Sin rendición de cuentas por segundo año consecutivo durante la gestión de Nayib Bukele al frente del Ejecutivo

El mandatario llegó al Salón Azul de la Asamblea Legislativa para dar un discurso y hacer "juramentos", de cara al cumplimiento de su segundo año frente al Órgano Ejecutivo. 

Enlace copiado
Foto: La Prensa Gráfica

Foto: La Prensa Gráfica

Enlace copiado
 

Este martes 1 de junio se cumplen dos años desde que el presidente de la república, Nayib Bukele, tomó el mando del Órgano Ejecutivo de El Salvador. En este contexto, Bukele llegó a la Asamblea Legislativa para dar un discurso, sin rendir cuentas sobre su gestión a lo largo de su mandato.

El recinto legislativo fue preparado y robustamente equipado desde hace varios días para recibir al presidente, quien llegó hasta un podium caminando sobre una larga alfombra roja y rodeado de cámaras para registrar su arribo y su discurso. Bukele desfiló junto a la primera dama, Gabriela de Bukele.

Foto: La Prensa Gráfica


Durante su discurso, Bukele dijo que "El Salvador no se debe a nadie", y señaló a la comunidad internacional de estar incómodos ante los sucesos en el país porque, según el mandatario, el gobierno en turno "no responde a los intereses de ninguna clase de poder".

“Nosotros no nos debemos a nadie, ni debemos quedar bien con nadie, más que con Dios y con la gente”, expresó.

Luego, Bukele aceptó que en tema de seguridad todavía falta mucho en qué mejorar, "no estamos ni cerca de ser el mejor país en seguridad". Mencionó este punto por pocos segundos, sin dar ningún dato de cómo piensa solucionar esta problemática, o cómo "la está solucionando", sin embargo, sí tomó más tiempo para hablar sobre el tema de la gestión del gobierno ante la pandemia del covid-19, en donde resaltó el proceso de vacunación y las mejoras a la infraestructura hospitalaria en la red pública del país para brindar un mejor servicio a la población. 

Foto: La Prensa Gráfica

También, el presidente salvadoreño se refirió a los hechos del pasado 1 de mayo como un gran logro en El Salvador, cuando la Asamblea oficialista destituyó al fiscal general y a los 5 magistrados de la Sala de lo Constitucional, y afirmó que este 1 de junio se "daría otro gran paso, un quinto paso". Minutos antes, Bukele había dicho que "nunca más vamos a regresar al sistema que por dos siglos nos hundió en la delincuencia, la corrupción, la desigualdad y la pobreza. Mientras Dios me dé fuerzas, yo no lo voy a permitir”. 

Foto: La Prensa Gráfica

"El quinto paso" lo definió como "liberarse de los poderes fácticos e ideológicos".  "Este día inicia una nueva etapa en el país, a partir de ahora el reto es mucho más grande, los salvadoreños debemos liberarnos del yugo de los poderes fácticos".

"(Ya) no hay izquierda ni derecha, por primera vez los salvadoreños apoyan a una visión y a un presidente. Un apoyo así no tiene precedentes", expresó Bukele, mientras sostuvo un discurso en el que afirmó que El Salvador "no está dividido".

Luego de 33 minutos de discurso y 27 rondas de aplausos hacia el mandatario por parte de los diputados oficialistas,  Bukele finalizó la actividad con la petición del alza de manos de los legisladores, a quienes hizo prometer una serie de acciones, de cara al futuro de la gestión del Gobierno:

"Juramos defender lo conquistado, luchar pacíficamente contra todo enemigo, obstáculo, barrera, juramos defender nuestras futuras conquistas,  no dejar que los que nos hicieron sufrir vuelvan al poder jamás, no dejar que vuelvan a saquear nuestra patria, juramos que estaremos juntos y no nos dejaremos solos. Nadie se interpondrá entre Dios y el pueblo", finalizó.

Foto: La Prensa Gráfica
Foto: La Prensa Gráfica

Nayib Bukele cumplió su segundo año de mandato en medio de diferentes señalamientos y críticas nacionales e internacionales, sin embargo, también lo hace con un alto nivel de aprobación por parte de la población salvadoreña.

El Gobierno de El Salvador (GOES) tomó protagonismo en el último mes entre la comunidad internacional debido a la destitución de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del fiscal general por parte del Congreso el pasado 1 de mayo, acciones avaladas por Bukele y lo que ha llevado a la comunidad internacional y a miembros de la sociedad salvadoreña a preocuparse y cuestionar lo que se ha calificado como una "concentración de poder y violación a la democracia".

A los dos años de gestión de Bukele, el 86.5 % de los salvadoreños aprueba el trabajo que ha realizado, según la encuesta más reciente realizada por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA, sin embargo, al evaluar los resultados de las cinco áreas de gestión clave del gobierno, si bien los ciudadanos las aprueban todas, no responden con la aceptación como lo hicieron hace un año. Según la encuesta, la mayor caída fue en seguridad pública, la cual pasó de una calificación positiva de 93.2 % a 73.8 %. La seguridad, entonces, es un logro que está perdiendo adhesión.

Nayib Bukele llegó a la presidencia en junio de 2019 con el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), partido de derecha, luego de  haber pertenecido al partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con el cual fue alcalde de Nuevo Cuscatlán en 2012 y de San Salvador en 2015.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines