Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador es el país con más homicidios de Centroamérica

Hubo una reducción local y regional de asesinatos en 2017, pero por tercer año consecutivo El Salvador tuvo la tasa más alta de asesinatos en la región. La tasa del país es el doble de la tasa centroamericana.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Ericka Chávez Dos víctimas San Martín, San Salvador   Los cadáveres de dos hombres fueron encontrados ayer en la mañana en el río El Arenal, en San Martín. Autoridades aseguraron que fueron maniatados y luego ejecutados en el lugar.

Foto de LA PRENSA/Ericka Chávez Dos víctimas San Martín, San Salvador Los cadáveres de dos hombres fueron encontrados ayer en la mañana en el río El Arenal, en San Martín. Autoridades aseguraron que fueron maniatados y luego ejecutados en el lugar.

Enlace copiado

La Policía Nacional Civil (PNC) destacó ayer la reducción del 25 % de homicidios en 2017 respecto de 2016. La tasa de asesinatos, según datos oficiales, bajó de 80.9 a 64 por cada 100,000 habitantes. Pese a la reducción, El Salvador es, por tercer año consecutivo, el país que tiene la mayor tasa de homicidios en Centroamérica y continúa con niveles epidémicos de muertes violentas.

La tasa de asesinatos que reportó El Salvador en 2017 representa el doble de la tasa de homicidios por cada 100,000 habitantes registrada por toda Centroamérica. Si se suprimen los datos de homicidios de El Salvador, la tasa de asesinatos de la región pasaría de 31.4 a 26.5 asesinatos por cada 100,000 habitantes.

Los datos muestran que la reducción de homicidios del año pasado ha sido un fenómeno regional. En 2017 Centroamérica tuvo 2,578 homicidios menos que en 2016, lo que significó pasar de una tasa de 36.2 asesinatos a una de 31.4.

Desde 1999 hasta 2017, El Salvador se ha disputado con Honduras el primer lugar en la lista de los países con mayor tasa de homicidios en Centroamérica. Los datos muestran que estos dos países se han repartido el primer lugar de la lista nueve años cada uno. En 2017 se quedó en el segundo lugar de los países más violentos de Centroamérica.

Diciembre del año pasado cerró con un promedio de 11 crímenes diarios. El 1.º de enero pasado hubo 10 asesinatos. Ayer, al cierre de esta nota, ya habían sido asesinadas al menos seis personas, entre ellas, Juan Carlos López Sandoval, cuya vida estuvo marcada por la violencia y sus familiares no esperaban un desenlace distinto. La cinta policial en la escena del crimen de López Sandoval fue colocada justo en el primer punto de vigilancia de la pandilla MS-13 en el cantón El Carmen, de San Pedro Perulapán, Cuscatlán.

La policía encontró cartuchos de bala, casquillos y ropa ensangrentada a lo largo de un terreno pedregoso y con una pendiente muy inclinada. Fuentes policiales informaron que López Sandoval fue perseguido por sus homicidas y al final fue alcanzado por varios impactos de bala. El lugar es un campo abierto, pero nadie vio ni escuchó las detonaciones.

Desde donde la PNC colocó la cinta amarilla hay una vista panorámica del cantón: a la izquierda una polvosa cancha de fútbol y a la derecha un llano donde pasta el ganado. Ahí se juntaron algunos familiares y vecinos de López Sandoval. Todos los allegados tenían una explicación distinta para el homicidio: “Es que andaba bolo”; “Era alguien que no se dejaba de nadie”; “Tenía tatuajes, pero no eran de pandillas”.

Ninguno derramó una lágrima mientras las autoridades intentaban distinguir las líneas de sangre en el cadáver de los trazos de tinta que tenía en el cuerpo.

Según los familiares de López Sandoval, la historia de la víctima estuvo marcada por la violencia. Hace aproximadamente 10 años fue hallado culpable de asesinar a su expareja, Clara, por lo que penó varios años en el penal La Esperanza, conocido como Mariona, en San Salvador. Ese hecho le valió para que las autoridades lo ficharan como miembro de la MS-13. “Bien recuerdo que siempre subían en la noche a dormir juntos. Ese día no subieron, los estaban esperando, a él lo hirieron esa vez”, dijo una de las personas cercanas a la víctima, quien está segura de que López Sandoval pagó por un crimen que no cometió.

No es el único que cree en la inocencia de López Sandoval. Todos sus familiares están seguros de que él no participó en el homicidio; sin embargo, aseguran que aceptaron el fallo judicial.

Seis años atrás, el hermano de López Sandoval fue asesinado mientras jugaba fútbol en San Vicente. Al salir de prisión, López Sandoval decidió irse a Estados Unidos, de donde recién volvió.

Más víctimas

Los cadáveres de dos hombres, de entre 22 y 23 años de edad, fueron encontrados maniatados ayer en el final de la calle El Arenal, entre los cantones El Rosario y San José II, en San Martín, San Salvador.

La fiscal del caso informó que una de las víctimas se encontraba maniatada con una camisa y otra con un lazo. Las autoridades solo pudieron identificar a uno de los fallecidos como Santos Giovanni Valle.

Según fuentes fiscales, familiares de las víctimas dijeron que ambos salieron de su vivienda días atrás en una motocicleta. Ambos residían en San Rafael Obrajuelo, La Paz.

Autoridades informaron que los dos cadáveres tenían impactos de bala y que, según las características del lugar donde fueron encontrados, presumen que ambos sujetos fueron llevados al lugar por un grupo de personas fuertemente armadas y posteriormente fueron ejecutados.

La fiscal del caso afirmó que ninguno de los cadáveres tenía tatuajes alusivos a pandillas.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó sobre un doble homicidio ocurrido el pasado lunes en la noche en el cantón Tepeagua, en La Libertad.

Según el reporte oficial, las dos personas murieron durante un supuesto enfrentamiento entre pandilleros de la MS-13 debido a “ajustes de cuentas” entre miembros de dicha estructura.

Las autoridades afirmaron que en el tiroteo resultó herida una tercera persona que logró sobrevivir. Luego del tiroteo algunos agentes policiales desplegaron un operativo en la zona y pidieron a los miembros de la Fiscalía y del Instituto de Medicina Legal que esperaran a que ellos mitigaran el riesgo para que pudieran ingresar a procesar la escena del doble homicidio.


64
 homicidios por cada 100,000 habitantes se reportaron el año pasado.


31
 asesinatos por cada 100,000 habitantes se reportaron en Centroamérica.

Lee también

Comentarios