 7,425, un alza del 30 %. Pero el problema es que no son donantes de calidad.

Mientras disminuyó en 45 % la cantidad de donantes altruistas, se elevó en 195 % los de reposición, es decir, aquellos que acuden al banco de sangre porque un familiar suyo o un conocido la necesita. Estos subieron de 1,526 a 4,503 entre 2019 y 2022. De hecho, para 2019, el 73 % de donantes fue altruista, pero en 2022 la cifra bajó a menos de 40 %: de 5,717 inscritos en 2019, 4,186 fueron altruistas (73 %), mientras que de 7,425 inscritos este año, los altruistas fueron 2,922 (39 %). Por otra parte, los donantes por reposición crecieron de 1,526 (27 % del total) a 4,503 (5 1%) entre 2019 y 2022.

La consecuencia más grave de la baja en la cantidad de donantes altruistas es un alza en el número de donantes que al final del proceso son descartados. "Les llamamos diferidos", explicó Regalado. Son aquellos que no cumplen los requisitos para donar sangre: pesar 110 libras como mínimo, tener entre 18 y 65 años de edad, haber esperado un año luego de haberse hecho un tatuaje, haber esperado un mes después de haber visitado zonas endémicas, encontrarse en buen estado de salud y documento de identidad con foto.

El alza de donantes diferidos con respecto al primer trimestre de 2019 es del 122 %, pasando de 1,427 a 3,174. Por el contrario, los donantes aptos bajaron de 4,285 a 4,251, una disminución de 0.8 %.

Del total de donantes inscritos, siempre hay un porcentaje de altruistas que también son diferidos, pero si se toma en cuenta solo la cantidad de diferidos que donaron por reposición, la cifra es más alarmante: pasó de 455 entre enero y junio de 2019 a 2,212 este año, un incremento del 386 %, mientras que la cifra de altruistas diferidos incluso experimentó una baja del 1 %: de 972 a 962.

Además, no todos los donantes que sí resultan ser aptos terminan donando, sean altruistas o por reposición. Una de las razones es porque se les obstruye la vena, por ejemplo. De esta forma, CRS solo ha logrado recolectar este año 3,693 unidades o bolsas de sangre, a pesar de que el total de donantes aptos fue de 4,251.

"Realmente, donar sangre es un acto de amor, de solidaridad. Con los 450 centímetros cúbicos que nos dan se salvan tres vidas, porque se obtienen tres componentes: los (glóbulos) rojos, el plasma y las plaquetas, y sin este líquido, que es vital, la gente se muere", expresó Regalado.

Una de las jefaturas de la CRS, que pidió resguardo de su identidad, afirmó que se avecina otro desafío: urgen de un financiamiento que ronda los $200,000 porque la maquinaria que utilizan para tomar las muestras, para hacer pruebas de laboratorio (VIH, chagas, sífilis, hepatitis B y C) y para separar los glóbulos de las plaquetas y del plasma, ya tienen más de 30 años de antigüedad y "están en bandera naranja, al borde de colapsar".

Además, la mayoría de unidades de sangre son colectadas a través de las visitas programadas de sus dos unidades móviles. Una de ellas es un equipo de médicos y auxiliares que pide autorización a estatales y a empresas privadas para instalarse toda una mañana en esas oficinas, y la otra que es una especie de ambulancia, un microbús tipo coaster que fue donado por la Embajada de Japón a finales de noviembre pasado y que está valorada en $115,000, pero para la que aún se requiere contratar más personal, indicó el organismo humanitario.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines