Lo más visto

Más de El Salvador

“El Árabe”, cabecilla por seis meses de pandilla

Reemplazó al delincuente Luis Alberto Castillo Aguirre, conocido como “el Thunder”, detenido el 2 de agosto de 2017 en una vivienda de San Miguel.
Enlace copiado
Carlos Enrique Soto   Antecedentes:   Exelemento de la Fuerza Armada, estuvo en Irak. Tiene conocimientos sobre uso de armas de fuego.

Carlos Enrique Soto Antecedentes: Exelemento de la Fuerza Armada, estuvo en Irak. Tiene conocimientos sobre uso de armas de fuego.

Enlace copiado

¡Abra la puerta!, gritaba incesantemente uno de los Jaguares, como se le denomina a elementos de las fuerzas tácticas policiales. ¡Somos la Policía y hemos rodeado la casa!, gritaba otro mientras empuñaba su fusil y apuntaba hacia la puerta de la vivienda que, según las investigaciones, es propiedad de una señora de la tercera edad.

¡Salga uno por uno!, gritó un tercer policía, mientras miraba a sus dos compañeros que alumbraban las ventanas para ver si el grupo de pandilleros estaba armado, según el relato oficial sobre el procedimiento.

El escenario fue en el cantón Valle Alegre II, en el municipio de Moncagua, San Miguel, frente a una vivienda de paredes de adobe y techo de tejas y láminas, adonde llegó un grupo de elementos de la Unidad Táctica Especializada de la Policía (UTEP). Se ordenaron al bajar de las patrullas: seis frente a la puerta, otros seis en la parte trasera de la casa y cuatro en las paredes laterales de la vivienda.

Uno de ellos tomó de entre sus herramientas un tubo de hierro que parecía almádana y comenzó a golpear en unas láminas que estaban sobre una pila con agua, mientras los demás siguieron apuntando con sus fusiles hacia la puerta. Simultáneamente, y a unos metros de la casa, otro de los equipos de los Jaguares ordenó, frente a la vivienda, que abrieran la puerta.

Según la Policía, en la vivienda se encontraban cuatro adultos, un menor de edad y dos ancianas, quienes al ver por una de las ventanas que la casa estaba rodeada de elementos de la UTEP decidieron levantar las manos y salir.

De inmediato, los agentes les ordenaron colocarse en fila para revisar sus vestimentas y saber el nombre de cada uno, para verificar que no estuvieran reclamados por algún tribunal.

“Los revisaron, y cuando le iban a poner las esposas uno de los pandilleros se quiso oponer y le pegó al compañero hasta botarle el arma, pero este (agente) reaccionó rápido y recogió el arma, por eso es que uno de ellos (pandillero) anda el ojo morado”, contó la fuente de la PNC.

Al verificar en la base de datos policial se halló que los terroristas no tenían órdenes de captura; sin embargo, entre ellos se encontraba Carlos Enrique Soto, de 27 años, que según la PNC es conocido como “el Árabe” y desde hace seis meses estaba al mando de la estructura delincuencial que delinque en los municipios de Chapeltique y Moncagua.

Al terminar de indagar y realizar una minuciosa revisión uno de los agentes logró ver que en una mesa adentro de la casa había un fusil, por lo que llamaron a la Fiscalía para tener una orden de allanamiento.

Un grupo de policías se quedó custodiando la zona y, después de varias horas de esperar, la autorización ingresó a la casa; encontró dos computadoras, balanzas, cuadernos, dos motocicletas, dos fusiles, una escopeta y 16 libras de marihuana, por lo que los cinco terroristas fueron detenidos por los delitos de agrupaciones ilícitas, organizaciones terroristas, tráfico ilícito de droga, y tenencia, portación y conducción ilegal de arma de fuego.

De acuerdo con las investigaciones de Inteligencia de la PNC “el Árabe” perteneció a la Fuerza Armada y estuvo destacado en Irak; por ello la Policía asegura que Soto no se enfrentó a balazos, ya que tiene mucho conocimiento en armas y sabía que la vivienda era vulnerable y no había escapatoria.

“Sabía que si nos disparaba nosotros íbamos a responder y todos ellos (pandilleros) iban a morir, por eso que no hubo enfrentamiento”, dijo la PNC.

Relevo de mando

La fuente de la Policía detalló que luego de capturar a Luis Alberto Castillo Aguirre el 2 de agosto de 2017 en una vivienda de la colonia La Esperanza, en la ciudad de San Miguel, “el Árabe” asumió el mando del grupo terrorista.

Castillo Aguirre, “el Thunder”, ocupaba un puesto en la lista de los 100 más buscados y era el que ordenaba cometer hechos delictivos en Ciudad Barrios, Chapeltique y Moncagua.

“Después de que capturamos al ‘Thunder’ este ‘Árabe’ asumió como cabecilla y era quien se encargaba de ordenar que se cometieran asesinatos, extorsiones, y quien distribuía la droga en esa zona. Este sujeto tiene conocimiento de armas y por el momento iniciamos a investigar si ha cometido homicidios”, informó la fuente policial.

Castillo Aguirre era buscado por el Juzgado Especializado de San Miguel por más de 50 homicidios agravados, extorsión, agrupaciones ilícitas, organizaciones terroristas, violación agravada, tenencia, portación y conducción ilegal e irresponsable de arma de fuego y tráfico ilícito de droga.

Además, sería el responsable de asesinar y extorsionar a agricultores, jornaleros y comerciantes que residían en la zona norte de San Miguel. La PNC informó que Castillo se encargaba de atemorizar a las mujeres del lugar y era el líder de las estructuras criminales de la zona.

Lee también

Comentarios