El 78.4 % de buses del AMSS supera los 10 años

En los últimos años han sido sustituidos solo 821 autobuses y microbuses del transporte colectivo de pasajeros, mientras que 2,980 ya cumplieron la mitad del tiempo permitido para circulación.
Enlace copiado
Deterioro.  La falta de mantenimiento en las unidades de transporte acelera el deterioro de estas, aunque no tengan los 20 años de circulación.

Deterioro. La falta de mantenimiento en las unidades de transporte acelera el deterioro de estas, aunque no tengan los 20 años de circulación.

Mal estado.  Los daños en las unidades por accidentes o choques a veces no son atendidos debido a la falta de recursos.

Mal estado. Los daños en las unidades por accidentes o choques a veces no son atendidos debido a la falta de recursos.

Tiempo.  La mayoría de unidades de transporte que circulan en el AMSS ya cumplieron la mitad del tiempo permitido para circular.

Tiempo. La mayoría de unidades de transporte que circulan en el AMSS ya cumplieron la mitad del tiempo permitido para circular.

Sustitución  Los empresarios tienen que sustituir más de 800 unidades de transporte colectivo que cumplen 20 años de fabricación en 2016, a escala nacional.

Sustitución Los empresarios tienen que sustituir más de 800 unidades de transporte colectivo que cumplen 20 años de fabricación en 2016, a escala nacional.

El 78.4 % de buses del AMSS supera los 10 años

El 78.4 % de buses del AMSS supera los 10 años

Enlace copiado
De los 3,801 buses y microbuses del servicio de transporte público que el Viceministerio de Transporte (VMT) tiene registrados que circulan en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), el 78.4 %, es decir, 2,980, tiene 10 o más años de fabricación; mientras que apenas 821, el restante 21.6 %, tienen fecha de fabricación de 2007 a 2016.

Datos proporcionados por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) del VMT dicen que en el AMSS hay 2,037 buses y 1,764 microbuses con fechas de fabricación de 1995 hasta 2016. De esos, 1,878 son buses que cumplen 10 años o más y 1,102 microbuses.

Del año 2016 solo tienen registrados seis microbuses, según datos hasta el 26 de enero de 2016. Mientras que del año 2015 el VMT tiene registrados 29 autobuses y 75 microbuses. De 2014 tiene 61 buses y 116 microbuses; de 2013 solo 49 microbuses; del año 2012, un bus y 102 microbuses; de 2011 solo hay 98 microbuses; del año 2010, dos buses y 57 microbuses; y del año 2009 hay seis buses y 56 microbuses.

El artículo 34 de la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial establece que los vehículos dedicados al servicio del transporte público de pasajeros no deberán exceder los 20 años de fabricación. Hay registrados en el AMSS 234 buses y 75 microbuses de año de fabricación 1995, que cumplieron 20 años, y de 1996 hay 224 buses y 66 microbuses, que este año cumplen el tiempo para circular. A escala nacional hay registradas 792 unidades de año 1995, otras 808 de 1996 y 739 de año 1997.

“Todavía las que se matricularon en octubre, noviembre, diciembre (2015) todavía andan circulando, porque todavía tienen vigente la tarjeta y el permiso”, dijo Roberto Soriano, presidente de la Asociación de Transportistas de Pasajeros (ATP).

Al cumplir el tiempo, los empresarios deben sustituir las unidades, las cuales no siempre se cambian por una nueva, sino por usadas. “Hemos sacado unidades con mejores condiciones de carrocería, de chasis, por introducir unidades que traemos de Estados Unidos con chasis corroídos, que vienen solo por ser años más recientes; pero entran al mercado sin ninguna verdadera revisión mecánica”, admitió Soriano.

Algunas rutas, como la 23, 29 y recientemente la 52 y 152, introdujeron unidades nuevas con aire acondicionado de marca brasileña para servicio exclusivo urbano, que les permiten cobrar una tarifa más alta.

“Una unidad nueva pasa un año sin ningún problema, luego el cambio de piezas que son normales, por el uso que se van reemplazando, que no se compara realmente a adquirir una unidad usada que se anda quedando cada momento”, dijo Abel Reina, de la empresa J&A Importaciones y representante de Mascarello en El Salvador.

Deterioro

Los empresarios de transporte mantienen en circulación las unidades hasta que cumplen su tiempo de circulación, independientemente del nivel de deterioro que tengan aunque sean de menor tiempo.

“La unidad no puede tener los 20 años, pero lastimosamente entra en ese desgaste debido a falta de mantenimiento por la situación en la que estamos”, dijo Luis Regalado, presidente de la ruta 23.

La tarifa actual, los altos costos de insumos como llantas y aceites y la baja de la demanda de usuarios en los últimos años influyen para que una unidad de transporte no tenga el mantenimiento requerido.

“Incluso, nosotros siempre hemos dicho que no deberían ser los años de las unidades, sino que el Gobierno debería de garantizarle a la población que cualquier unidad de transporte público que circule debería de andar en óptimas condiciones, tanto mecánicamente como físicamente”, afirmó Soriano.

Comentó que para pagar los préstamos de unidades, que pueden rondar los $23,000 si son usadas y hasta $120,000 si son nuevas, tienen que obtener de $30 a $100 diarios de la tarifa percibida para pago de letra. Además del pago del motorista y el combustible diario. Estos gastos le restan prioridad al mantenimiento de la unidad, como reparaciones por golpes en la carrocería, que requieren tiempo y dinero.

“El crédito lo relacionan a 28, 30 días, pero en realidad la unidad tiene que trabajar 28, 30 días para poder pagar su cuota y si no trabaja, cuando ya pierde un día, ya es un día que hay que recuperarlo de cualquier forma para que la unidad pueda sacar su cuota mensual. Y todo eso nos lleva a un desgaste en cuanto a la presentación de las unidades, aunque no hayan cumplido los 20 años”, agregó Regalado.

En la medida que el tiempo transcurre y la unidad no deja de circular, el deterioro se incrementa. “Ahí es donde nosotros vemos un riesgo, digamos, un empresario no le va a invertir a un bus que ya va a salir de circulación $5,000, $7,000 para mantenimiento. Mejor espera que termine la vida útil y dejar ese dinero para la sustitución”, alegó Soriano.

La ley también establece que las unidades deben someterse por lo menos a dos revisiones técnicas en el año. El proceso y los talleres tienen que ser autorizados por el VMT. “Estamos en proceso para que los talleres, primeramente las revisiones, sean netamente transparentes, que realmente se revisen las condiciones de las unidades y por supuesto también talleres que tengan condiciones”, aseguró Gaspar Portillo, director general de Transporte del VMT.

Otro aspecto que tiene que ver con el nivel de deterioro de las máquinas es la forma de operar de los conductores y el daño que hacen los usuarios a los asientos. Para Regalado, incide que cuando la unidad es propiedad de una empresa, el motorista se acomoda a que la empresa se encargue de darle el 100 % del mantenimiento y cuando es dueño individual le exige al motorista que se encargue de revisarla.

“Ahí los que perdemos somos los que invertimos porque, francamente, desde que le da un vehículo a un conductor, en las manos de él queda toda su inversión. Aunque nosotros tratamos la manera de tener control de todo, pero es bastante complejo cuando su vehículo anda a 120 kilómetros de distancia”, manifestó Soriano.

Algunas rutas interdepartamentales tienen inspectores de velocidad e incorporan cámaras de videovigilancia que también sirven para controlar el maltrato al usuario y a la unidad.

Tags:

  • vmt
  • buses
  • circulacion
  • amss

Lee también

Comentarios

Newsletter