Lo más visto

Dos pandillas se disputan el control del parque San José

Amenazaron a vendedores ambulantes, que desde la semana pasada no llegan al lugar
Enlace copiado
Crimen.  Nelson Barrera, uno de los comerciantes del parque San José, fue asesinado el pasado viernes, cinco días después de la amenaza de los pandilleros.

Crimen. Nelson Barrera, uno de los comerciantes del parque San José, fue asesinado el pasado viernes, cinco días después de la amenaza de los pandilleros.

Dos pandillas se disputan el control del parque San José

Dos pandillas se disputan el control del parque San José

Enlace copiado
Eran las 12:30 del mediodía del lunes 1.º de junio. Marlene, cuyo nombre verdadero se omite por razones de seguridad, almorzaba cuando observó, desde uno de los locales ubicados en las cercanías del parque San José, en el centro de San Salvador, que varios jóvenes tomaron las pertenencias de decenas de personas que vendían teléfonos celulares en el parque. Les quitaron todo, recuerda. Mientras ella comía, y otras personas buscaban comprar alimentos, una multitud de comerciantes abandonó el parque San José.

Los comerciantes narran que un grupo de hombres armados, miembros de una pandilla, llegó y amenazó a todos los que comercializaban algo: a los vendedores de lotería, a los de agua, de verduras, dulces, celulares, incluso hasta los taxistas. El martes 2 solo llegaron quienes no estuvieron el día anterior.

El tercer día, el miércoles 3, ya casi nadie llegó a vender a la zona, según Marlene, quien cuenta que únicamente tres personas decidieron desatender la amenaza. Ella escuchó decir que los tres llegaron porque tenían que pagar una deuda y porque a ese lugar llegaban los clientes con quienes lograban recolectar el dinero para reunir la cuota del préstamo.

Se arriesgaron durante todo el día, pero no pasó a más, recuerda la mujer. Dos días después, el viernes 5 de junio, volvieron a llegar los únicos tres vendedores: un hombre y dos mujeres. Vendían dulces, frutas y verduras a la salida de una tienda que distribuye productos a $1.

Ese día, por la tarde, dos hombre armados llegaron a las tres ventas, se dirigieron al hombre y le dispararon. Esto ocurrió a 50 metros de unos locales que los comerciantes llaman “el edificio”.

El vendedor se llamaba Nelson Barrera, según la Policía Nacional Civil (PNC). Marlene no vio a los homicidas, se encontraba despachando sus productos cuando esto sucedió. “Yo solo escuché toda una descarga de disparos. Pobrecito, a pesar que sabía de la amenaza, por pagar los préstamos se quedó”, lamenta la mujer.

El parque San José está ubicado en medio de la 6.ª y 8.ª avenida norte y entre la 1.ª y 3.ª calle poniente, en San Salvador. Este parque, según los comerciantes, es conocido como una zona cero, o zona neutra, porque dos pandillas rivales, las dos más grandes del país, están peleando para extorsionar, distribuir droga y cometer otro tipo de hechos delictivos en el lugar.

“¿A quién le va pertenecer? Eso es lo que están peleando, por eso no quieren a los vendedores, creen que unos colaboran con una pandilla y los otros con la rival. Es grave”, dice Marlene, quien lamenta que las autoridades no hagan nada al respecto.

En el parque San José no se observaban vendedores ambulantes y tampoco policías. Las mujeres que circulan por la zona no usan el cabello teñido de rojo, ni de rubio por temor y, según Marlene, tampoco pueden usar la cartera cruzada en el cuerpo, porque se cree que eso es señal de pertenencia alguna pandilla.

La disputa es entre la 1.ª y la 3.ª calle poniente. Según Marlene, de un lado controla una pandilla, mientras que del otro operan sus rivales. “Y mientras no tengan definido quién será el dueño del parque habrá mucha violencia”, considera la comerciante.

El problema no es con los vendedores del local que está frente al parque, según cuentan otros comerciantes de la zona, que creen que esto obedece a que ya llevan años en el mismo lugar. A ellos lo que les preocupa es que de cada grupo de pandilla ha llegado una docena de nuevos integrantes que no conoce a nadie.

Todos los negocios aledaños al parque pagan extorsión, según relata Marlene. Ella dice que unos pagan menos y otros más, pero que todos lo hacen. Incluso los repartidores de bebidas gaseosas que llegan a los bares cercanos deben cancelar una cantidad para poder estacionarse en el lugar.

LA PRENSA GRÁFICA buscó una versión del caso con el oficial de servicio de la delegación policial del centro de San Salvador y en la del centro histórico, pero en ambos lugares dijeron que no podían atender. Se llamó a la jefa de la delegación, Nery Sayes, pero no contestó su teléfono.

Tags:

  • pandillas
  • parque San Jose
  • centro
  • centro de San Salvador
  • control
  • pandilleros
  • amenazas
  • extorsion

Lee también

Comentarios