Lo más visto

Más de El Salvador

Dos jóvenes salvadoreños admitidos en instituto de Massachusetts

Rodrigo Vásquez y Edgardo Letona son admitidos por el Instituto Tecnológico de Massachusetts para cursar estudios universitarios. Son del Programa de Talentos de la UES.
Enlace copiado
Dos jóvenes salvadoreños admitidos en instituto de Massachusetts

Dos jóvenes salvadoreños admitidos en instituto de Massachusetts

Enlace copiado

El pasado 14 de marzo, el día dedicado al 3.14159265359, o sea el Día del Pi, dos jóvenes salvadoreños recibieron la noticia de que fueron aceptados en una de las más importantes instituciones de educación superior de Estados Unidos: el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La carta de aceptación, firmada por el decano de Admisiones y Servicios Financieros Estudiantiles, Stuar Schmill, manifiesta que ambos jóvenes “se han destacado como estudiantes muy talentosos y prometedores, en uno de los grupos de candidatos más competitivos en la historia del instituto”.

Decir que estaba emocionado se quedaría corto para describir la forma en la que Rodrigo Vásquez cuenta el momento en que recibió la notificación de que fue aceptado en el MIT. Este joven de 19 años, originario de San Ignacio (Chalatenango), participó en el Programa Jóvenes Talento en Matemática, que se desarrolla en la Universidad de El Salvador (UES). Su primera participación en olimpiadas fue en 2015 en Tailandia, lo que significó para él una experiencia nueva que abrió un mundo diferente. “Mis expectativas no salían de El Salvador”, comentó.

Aunque no obtuvo ninguna presea en esa competición eso no lo desalentó para prepararse más, además de darse la oportunidad de conocer a otros jóvenes de África, República Checa, Estados Unidos, Perú, Colombia, Bolivia, Argentina y por supuesto, de Centroamérica, que también participan en las mismas olimpiadas.

Fue en la XXX Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas de 2015 cuando obtuvo su primera medalla de bronce. En la siguiente olimpiada también obtuvo la medalla de bronce, en 2016, y participó en otra competencia mundial donde superó las notas de los competidores salvadoreños de ediciones anteriores.

Aunque tuvo oportunidad de iniciar estudios de educación superior en una universidad en el país, decidió esperar para poder continuar en el grupo olímpico de matemática. En 2017 obtuvo una medalla de bronce en la LVIII Olimpiada Internacional de Matemática.

Mas tarde se incorporó en el programa Jóvenes Talento como instructor y fue el encargado de diseñar la prueba de la olimpiada nacional de matemática para octavo grado.

Sin embargo, nunca abandonó su deseo de estudiar en una universidad y aplicó a varias, entre estas el MIT. La aplicación consistió en entrevista, presentar informes, ensayos y examen, así como tener dominio del inglés. “Me gusta prepararme para todo”, dijo.

Comentó que revisó el portal donde estaba la respuesta varias veces, pues no podía creer que fue aceptado. De inmediato informó a compañeros y familia.

Edgardo Letona, de 18 años, es el otro joven que fue aceptado en el MIT. Ingresó al programa de Jóvenes Talento cuando cursaba sexto grado y aunque reconoce que no era exactamente el más brillante de su grupo, sabe que lo importante es nunca rendirse ante las adversidades.

En 2015 fue miembro suplente de la Olimpiada Iberoamericana de Física, y en 2016 participó en la Olimpiada Centroamericana y del Caribe de Física en la que obtuvo oro absoluto, cuando ya estaba en segundo año de bachillerato.

Luego participó en la Olimpiada Iberoamericana de Física donde obtuvo medalla de plata. “Estuve a un punto y medio del oro, una nada”, comentó.

Aunque se graduó en 2016, el año pasado decidió no ingresar aún a la universidad y se inscribió a cursos para aprender a bailar, aprender francés y obtener un empleo; pero continuó estudiando Física y participando como olimpista.

Pero el tiempo también lo usó para aplicar a universidades y becas de Estados Unidos y Canadá, entre estas la Universidad de Columbia Británica, Yale, Stanford, la de Toronto y el MIT. En algún momento dudó que pudiera ser aceptado, pero no se desanimó. “El proceso fue complicado porque no tenía alguien que me guiara”, dijo.

Al llegarse el día fijado para recibir la respuesta del MIT trató de despejar su mente antes de abrir el portal y lo revisó hasta en la noche. “Yo quedé en shock, yo dije esto está malo, esto no es mío”, dijo mientras se ría.

La carrera que tomaría sería Física, pero no descarta una Ingeniería Mecánica. Agregó que de no haber sido por el programa Jóvenes Talento sus opciones de formación habrían sido más limitadas. “Ese programa cambia vidas. A mí me la cambió porque me dio perspectiva y los profesores que tuve ahí, Ignacio Oliva y Brian Escalante, ellos fueron los que me dieron como más perspectiva hacia mi futuro”, expresó este joven originario de San Salvador.

Financiamiento

A partir de este momento, ambos jóvenes tienen que cumplir con la documentación requerida para poder partir en agosto y estar listos para el inicio de clases, que sería en septiembre de este año.

Sin embargo, hay una limitante que aún deben superar: la financiera.

Ambos no cuentan con los recursos suficientes para pagar los estudios universitarios en el extranjero. El MIT hace un estudio socioeconómico de sus posibilidades y brinda algunas opciones, que pudiera ser una media beca o medio tiempo de trabajo; por lo que contar con apoyo de alguna institución o beca sería importante para poder realizar su sueño de formarse en esa prestigiosa universidad. Los dos están buscando opciones para poder ir al MIT.

Lee también

Comentarios