Lo más visto

Más de El Salvador

El Zacamil ha tenido que ir a secar ropa al Hospital San Rafael

Cuatro cirugías tuvieron que ser suspendidas. Una falla en el sistema de secado provocó el problema.
Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Éricka Chávez Horas extra.  Que las máquinas estén dañadas implica que el personal tenga que laborar en horarios nocturnos y fines de semana.

Fotos de LA PRENSA/Éricka Chávez Horas extra. Que las máquinas estén dañadas implica que el personal tenga que laborar en horarios nocturnos y fines de semana.

Enlace copiado

Cuatro cirugías electivas tuvieron que ser suspendidas en el Hospital Nacional Zacamil el jueves pasado por falta de ropa limpia, confirmó ayer el director del referido centro asistencial, José Roberto González Ramos.

Según explicó el funcionario, la escasez de ropa se debió a que falló una bomba de enfriamiento, que es la que modula la entrada de temperatura al proceso de secado. La falla ocurrió durante la instalación de una nueva caldera, que ha implicado un desembolso de $100,000 y que se encarga de generar el vapor para el proceso de secado de la ropa.

Por otra parte, la caldera es la que transmite el vapor para poder secar, pero también ayuda a que el químico que se usa para lavar la ropa más sucia, al juntarse con el vapor, tenga mayor limpieza y sanidad, pero esto no se logra cuando no hay vapor.

 “Lavábamos pero no podíamos secar. Entonces, ese desfase con la ropa es lo que hizo que no hubiera ropa para los procesos quirúrgicos”. 
Roberto González, director del Hospital Zacamil

“Lavábamos pero no podíamos secar. Entonces, tuvimos que estar solventando con el Hospital San Rafael: vamos en la mañana; se han hecho un par de viajes y ya regresábamos hasta media mañana con la ropa; entonces, ese desfase con la ropa fue lo que ayer (jueves) hizo que no hubiera ropa para iniciar con los primeros procedimientos quirúrgicos”, detalló el director, y aseguró que sí fueron atendidas todas las cirugías que se presentaron en emergencias.

A diario, el centro hospitalario genera entre 2,000 y 2,500 libras de ropa sucia, entre ropa de cama, ropa de pacientes y ropa para el personal médico, pero de las cuatro lavadoras que fueron compradas hace cuatro años solo están funcionando dos, por lo que la situación para secarla y tenerla disponible se complicó aún más.

“Desde el lunes estuvimos con este problema, pero para poder llevar la ropa mojada nosotros al San Rafael tuvimos que estar quedándonos a lavar en las noches, porque no dábamos abasto, porque de nada servía que en el San Rafael me apoyaran si nosotros teníamos la ropa sucia”, expresó la jefa de Lavandería del hospital, Mirna Orellana.

“Desde el lunes estuvimos con este problema. Para poder llevar la ropa mojada al San Rafael tuvimos que estar quedándonos a lavar en la noche”. 
Mirna Orellana, jefa de Lavandería del Zacamil

Cada una de las lavadoras que compró el Hospital Nacional Zacamil hace cuatro años costó entre $35,000 y $40,000, y tienen capacidad para lavar apenas 155 libras. Este año fue adquirida una lavadora nueva, valorada en $50,000, que tiene capacidad para 250 libras. Pero ahorita solo dos están funcionando.

En el Zacamil son realizadas un promedio de 20 cirugías diarias, la mayoría son electivas (programadas), solo cuatro o cinco de ellas son emergencias.

2,000
 libras de ropa sucia de pacientes, médicos, camas y salas de operaciones se generan a diario en el Hospital Nacional Zacamil.

Lee también

Comentarios