EUA y la región afinan el plan regional para la prosperidad

Funcionarios conocerán la propuesta técnica de la Alianza para la Prosperidad, que busca frenar la migración a EUA.
Enlace copiado
EUA y la región afinan el plan regional para la prosperidad

EUA y la región afinan el plan regional para la prosperidad

Enlace copiado
Estados Unidos reiteró ayer su apoyo decidido al plan Alianza para la Prosperidad de Centroamérica, con el que busca frenar la migración hacia ese país, a través de la generación de condiciones de desarrollo en los tres países, fortaleciendo la institucionalidad y mejorando el acceso a la justicia.

El proyecto surgió en noviembre del año pasado, como parte de las conversaciones entre los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica y Estados Unidos para encontrar soluciones a la crisis humanitaria generada por la migración de menores indocumentados no acompañados hacia Estados Unidos.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Guatemala, Otto Pérez Molina; y Honduras, Juan Orlando Hernández, participan en Ciudad de Guatemala en una cumbre de dos días, que finalizará este martes, para dar continuidad al proyecto, dado a conocer el año pasado en Washington D. C.

Durante una intensa jornada desarrollada ayer por la tarde en el Palacio Nacional de Cultura, en el centro histórico de la capital guatemalteca, Biden se reunió con los mandatarios durante más de dos horas y posteriormente dieron un informe a la prensa de los principales acuerdos.

Financiamiento

La región centroamericana, según explicaron Pérez Molina y Hernández, le ha pedido a Estados Unidos que financie el 20 % del costo total del plan; mientras que el resto será aportado por los tres Estados.

A esto se sumarían el aporte del sector privado y de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cual elaboró el plan a petición de los tres presidentes centroamericanos.

Eso significaría para Estados Unidos desembolsar $5,000 millones a lo largo de los próximos cinco años, mientras que al Triángulo Norte le tocará aportar $15,000 millones.

“Primero, es un plan regional de Estados y no de gobiernos. Segundo, es un plan que se ejecutará en los municipios de los tres países que más migración generan hacia los Estados Unidos de América, y tercero, el asocio, esto significa que por cada dólar que Estados Unidos aporte los países centroamericanos tenemos la responsabilidad de aportar igual o más cantidad de recursos”, manifestó el mandatario guatemalteco.

Agregó que el objetivo de esta reunión es conocer los avances del plan, pero también para refrendar el compromiso mutuo del Triángulo Norte y Estados Unidos.

Biden, que se ha reunido con los mandatarios de los tres países centroamericanos en cuatro ocasiones desde junio pasado, se mostró complicado por el camino que ha tomado la iniciativa, a la cual calificó de “plan muy detallado que llena los requisitos” para que la administración Obama haya solicitado el mes pasado al Congreso de Estados Unidos que asigne $1,000 millones para la Alianza para la Prosperidad de Centroamérica en el año fiscal 2016.

“El diablo está en los detalles”, sostuvo Biden, al mencionar a funcionarios y congresistas que lo acompañen para conocer este martes las propuestas técnicas del documento.

A la jornada de este martes están invitados el BID y miembros del sector privado de la región, un actor considerado clave en el éxito de la Alianza para la Prosperidad.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter