El Salvador vuelve a caer en la lucha contra la corrupción e impunidad

Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional coloca al país en el puesto 112 de 180, con 33 puntos, abajo del promedio regional. Retrocedió 17 puestos y está en “posición delicada”.
Enlace copiado
El Salvador vuelve a caer en la lucha contra la corrupción e impunidad

El Salvador vuelve a caer en la lucha contra la corrupción e impunidad

Enlace copiado

Hacia atrás está marcando el paso El Salvador en el combate a la corrupción e impunidad, según el último Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), que anualmente hace Transparencia Internacional (TI) en todo el mundo. Ayer presentaron los resultados de 2017.

Aprueban reformas a ley orgánica para Unidad Financiera de la Fiscalía

El Capítulo de El Salvador de TI, representado por la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), presentó ayer los resultados del IPC de 2017; simultáneamente se hacía en otros países del mundo.

“No es un índice que evalúa al gobierno central, al Órgano Judicial ni mucho menos a la Asamblea Legislativa, sino que tiene que ver con todas las instituciones que conforman el Estado, y cada una aporta para mejorar o disminuir el índice”. 
Jiovanni Fuentes, coordinador de proyectos área de Transparencia, FUNDE

Fueron 180 las naciones que se evaluaron. El Salvador, a nivel global, ocupa el puesto 112, y entre los países de la región americana es el 23 de 32, con un puntaje de 33 sobre 100.

Aquí la corrupción está sobre todo”

El IPC es un indicador que mide cuán corrupto se percibe el sector público de una nación; es decir, la calificación que se obtiene es a escala de país.

Los puntajes que se obtienen van del cero al 100. Quien recibe menos es porque se percibe como un país corrupto y quien recibe más se percibe como una nación que lucha contra la corrupción.

El IPC se mide con base en cómo se percibe el trabajo que todo el conjunto de instituciones que componen el Estado trabajan; no se evalúa el quehacer de una entidad en específico, se aclaró.

“Tanto en posición como en nota, el país ha tenido los peores resultados en los últimos seis años, y el retroceso es bastante significativo. Estos indicadores están diciendo  que hay cada vez más una percepción de que la corrupción es mayor en el país”. 
Roberto Rubio Fabián, director Ejecutivo de  FUNDE

El Salvador está por debajo tanto del promedio global como del regional, que son de 43 y 44 respectivamente. El país no está avanzando en el camino de la lucha contra la corrupción e impunidad en el Estado.

El ranking global lo lidera Nueva Zelanda, con un puntaje de 89, y en la región americana el país que se percibe como más limpio es Canadá, que tuvo 82.

El director ejecutivo de FUNDE, Roberto Rubio Fabián, dijo ayer que en los últimos seis años el historial del país en el IPC ha estado marcado por una serie de retrocesos. Desde 2015 hasta 2017, el país se fue atrás 40 posiciones.

“Tanto en posición como en nota, el país ha tenido los peores resultados en los últimos seis años, y el retroceso es bastante significativo. Lo que estos indicadores están diciendo es que hay cada vez más una percepción de que la corrupción es mayor en el país”, dijo Rubio Fabián.

Respecto a lo obtenido en 2016, El Salvador bajó del puesto 95 al 112, es decir, 17 posiciones; y sus puntos disminuyeron de 36 a 33.

“Estar ahora ubicados en la posición 112  de verdad que nos ubica en una situación muchísimo más delicada y que muchos le ponen atención porque implica que algo está ocurriendo (en el sector público)  para tener este puntaje”. 
Jéssica Estrada, directora de Transparencia, FUNDE

El director de FUNDE dijo que un factor que hace ver al país como que no lucha contra la impunidad es el hecho de que las autoridades lleven a juicio a cientos de personas acusadas de delitos graves y que no se logren condenas. Además, sacó a colación el tema de la tregua entre pandillas por la cual no se condenó a nadie.

Por su parte, la directora de Transparencia de FUNDE, Jéssica Estrada, dijo que los resultados colocan al país en una posición delicada e indican que algo dentro del sector público no se hace bien.

“Definitivamente, esto se toma en cuenta para generar confianza en la atracción de inversiones; se toma en cuenta para saber si le voy a apostar al país con fondos internacionales o recursos de la cooperación y convencer de que estos se están usando bien”, declaró Estrada al referirse a que los indicadores que se toman en cuenta para sacar el IPC también dan notas bajas al desempeño del país.

¿Consecuencias?
Representantes de TI en El Salvador dijeron que el IPC es retomado para valoraciones sobre Estado de derecho y corrupción de calificadores de riesgos, agencias de cooperación e incluso la Corporación Reto del Milenio.

Lee también

Comentarios

Newsletter