Lo más visto

Más de El Salvador

Relato | “Quiero volver a la escuela y correr con mis compañeros”

Las familias han tenido que readaptarse a la “normalidad” que dicta el covid-19. Desde hijos a padres han tenido que ajustar su vida. La casa de Luis Alejandro es su centro de recreación y su escuela a la vez. 

Enlace copiado
Enlace copiado
Luis Alejandro cumple con una de las tareas de la escuela, asistido por su madre, Ana Yancy.

El mundo de Luis Alejandro se interrumpió de repente y de las carreras en la escuela, los juegos con los amigos, los saludos a la maestra, pasó directamente a casa, una que está enquistada en el barrio de San Jacinto y parece custodiada por el cerro del mismo nombre, al suroriente de San Salvador.

Tímido en principio, poco a poco toma confianza para hablar del confinamiento en el hogar, de la falta de la escuela, de correr y jugar con sus amigos. Respuestas cortas y precisas, pero demuestra que su madre, Ana Yancy Rosa Chávez, y su padre, Luis Alberto Martínez, le han enseñado muy bien el abecé del coronavirus.

 
Los niños en tiempo de covid-19: Sus derechos

La casa misma parece adaptada a las circunstancias actuales. Una alfombra empapada de lejía a la entrada por si se presentan visitas, que no son habituales dice Ana Yancy, da la bienvenida. Luego, las paredes asemejan un salón de clases. Dos afiches pegados a la pared enseñan todos los huesos del sistema óseo, uno; el otro es de los músculos. La clase de ciencias en su máxima expresión. 

“Ya en ocasiones ha entrado en crisis, ¿que hasta cuándo vamos a estar así?, que él quiere ver a sus compañeros”.

En otro lado en una página de cuaderno está escrita una resta con sus respectivos términos: minuendo, sustraendo y diferencia. Una más pinta las iniciales de nombres de animales, para las áreas de matemática y lenguaje.

 
Los niños en tiempo de covid-19: El clúster familiar

Otro ilustra las “palabras mágicas”: buenos días, buenas tardes, buenas noches, perdón, gracias, permiso, por favor. La clase de estudios sociales y cívica.

Cerca de la caja térmica, el dibujo de un rayo acompaña la leyenda: “No tocar”.
“Uno tiene que reinventarse, con las actividades del trabajo, las de la casa, las clases, todo cambia; es cansado y hay que tratar de salir con todo”, dice Ana Yancy, quien labora en la administración académica del Instituto Nacional Alberto Masferrer (INAM), en la colonia Zacamil, de Mejicanos. Está con teletrabajo, pero su jornada se extiende muchas veces hasta la medianoche cuando más de un estudiante hace consultas de sus notas u otros detalles académicos.

Luis Alberto, Luis Alejandro y Ana Yancy en su casa en el barrio de San Jacinto, de San Salvador.

La otra parte

Para facilitar las tareas Luis Alberto, quien es un técnico en telecomunicaciones que se quedó sin trabajo antes de la pandemia, hoy conduce un taxi, apoya con las clases de educación física y arte.

“Le hemos enseñado todo lo del covid-19, lo que tiene que hacer y cómo protegerse. A veces salgo corriendo y él me grita ‘papá, tu mascarilla’ y me regreso para llevarla”, dice el padre.

Luis Alejandro conoce de memoria su rutina: “Me baño, desayuno, hago las tareas y después juego”. La diversión está limitada a los predios del jardín de la casa, los juegos electrónicos, sus 11 gatos y salir a caminar con su papá.

 
Los niños en tiempo de covid-19: La protección y medidas

¿Por qué no va a la escuela? Por el coronavirus. ¿Qué pasa con el coronavirus? Se puede enfermar. ¿Qué tiene que hacer? Lavarse las manos, no tocarse la cara y usar mascarilla. Con todo el trabajo realizado por los padres su voz baja de tono cuando dice: “Quiero volver a la escuela y correr con mis compañeros”.

Ana Yancy dice que ha sido muy difícil toda la situación, pero se le ha hecho comprender muy bien que es por el bienestar de él y de sus compañeros. 

 
Los niños en tiempo de covid-19: Ellos saben del virus

“Ya en ocasiones ha entrado en crisis, ¿que hasta cuándo vamos a estar así?, que él quiere ver a sus compañeros, que quiere ir a la playa”, dice la madre.

Con la flexibilidad de las medidas de confinamiento el niño pudo ya visitar a su familia y pasar un domingo con ellos, salir a un jardín botánico, pero añora la escuela y quiere ir a la playa, los papás le explican que pronto, que tenga paciencia pues es por su bienestar...

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines