Lo más visto

Más de El Salvador

El carpintero tallador de la piña, identidad de Santa María Ostuma

Una de sus obras principales ha sido tallar los interiores de la parroquia de la ciudad, entre lo que sobresale la piña, como patrimonio de la localidad.
Enlace copiado
Dedicación.  El artesano asegura que comenzó haciendo sillas, camas, roperos, pero  el tallado es algo simbólico y especial para él.

Dedicación. El artesano asegura que comenzó haciendo sillas, camas, roperos, pero el tallado es algo simbólico y especial para él.

Enlace copiado

Guillermo Antonio Cerón, tiene 52 años de edad, y la mitad de estos se ha dedicado a la carpintería. Se especializó en tallado, que trata de la elaboración de obras de escultura en madera, en este caso con la piña como elemento principal, pues representa la identidad de su ciudad de residencia, Santa María Ostuma, en La Paz.

"Siempre me ha interesado sobre todo el tallado, y en el municipio siempre tratamos de darle ese enfoque primordial del patrimonio de Ostuma, que es la piña", contó el artesano.

Está casado y procreó cuatro hijos; el único varón aprendió el oficio, pero actualmente trabaja en San Salvador, y aunque ya no puede dedicarse a la carpintería exclusivamente siempre que puede le ayuda, expresó.

Para él, una de las obras más importantes que ha realizado está en la parroquia ostumeña, en donde tras la reconstrucción del templo que fue dañado por terremotos del 2001, tuvo que rescatar en el interior los diseños que tenía el cielo falso de madera, principalmente en las vigas, entre estos figuras de piña y otros.

"En las vigas (anteriores a la reconstrucción del templo) ya habían figuras de piña, solo se rescató. También tenía unas tipo mazorcas, simulando el grano de maíz, flores, piezas de bambú calado, y a todo eso le dimos vida, la idea era no perder lo que tenía", agregó Guillermo.

Ser referente identitario de la fruta que da valor y cultura a Santa María Ostuma incentiva su laborar en la carpintería, lo cual, dice, siempre le anima a hacer lo mejor en su trabajo y a trasladar su conocimiento a la comunidad, lo que también le ha obligado a innovar para ir acorde a las exigencias actuales de los clientes.

"Comencé haciendo sillas, camas, roperos, pero el tallado fue algo simbólico para mí, me llamó tanto la atención que siento que ha sido un fuerte para mi trabajo porque muchos clientes me piden caras de un león, de caballo, jarros con flores, entonces hay que estar preparado para eso",externó el artesano.

Lo más difícil para él, comentó, es trabajar en los cielos de las iglesias, pues por ser un área de altura "hay que ingeniárselas para darle forma a las esculturas".

Su objetivo era graduarse de la universidad, pero asegura que no se arrepiente de haber aprendido el oficio, ya que le ha servido para sacar adelante a su familia.

Tags:

  • LaPaz
  • artesano
  • piña

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines