Lo más visto

Más de El Salvador

El 16 % de menores detenidos por PNC termina en condena

Un informe de la FGR de los últimos tres años muestra la diferencia entre capturas en flagrancia y condenas. Delitos con más arrestos son resistencia y agrupaciones.
Enlace copiado
Enlace copiado
Posesión y tenencia de drogas, portación de armas de fuego, extorsión, tráfico ilícito de drogas, homicidio agravado y agrupaciones ilícitas son los delitos con más condenas de menores de edad en los últimos tres años, según un informe de la Fiscalía General de la República (FGR). Al sumar otros delitos menos graves, como la conducción peligrosa de vehículos, por ejemplo, suman 3,135 adolescentes condenados entre 2014 y 2016.

Esa cantidad de menores que se enfrentó a un juez en los últimos tres años, incluso sumando a quienes se les aplicó el procedimiento abreviado condenatorio por haber confesado un delito, representa apenas el 16 % de los 19,412 adolescentes que fueron detenidos (privados de libertad) en flagrancia por la Policía Nacional Civil (PNC) en ese mismo período. Así lo consigna el documento que LA PRENSA GRÁFICA solicitó a la Fiscalía, con la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP).

Ese porcentaje condenatorio de menores de edad es similar al comparar cada uno de los años con los arrestos de la PNC: en 2014 representa el 13 %; en 2015 fue el 16.9 %; y en el año pasado la cifra aumentó levemente a un 19 %.

Aunque las condenas son independientes del año en el que inicia el proceso judicial, la tendencia en los tres años analizados muestra que es mínimo el volumen de arrestos de adolescentes que no termina el procedimiento judicial hasta llegar a sentencia.

Otro contraste en el informe de la Fiscalía es el tipo de delito con más arrestos y los casos con más condenas. En los últimos tres años, el delito que el Código Penal maneja bajo la figura de “resistencia” suma 4,092 arrestos de menores en flagrancia. Se trata de quienes “se oponen mediante violencia a la ejecución de un acto legal de un funcionario o empleado público, agente de seguridad o autoridad pública...”, una falta que está sancionada con internamiento (prisión) de seis meses a dos años.

Solo el delito de resistencia adjudicado a menores de edad representa el 21 % de los arrestos realizados en flagrancia contra menores de edad entre 2014 y 2016.

Bertha Reyes, jueza de Ejecución de Medidas de Menores de occidente, tiene una explicación para la elevada cifra de arrestos por resistencia que realiza la Policía: se trata de una estrategia para retener a los jóvenes en el proceso de investigación.

La evaluación de la juzgadora coincide con Julio, un investigador policial que prefiere ser identificado en este texto solo por su primer nombre. Él considera que se trata de “una especie de trampa” legal para ganar tiempo y buscar en los archivos policiales los antecedentes delictivos de los adolescentes o, en muchos casos, para ubicar a víctimas e intentar obtener su testimonio.

Del total de menores capturados por el delito de resistencia entre 2014 y 2016, la Fiscalía reporta que solo el 0.5 % de adolescentes fue condenado por esa infracción en ese mismo período.

El segundo delito con más arrestos en flagrancia es agrupaciones ilícitas, una figura que, según el artículo 345 del Código Penal, está diseñada para sancionar a organizaciones “que estén conformadas por tres o más personas; de carácter temporal o permanente; de hecho o de derecho; que posean algún grado de estructuración y que tengan la finalidad de delinquir”. Las penas contempladas para esta falta van desde los seis meses hasta los seis años de internamiento.

Se trata de otro delito que también resulta difícil probar para la Fiscalía. Un juez Especializado de Sentencia, que pidió mantenerse en anonimato, dijo que el mayor reto de los fiscales de mantener la consistencia en las declaraciones de los testigos criteriados.

Las condenas en relación con las capturas de menores por agrupaciones ilícitas en los últimos tres años suman apenas el 2.5 %.

Delitos graves

Por el contrario, sobre delitos graves como homicidios y extorsiones los arrestos en flagrancia son mínimos: los homicidios representan solo el 4.7 % de las detenciones en flagrancia de menores de edad, entre 2014 y 2016.

Los homicidios sí están entre los 10 delitos con más condenas de menores de edad en los últimos tres años. Sin embargo, también hay arrestos en flagrancia por homicidio que no terminan en un juicio.

Uno de esos casos de adolescentes que fueron liberados horas después del arresto ocurrió el 2 de febrero de 2016: Ulises, un joven de 17 años, confesó frente a los policías haber matado minutos antes a Wálter Aguirre, un motorista de la ruta 33-A, en la 9.ª avenida norte y alameda Juan Pablo II de San Salvador. La policía lo detuvo a pocos metros de donde fue tiroteado Aguirre.

Ulises, incluso, le dijo a un grupo de reporteros que había tiroteado al conductor porque “era chavala (pandillero del barrio 18)”, mientras la policía lo esposaba sobre una acera a pocos metros de la escena del crimen. El asesinato de Wálter quedó grabado en el sistema de videovigilancia de la capital. La policía le encontró a Ulises una pistola calibre 9 mm y un revólver. Tres días después fue puesto en libertad, porque la Fiscalía no pudo comprobar la participación en el crimen.

Referente a las extorsiones, representan el 2.2 % de las detenciones de adolescentes realizadas por la PNC entre 2014 y 2016.

Sin embargo, ese delito junto a los homicidios también refleja una alta cantidad de condenas de menores de 18 años, desde 2014 (ver gráfico aparte con detalle de delitos con más arrestos y condenas de menores de edad).

Julio, el investigador policial, considera que las estructuras de pandillas buscan involucrar cada vez más a adolescentes en el cobro de la extorsión y en homicidios, con la idea de librarse de ser procesados judicialmente. Esa tendencia a una mayor participación de menores de edad en esas actividades delictivas al servicio de la pandilla, a su criterio, termina por llevar más casos a los tribunales juveniles. Esa postura ha motivado el análisis en la Asamblea de aprobar una enmienda, para que los menores sean judicializados como adultos.

Según la jueza Reyes, en la región occidental del país, área que tiene a cargo, el delito con más condenas de menores de 18 años es por extorsión; sin embargo, asegura que el involucramiento de adolescentes es menor al de los adultos.
 
 

Tags:

  • menores
  • delitos
  • pandillas
  • FGR
  • PNC

Lee también

Comentarios