Lo más visto

El Salvador se encamina a un pico máximo de población

En 2066, El Salvador podría tener 7,155,690, pero a partir de ese año nuevamente comenzaría un descenso.
Enlace copiado
Proyección.  Según Naciones Unidas, la tasa de personas menores de 14 años experimentará anualmente una disminución desde 26.3 en 2018 a 14.6 para 2100.

Proyección. Según Naciones Unidas, la tasa de personas menores de 14 años experimentará anualmente una disminución desde 26.3 en 2018 a 14.6 para 2100.

Enlace copiado

Según las estimaciones y proyecciones de población a largo plazo, en comparativos entre 1960 y 2100, del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), de la División de Población de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), El Salvador alcanzará su pico máximo de población en 2066, con 7,155,690 habitantes. A partir de ahí, la cifra comenzará a descender hasta 6,649,515 para 2100, una población muy similar a la que el organismo estima que el país tendrá dentro de una década.

El último informe del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), presentado durante la Tercera Reunión de la Conferencia Regional de Población y Desarrollo de América Latina y El Caribe (CRPD-3), advierte una tendencia al envejecimiento de la población latina, que para 2040 alcanzaría el 15 %, y siguiendo esa tendencia, El Salvador pasaría de tener en 2018 una tasa de 8.2 adultos mayores de 65 años por cada 100,000 habitantes a 32.4 para 2100, un alza anual sin excepciones.

Simultáneamente, la tasa de personas menores de 14 años experimentará anualmente una disminución desde 26.3 en 2018 a 14.6 para 2100.

Al respecto, el representante del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) en El Salvador, Hugo González, advirtió que a partir del pico del bono demográfico salvadoreño, la población en edad de trabajar comenzará a ser menor, y El Salvador aún no está preparado para afrontar esa situación.

"Por ejemplo, sí se ha comenzado a ofrecer protección social a una población insertada en el mercado laboral, pero cuando ves este último informe de UNFPA, hay un reporte que hace una mención sobre El Salvador sobre cuál es la población que cuenta con protección social y cuál es la que no, y haciendo un análisis de género y por quintiles de pobreza, se ve efectivamente cómo los más pobres, y especialmente las mujeres, no tienen las mismas condiciones de protección social; entonces, van a confrontar en su adultez mayor unas condiciones en desventaja", anotó González.

De hecho, el último informe de UNFPA advierte, solo por citar algunos ejemplos, que en Colombia el 65 % de los hombres mayores de 65 años tiene una pensión frente a solo un 25 % de las mujeres en ese mismo rango de edad; en Brasil, esa proporción es de un 75 % para los hombres por sobre apenas el 19 % para las mujeres; y la misma brecha de género se presenta en Uruguay, donde el porcentaje es de 83 % para hombres y de 62 % para mujeres.

"La mayoría de las mujeres de la región hoy en día no tienen respaldo suficiente para su pensión. Se pasaron la vida cuidando la casa, a los niños y fuera del mercado laboral. Es un tema grave, teniendo en cuenta que las mujeres viven más tiempo que los hombres. El reto es garantizar que suban las cotizaciones en general y que desde ya las mujeres no estén desprotegidas de cara al futuro", afirmó, la semana pasada, el asesor técnico regional de Población y Desarrollo para América Latina y El Caribe de UNFPA, Pablo Salazar, al periódico colombiano El Tiempo.

Los expertos en población y desarrollo que participaron en la CRPD-3 también advirtieron de los desafíos para los sistemas públicos de salud como el de El Salvador, en el sentido que si aún le es difícil lidiar con enfermedades infectocontagiosas, como las diarreicas y las respiratorias, más complicado será atender enfermedades crónicas no transmisibles, como la diabetes y la hipertensión, que además son de alto costo.

"La última política pública que hubo en El Salvador fue allá por 1968 o 1970. Y el último censo de población se hizo en 2007. Es decir que no solo se necesita hacer un nuevo censo de población, sino hacer una nueva política nacional de población para que efectivamente el Estado, y la aprobación de presupuestos por parte de la Asamblea Legislativa, coincida con las demandas que esas dinámicas poblacionales imponen en ciertos sectores", anotó González.

A su juicio, puede ser que el Estado no esté observando esos cambios en los flujos de población, según edades y al planificar sin observarlos, solo por poner un ejemplo, pueda ser que invierta los fondos que le lleguen de préstamos o donaciones en construir más escuelas, cuando la cantidad de niños cada vez está siendo menor, y entonces no necesariamente va a ser de beneficio para una gran cantidad de estudiantes.

"Una buena política de población debe observar cómo afecta el embarazo adolescente el bono demográfico (cuando el volumen de la población en edad de trabajar es mayor al de la gente dependiente, que son los niños y los adultos mayores) y su aprovechamiento", insistió el representante de UNFPA.

 

Tags:

  • UNFPA
  • Poblaci'on
  • Mujeres

Lee también

Comentarios