Loading...

El Relato | "Toda la actividad agrícola gira alrededor del agua"

Pese a la escasez de agua, algunas familias de San Marcos están utilizando técnicas agroecológicas para asegurar la alimentación de sus familias y generar ingresos a través del comercio de sus cultivos.

Enlace copiado
Agua. Debido a la escasez de agua la cosecha se dificulta en la época seca.

Agua. Debido a la escasez de agua la cosecha se dificulta en la época seca.

Enlace copiado

La familia Pérez subsiste de la agricultura desde hace cuatro años. Sus cultivos son agroecológicos y libres de pesticidas, debido al trabajo que han realizado junto al programa Alimentación Sana, Diversa y Soberana del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA).

El proyecto se instaló hace cuatro años en la colonia San Rafael de San Marcos, a través de los grupos ecológicos de huertos escolares del CESTA, y los jóvenes decidieron llevarlo a la comunidad, contó Laura Mejía, coordinadora del programa.

Hasta la fecha, se han unido 14 familias al proyecto que busca formar huertos caseros y contribuir a la seguridad alimentaria de las familias en el área urbana.

“Cosechamos para nuestro hogar, nos hemos ahorrado bastante.  La cosecha ha sido bastante entonces también lo comercializamos”.

De acuerdo con Mejía, gran parte de la población se dedica al cultivo, principalmente para el consumo de la familia. De acuerdo con la Encuesta De Hogares De Propósitos Múltiples 2020 de la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), el 14.7% de la población ocupada se dedica a la actividad económica de la agricultura y ganadería.

Enrique Pérez cultiva maíz, frijol, banano, entre otros, sobre las faldas del cerro San Jacinto, en San Marcos, con técnicas sostenibles de agricultura de laderas, las que, además de proveer alimentación para su familia y permitirle comerciar, le permite reconstruir la fertilidad del terreno.

La mayoría de los agricultores en San Rafael no cuentan con escrituras de los terrenos que trabajan. Sobre ello, Mejía explicó que muchos de estos están abandonados, otros son alquilados o prestados por sus dueños.

"Hoy, en este año, uno de los dueños les dijo que tenían autorización para cultivar pero no podían quemar", explicó Mejía y agregó que "para nosotros, que un propietario de esa indicación es un gran avance", ya que esta práctica, por más común que sea, es dañina tanto para la salud como para el medioambiente.

Mejía aseguró que en El Salvador prevalece la agricultura convencional, con uso de agroquímicos. "Nosotros promovemos otra metodología, que hemos insistido por años que el Gobierno retome que es la agroecología", apuntó.

Participantes. De las 100 familias que componen la comunidad 14 forman parte del programa.

En ese sentido, el proyecta planea implementar la siembra de árboles frutales en medio de los cultivos con lo que "evitamos que esta, una zona de recarga hídrica, sea contaminada con agroquímicos que llegan al agua en los subsuelos", dijo Mejía.

Pérez asegura que en sus cultivos no utiliza pesticidas, que matan a los insectos, sino que se decanta por hacer sus propios repelentes y abonos orgánicos. Asimismo, está desarrollando técnicas que le ayudan a mantener la humedad en el suelo, ya que en su comunidad el agua es escasa.

Superar una crisis hídrica

La colonia San Rafael se formó como un asentamiento urbano que no cuenta con agua potable. Esto dificulta a la comunidad en todas las actividades de producción y subsistencia, desde sus actividades domésticas hasta la generación de alimentos.

Durante la temporada seca, la producción agrícola de las familias corre peligro debido a la escasez de agua. Veronica Echegoyen de Pérez, quien este año inició con la cosecha de un huerto casero, aseguró que han recibido asesoría en captación de agua lluvia, ahorro y cuidado del agua y la retención de humedad en el suelo con tecnologías amigables con el ambiente.

“Yo antes no tenía una planta, solo algunos árboles. Pero ya hemos aprendido mucho, y nos evitamos ir al mercado porque aquí tenemos”.

Echegoyen comentó que, desde hace un año, la comunidad ha comenzado a recibir agua a través del sistema de pipas de ANDA, durante la época seca dos veces por semana y durante la temporada de lluvias una vez. Dijo que, con la formación en captación de agua, se está preparando para mantener su huerto.

"El agua lluvia también la ocupamos para los oficios básicos. El barril que nos trae ANDA lo ocupamos para el consumo", dijo Maribel Vasquez, quien también forma parte del programa de CESTA.

Vasquez explicó que la comunidad tiene tres mecanismos para obtener agua. Uno es el sistema de pipas con lo que las familias recolectan hasta cuatro barriles semanas. También tienen la opción de ir a los lavaderos comunitarios, en la entrada de la colonia, o caminar veinte minutos por un sendero peligroso hasta llegar al nacimiento de agua.

"Las personas que no tienen cómo comprar agua porque no pudieron agarrar de la pipa se arriesgan a ir allí", agregó Vásquez, quien también comentó que las mujeres de la comunidad con sus niños son los que se encargan del acarreo de agua del nacimiento cuando es necesario.

Según Vasquez, el riesgo es debido a que es un camino inclinado y empedrado, en el que muchos han tenido accidentes.

Técnicas. Las familias usan técnicas agroecológicas para sus cultivos

"Y es preocupante porque todas las actividades giran alrededor del agua, las actividades agrícolas y de cultivos también", dijo, antes de puntualizar que "necesitamos que el gobierno y la municipalidad apoye, para que en conjunto se puedan implementar un proyecto de agua".

Si bien, la comunidad a través de sus propios medios ha logrado obtener las pipas de agua, miembros de la zona aseguran que muchos no pueden abastecerse con suficiente agua porque, al ser de escasos recursos, no tienen recipientes en buen estado para almacenarla.

"La pipa le puede decir que le da cuatro barriles, pero si la familia no tiene, llena bidones. Llenan con lo que cuentan", dijo Vasquez.

Echegoyen, por su parte,comentó que CESTA le ha donado a las familias que pertenecen al programa un tanque con capacidad para 1200 litros para el abastecimiento de agua y mantener los cultivos.

Mejía aseguró que la escasez de agua es una de las problemáticas más sentidas de la comunidad. "Hoy, en invierno la pipa viene una vez a la semana y es más reducida el agua que da porque como está lloviendo...", comentó Vasquez.

Sin embargo, la comunidad valora el acceder al agua a través de este sistema de pipas, ya que sí ha reducido los viajes al nacimiento.

La iniciativa para solicitar este servicio lo hicieron a través de Gladis Torres, quien no reside directamente en la comunidad, pero que al ver la escasez de la zona animó a la comunidad a seguir los procesos y hasta ahora se encarga de, semanalmente, verificar que las pipas lleguen a la San Rafael.

Con estos métodos, la familia Pérez ha logrado mantener sus cultivos libres de químicos y ahora empezar su huerto casero y logrado proveer de alimentos a su familia, pero se encuentran a la espera de proyectos que subsanen la problemática de agua en la zona y permita continuar con sus proyectos.

Alimentación Sana, Diversa y Soberana

Es el programa de CESTA que inició en escuelas, luego se extendió a la colonia San Rafael a través de estudiantes que querían llevar técnicas agroecológicas a los cultivos de sus familias.  

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines