Lo más visto

El Salvador debe apostarle a una carrera a largo plazo

Los pasos cortos sofocan, es necesario que la visión sea amplia, a futuro, aseguraron los prologuistas de la iniciativa “El País que Viene”, que en enero lanzará su tercera publicación.
Enlace copiado
El Salvador debe apostarle a una carrera a largo plazo

El Salvador debe apostarle a una carrera a largo plazo

Enlace copiado
 

La iniciativa El País que Viene está por lanzar su tercera publicación: “El País que Viene: horizonte común”. En ese marco, su editor y tres prologuistas participaron en el Foro “El País que Viene: conquista de consensos”, que fue realizado el miércoles anterior por LA PRENSA GRÁFICA y en el cual coincidieron en que el diálogo, los entendimientos y los consensos son parte de la agenda básica para construir ese horizonte común.

El presidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos; la diputada efemelenista Nidia Díaz; y la diputada tricolor Margarita Escobar estuvieron de acuerdo además en que también es necesario tener una visión a largo plazo de El Salvador para poder construir ese horizonte común.

“Nosotros aquí en El Salvador estamos corriendo carreras de distancias cortas. Si El Salvador logra volver a una visión de distancia larga, podría delimitar un mejor futuro, de mayor alcance, de mayor profundidad y mayor inclusión. Pero en este momento, no solo los políticos, sino el país entero está llevando a cabo carreras de distancias cortas”, aseguró Escobar. 

 

“Sin la brillantez y energía de las personas no se puede hacer nada, pero sin las fortaleza de las instituciones tampoco nada permanece”.

“Somos un país de sentimientos, laboriosos, trabajadores, somos grandes, enérgicos”.
Diego Echegoyén, editor de El País que Viene

Según ella, la sociedad salvadoreña termina con un ganador y perdedor y vuelva a enfrascarse de nuevo en otra carrera de distancia corta, peleándose por pequeños triunfos, cuando siendo todos los sectores miembros de una misma sociedad miembros de un mismo país y teniendo muchos sueños en común, podrían unirse para construir una carretera más ancha.

A manera de ejemplo, mencionó el reciente acuerdo para reformar el sistema de pensiones que, a su juicio, no tuvo una visión amplia.

“Muchos esfuerzos se han hecho para escribir páginas tras páginas para el futuro de El Salvador, pero el problema es que nos hemos acostumbrado a caminar en pasitos cortos, frustrantes, agobiantes que han sofocado a la población salvadoreña. El País que Viene nos está diciendo: ‘Olvídense de los fatigosos y excluyentes pasos cortos para conseguir una patria segura, libre y de inclusión”, insistió Escobar.

Para hablar de diálogo, entendimientos y consensos, el presidente legislativo admitió que hay muchas ocasiones en la que los políticos anteponen sus propios intereses sobre los intereses de país, tanto así que tienen una baja calificación en la población.

“Tener una visión reductiva de dos o tres partidos políticos nos podría llevar a un error, deberíamos establecer un camino y una meta de carrera larga”.

“No creo en la antipolítica. La política es el arte de ponerse de acuerdo para llegar al bien común”.
Margarita Escobar, diputada de ARENA

“Desgraciadamente, el sector político, que es donde se toman la mayor parte de las decisiones, adolecemos de diálogo. La gente percibe esa falta de consensos. Lastimosamente hay un diálogo de sordos sin ningún contenido”, reconoció Gallegos.

Lo anterior se debe, explicó, a una polarización que data de tiempos de posguerra y que no se ha sabido superar. En ese sentido, valoró la importancia de otras fuerzas políticas, como su partido, GANA, que es la tercera fuerza política del país.

“Lastimosamente siempre hay quienes tratan de dinamitar, que buscan incendiar, cualquier entendimiento. Hemos llegado a un punto de inflexión en el que la población y principalmente los jóvenes están demandando de forma imperante diálogos y consensos”, agregó el presidente del parlamento.

“Se vuelve necesario que busquemos consensos, por el rescate de la clase política, para recuperar la credibilidad, el apoyo y el respaldo de la población”.

“Lastimosamente, hay personas que buscan dinamitar, que buscan  incendiar cualquier entendimiento”.
Guillermo Gallegos, presidente de la Asamblea Legislativa

Para Gallegos, los jóvenes son un sector que no está contaminado con intereses particulares. Consideró que el único interés de este sector es tener un mejor país, un mejor horizonte y un futuro para ellos y es por esa razón, dijo, que desde su cargo busca incluirlos.

El jefe legislativo reconoció que la imagen de la clase política está deteriorada, que le hace falta el respaldo de la población y que únicamente podrían recuperar su apoyo si dan muestras de diálogo, entendimientos y consensos.

Entre tanto, el coordinador de la iniciativa El País que Viene y editor de sus tres publicaciones, Diego Echegoyén, coincidió en que es imprescindible que los políticos sean ejemplo para que las nuevas generaciones se interesen en participar en la toma de decisiones importantes para el país.

 “Siendo hijos de la misma patria, nos enfrentamos por las ideas, pero fuimos capaces de poner en el centro el propósito y resolvimos”.

“Dejando a un lado las ideologías y poniendo en el centro el propósito, eso nos permite resolver”.
Nidia Díaz, diputada del FMLN

“La política actual en El Salvador necesita demostrar tres aspectos fundamentales para involucrar a los jóvenes en el futuro del país: incrementar o profundizar la credibilidad, la legitimidad a través del apoyo de las grandes mayorías; y la participación de más actores dentro de la vida política; también volverse ejemplo para que la juventud vea una tarea noble y una oportunidad profesional de servir a su país”, anotó Echegoyén.

Para él, no hay nada que se pueda lograr sin la energía de las personas, pero tampoco hay nada que pueda permanecer sin la fortaleza de las instituciones.

Por otra parte, invitó a la población a dejar de “banalizar la política” y enfrascarla en peleas sin sentido para poder lograr un horizonte común para El salvador.

“¿Quién le paga a un diputado el celular o el carro, si no es el pueblo a través de los impuestos? ¿Por qué un diputado no puede viajar para traer oportunidades para el país? Eso es producto de la banalización, porque alguien debe pagar esas facturas y es mejor que el pueblo pague por ese celular a que los diputados se deban a intereses oscuros que no conocemos”, enfatizó Echegoyén.

Una de las propuestas claves que van a ser presentadas el 30 de enero, con el lanzamiento del tercer libro, es una gran apuesta para que líderes como los tres diputados que participaron en el foro se comprometan para los próximos 10 años en invertir el 10 % del PIB para la educación, “porque a partir de allí vamos a trabajar en las transformaciones que el país necesita para los próximos 40 años”, dijo Echegoyén.

Los cuatro participantes del foro hablaron luego de educación, empleo y seguridad, como los tres temas urgentes e importantes para apostarle en pro de un mejor futuro para El Salvador.

Primer libro
2015
“El País que Viene: una generación comprometida”. En esta publicación, decenas de jóvenes líderes expusieron sus críticas, pero también sus propuestas y sus aspiraciones para el futuro de el salvador.
 

Lee también

Comentarios