Dos comunidades piden acelerar proceso para escriturar terrenos

El proceso de legalización se gestiona desde 2012 y depende del ILP, según la Alcaldía de San Vicente. Pobladores lamentan que solo sea promesa política.
Enlace copiado
Larga espera.  Al menos cuatro años llevan los residentes de las comunidades esperando por escrituras.

Larga espera. Al menos cuatro años llevan los residentes de las comunidades esperando por escrituras.

Sin servicios básicos.   En Nueva Jerusalén y El Milagro las familias no cuentan con agua potable domiciliar. Les han ofrecido ayuda internacional, pero deben tener las escrituras de los terrenos que habitan.

Sin servicios básicos. En Nueva Jerusalén y El Milagro las familias no cuentan con agua potable domiciliar. Les han ofrecido ayuda internacional, pero deben tener las escrituras de los terrenos que habitan.

Dos comunidades piden acelerar proceso para escriturar terrenos

Dos comunidades piden acelerar proceso para escriturar terrenos

Enlace copiado
Más de 80 familias de las comunidades Nueva Jerusalén y El Milagro, del municipio de San Vicente, piden a la alcaldía y al Instituto de Legalización de la Propiedad (ILP) agilizar los trámites para la entrega de las escrituras de sus terrenos.

Según los habitantes, el asentamiento Nueva Jerusalén etapa I y II, como les llamaron inicialmente, fue creado en 2009 por el entonces alcalde Rigoberto Saravia, quien reubicó en ese lugar a familias que no tenían dónde vivir, pero consideran que la nueva administración no ha dado el debido seguimiento.

“No tenemos respuestas positivas, o que nos digan cómo va el proceso de legalización. La verdad es que desde hace varios años que estamos pidiendo que se nos legalice, y lo que pedimos es que de una vez nos den las escrituras, que no solo sean promesas”, dijo Ernesto Yahir Henríquez, síndico de la Asociación de Desarrollo Comunal (ADESCO), quien lamentó que las promesas sobren en los periodos de campaña política, pero no ven resultados.

El terreno donde está la comunidad es de la municipalidad y la vivencia de las familias es precaria, pero mantienen la esperanza que con la legalización tendrán una casa digna y agua potable, dos de los derechos humanos que, según ellos, no han ejercido por falta de legalidad, por lo que consideran que es necesario que las instituciones cumplan.

“Hace un año vinieron del ILP a hacer la remedición de los lotes y nos dijeron que en seis meses iban a tener la aprobación del Viceministerio de Vivienda, pero pasó más de un año y no se ve nada claro, luego supimos que hacía falta otro estudio en la comunidad, pero seguimos sin tener legalidad en los lotes”, manifestó Crissia Iraheta, residente.

La preocupación de la ADESCO junto a sus habitantes es que no contar con las escrituras ha truncado la posibilidad de acceder a una vivienda definitiva y otros beneficios, ya que han tenido oferta de cooperación internacional para llevar a cabo el proyecto.

“Tenemos necesidad de una casita digna. Mire las láminas de la de nosotros, ya no sirve. En este cuartito dormimos cuatro, mis dos nietos, mi hija y yo, no tenemos agua potable y hay que ir a traerla hasta la cantarera, y con las escrituras podríamos llegar a tener todo eso”, opinó Rosa Cruz.

Representantes de la alcaldía de San Vicente manifestaron que desde 2012 coordinan con el ILP para que se lleve a cabo la escrituración, como parte de su responsabilidad en el tema, pero lograrlo depende del instituto y no de la comuna.

“Como alcaldía hemos gestionado con el ILP para que realicen el proceso, pero se conformó una ADESCO con su personería jurídica para dar seguimiento, pero igual nosotros hemos dado acompañamiento y apoyo, pero la comunicación es directa con la comunidad. Por ahora sabemos de parte del ILP que los planos están en el Viceministerio de Vivivienda y que al parecer es donde está el entrampamiento, porque después de cuatro años de gestión ya deberían haber salido”, manifestó al respecto Héctor Antonio Amaya, encargado de promoción de organización económica y desarrollo territorial de la municipalidad.

Carlos Eduardo Bermúdez, de la unidad de promoción del ILP, informó que el proyecto lleva un avance significativo y que solo tienen pendiente un estudio hidrológico para concluir la capeta técnica que enviarán al Viceministerio de Vivienda. “Estamos haciendo el proceso de legalización y en el asentamiento de 80 lotes en Nueva Jerusalén, del cantón Chucuyo de San Vicente”, dijo.

Tags:

  • san vicente
  • comunidades piden escrituras

Lee también

Comentarios

Newsletter