Lo más visto

El Salvador no “rankea” bien en el índice de la transparencia

La poca o nula información de cómo se administran los dineros públicos provoca en muchas ocasiones frustración en nuestro país, considera el español Eduardo Fernández, conferencista de FUSADES.
Enlace copiado
El Salvador no “rankea” bien en el índice de la transparencia

El Salvador no “rankea” bien en el índice de la transparencia

El Salvador no “rankea” bien en el índice de la transparencia

El Salvador no “rankea” bien en el índice de la transparencia

Enlace copiado
El Salvador no es uno de los mejores países en cuanto al tema de transparencia se refiere, debido a la poca información que el Estado proporciona sobre el manejo de los fondos públicos; esa es la tesis que maneja el experto en políticas públicas, el español Eduardo Fernández, quien estuvo en nuestro país para dar una cátedra en la Escuela Centroamericana de Gobierno y Democracia (ECADE) de FUSADES.

Fernández opinó que lo dicho anteriormente posiciona a El Salvador entre los países que más perjudicados están por la falta de transparencia, lo que a su vez genera mucha frustración entre la ciudadanía.

“El Salvador no ‘rankea’ bien en el índice de la transparencia, de hecho se le reconoce por tener un modelo (de vida) híbrido, en el que han sobrevivido por mucho tiempo en una democracia, pero que, a la vez, la gente definitivamente no sabe cómo se utiliza el dinero público”, argumentó el también profesor de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

“La gente no sabe muy bien qué hacen con el dinero, para qué lo usan; hay incertidumbre de cuánto va a durar un proceso y cuánto va a costar. Le pongo un ejemplo, vengo del aeropuerto de El Salvador y se están realizando trabajos de remodelación, pero en ningún lado aparecen detalles de ello. La gente no sabe en qué consisten estos trabajos, no saben cuánto van a costar o cuándo va a concluir la obra”, ejemplificó el español, radicado en Guatemala.

Fernández sostiene que el Estado debe administrar mejor los fondos públicos y dar fe de ello, incluso antes de comenzar a pedirle dinero a la gente a través de la aprobación de impuestos.

“Antes de atacar a la gente con más impuestos, el Estado debe, como ya lo he dicho, dar cuentas de cómo se están utilizando los recursos y dónde. No puede pedírsele antes a la ciudadanía si no se da fe de lo que se está gastando o invirtiendo”, precisó.

Fernández dijo además que países como el nuestro no tienen, en muchas ocasiones, una política pública definida y eso, además de frustrar a la ciudadanía, atenta contra la transparencia misma.

“Los gobiernos que improvisan excesivamente con el tema de las políticas públicas y en América Latina abundan, frustran en gran medida a la ciudadanía, pues a la hora de aplicar estas políticas no responden a los objetivos que ellos habían planteado inicialmente y si es que los habían planteado, porque en muchos casos ni siquiera lo han hecho”, aseguró el extranjero.

El profesional español fue más allá en su análisis y manifestó que El Salvador no posee un buen diseño de políticas públicas, ya que “los malos resultados hablan por sí mismos”.

“No hay buenos resultados en seguridad, no hay buenos resultados en salud pública, en estructuras, en diferentes ámbitos sectoriales, en los cuales se interviene desde el Gobierno y probablemente esto no sea por problema de capital humano, porque El Salvador lo tiene y muy bueno, sino por un procedimiento y mal diseño de políticas, porque no se concensúa una agenda básica con pensamiento de país, en función del país”, valoró.

Asimismo, añadió: “Un buen ejemplo es Chile, es verdad que sufrió una dictadura, pero en los años noventa entró a vivir en democracia y los primeros gobiernos de concertación, que son gobiernos de izquierda, respetan gran parte de las medidas de políticas públicas ejecutadas por los gobiernos de derecha. Eso es de resaltar”, concluyó Fernández.

Lee también

Comentarios