Lo más visto

Más de El Salvador

“El Padrino” revela modelo de negocios de la MS-13

El testigo criteriado en el caso Operación Cuscatlán dijo a fiscales e investigadores que la pandilla entregaba dinero de extorsiones a comerciantes para invertir en negocios. De las ganancias, la pandilla se quedaba con el 70 % y los comerciantes con el resto.
Enlace copiado
“El Padrino” revela modelo de negocios de la MS-13

“El Padrino” revela modelo de negocios de la MS-13

Enlace copiado

Un miembro de la Mara Salvatrucha 13 (MS-13), quien a cambio de beneficios judiciales aceptó delatar a los cabecillas y a comerciantes asociados con ellos, dijo que la pandilla entregaba dinero a pequeños empresarios para que lo lavaran a través de negocios lícitos, como restaurantes, venta de verduras, moteles, cervecerías, taquerías, panaderías, pupuserías, rutas del transporte colectivo y otros negocios similares.

"No se consumía un tomate en San Miguel que no pasara por las manos de la MS-13", dice director de la PNC

Ese testigo criteriado en el caso denominado Operación Cuscatlán, a quien la Fiscalía General de la República (FGR) identifica con la clave “Padrino”, también dijo que el modelo de negocios de la MS-13 consiste en entregar diferentes cantidades de dinero a los comerciantes y pequeños empresarios para invertir en negocios o crear nuevos.

¿Por qué en El Salvador solo atacan las finanzas de la MS-13 y no a las otras pandillas?

En los casos en que se tenía que crear nuevos negocios, los comerciantes también servían de testaferros (presta nombres) para realizar todos los trámites, registrarlos legalmente y pedir los permisos de operación ante las alcaldías de los municipios.

“Todo lo que ha contado la fiscalía sobre lo que ha dicho ese testigo es una novela. Además, es solo lo que dice un pandillero, un delincuente”. 
Abogado  de Irma Rodríguez

De las ganancias de todos esos negocios, la pandilla exigía el 70 % y los pequeños empresarios se quedaban con el 30 %.

La pandilla también les aseguraba a los comerciantes que por trabajar para los cabecillas nunca tendrían que pagar extorsiones y los negocios estarían cuidados y vigilados por pandilleros para evitar robos y hurtos.

Entre esos comerciantes que “el Padrino” les mencionó a los fiscales e investigadores policiales está el de Irma Lorena Rodríguez Amaya, detenida la semana pasada.

“El Padrino” dijo que él mismo solicitó, en dos ocasiones, dinero a la pandilla para que se lo entregaran a Rodríguez, una comerciante de la colonia Santa Lucía, en Ilopango.

La primera entrega de dinero que envió la pandilla, según “el Padrino”, fue de $10,000 y la segunda de $23,000. El testigo también dijo que se enteró de que Rodríguez recibió una tercera cantidad de dinero para invertir en negocios, pero que no sabía a cuánto ascendía el monto porque en la última entrega no participó.

El monopolio de Irma

Irma Rodríguez comenzó con un comedor ubicado entre el final de la calle al Matazano y la calle principal de la colonia Santa Lucía. Ese comedor se convirtió en un restaurante al que llamó La Concha Loca y El Garrobo Feliz.

“Hay negocios que tienen 20 años que han permanecido con un crecimiento pequeño y, de repente, en un par de años crecieron exponencialmente. Es dinero de la MS-13”. 
Howard Cotto,  director de la PNC

Luego, en esa misma cuadra, adquirió otro comedor, una panadería, una taquería, una cervecería, una tienda y varias pupuserías. En total, Irma llegó a tener nueve negocios.

“Esta señora tenía prácticamente un monopolio en la cuadra”, dijo el jefe fiscal Sigfredo Campos Crespo el 15 de febrero, durante la redada en la cual la capturaron.

De acuerdo con la investigación, los pandilleros ofrecieron comprar, por debajo del precio real, los negocios de esa cuadra a sus antiguos dueños. Los pandilleros amenazaron a los antiguos propietarios para que aceptaran el dinero o, de lo contrario, serían asesinados (lea nota secundaria).

Cuando todos los negocios fueron comprados por la pandilla, Irma se hizo cargo y en cada uno puso a administradores. Durante el operativo en el cual fue capturada por lavado de dinero y organizaciones terroristas, las autoridades también le inmovilizaron siete inmuebles y le incautaron un vehículo y otras cosas de valor que tenía en los negocios.

Ayer, en la audiencia de imposición de medidas en su contra y en la de otros 10 comerciantes de Ilopango y Soyapango, el abogado de Irma dijo que todo lo contado por el testigo “Padrino” y la fiscalía era “una novela”. También dijo que Irma no tenía problemas en pagar cualquier cantidad de dinero en fianza a cambio de enfrentar en libertad condicional el proceso. Pero la jueza del Juzgado Especializado de Instrucción A le dijo que tenía que quedar en prisión preventiva por los próximos cinco meses, mientras la FGR consigue más pruebas. Lo mismo dijo en contra de los otros comerciantes.

Audiencia de segundo grupo
Los fiscales de la Operación Cuscatlán decidieron crear dos grupos de imputados: el primero conformado por algunos comerciantes asociados a la MS-13 y el segundo de cabecillas, pandilleros y otros comerciantes. La audiencia en contra del segundo grupo será este día.

“El Padrino” en México y Estados Unidos
El testigo criteriado con clave “Padrino” admitió ante los fiscales que además de estar involucrado con las finanzas de la MS-13 en El Salvador, viajó a México y Estados Unidos a reclutar a jóvenes, crear clicas y nombrar “palabreros” en esos lugares para que se quedaran a cargo de las clicas.

Lee también

Comentarios