El área cultivada con café se redujo un 14.5 % en El Salvador

Desde más de 230,000 manzanas de cafetales, ahora los representantes del sector privado calculan que hay unas 180,000. Países vecinos, en cambio, expandieron el parque.
Enlace copiado
El área cultivada con café se redujo un 14.5 % en El Salvador

El área cultivada con café se redujo un 14.5 % en El Salvador

El área cultivada con café se redujo un 14.5 % en El Salvador

El área cultivada con café se redujo un 14.5 % en El Salvador

Enlace copiado
El Salvador ha reducido el área donde hay cultivo de café, de acuerdo con los registros históricos de la Fundación para Investigaciones del Café (PROCAFÉ) desde 1990. La productividad por manzana también es tres veces inferior en comparación con las cosechas que consignan las estadísticas.

La recolección de café inicia en octubre y cierra en mayo del año siguiente. Es decir, la cosecha toma el último trimestre de un año y los dos primeros del año siguiente, casi siempre a inicios de mayo.

En el período 1992-1993, en El Salvador había 234,600 manzanas (mz) sembradas con cafeto. En ese año, por manzana los cafetaleros obtenían 18.36 quintales (qq) por mz. Después de esa bonanza en la cosecha, muchas circunstancias internas y externas acorralaron a un sector que todavía no se había recuperado después de la guerra y la reforma agraria. Entonces la crisis comenzó a crecer con rapidez, hasta terminar en los problemas agudos de la cosecha 2012-2013, la más baja en la historia.

Después, hasta la cosecha 2009-2010, PROCAFE detalla que en el país había 217,628 mz de café y el rendimiento promedio era de 6.89 qq/mz. La producción fue de 1.5 millones de qq. Así, el área sembrada disminuyó en 7.23 %, y la productividad, en 62.5 %.

En esa década, los precios de exportación eran más bajos de lo que los cafetaleros salvadoreños podían soportar. Para enfrentar los problemas financieros, el Gobierno facilitó apoyo financiero de emergencia, que en el mediano plazo terminó de complicar al sector.

La cosecha 2014-2015, que ya tiene cifras de cierre, muestra que hay 200,000 mz sembradas, con una producción de 925,160 y un rendimiento de 4.6 qq/mz. Al comparar los resultados con los inicios de los años noventa, el área cultivada con café es 14.5 % más pequeña y el rendimiento promedio es 75 % inferior.

“A nosotros nos cayeron las siete plagas”, comentó Marcelino Samayoa, director ejecutivo de la Asociación de Beneficiadores de Café (ABECAFE). Según Samayoa, todo comenzó con la reforma agraria de los años ochenta, que el Gobierno promovió con la intención de proveer de tierras a más agricultores. “Ahora tenemos como 160,000 o 180,000 manzanas sembradas con café, según nuestros cálculos”, explicó.

Samayoa explicó que faltó fortalecer a las cooperativas que surgieron con la reforma agraria, para que pudieran mantener alta la productividad, llevar a cabo el manejo administrativo de una finca y mejorar las prácticas agrícolas.

Como ejemplo mencionó la finca Aguafría, en el volcán de San Salvador, que antes producía 25,000 quintales y ahora tiene lotificaciones o la explotan para otros cultivos.

Para el director de ABECAFE, hace falta conectar a las instituciones y a toda la cadena agroindustrial para lograr los mismos resultados que tienen Guatemala y Honduras. En estos dos países, la producción ha incrementado con el tiempo.

Mientras que Óscar Ramos, gerente técnico de PROCAFE, detalló que también “hace falta un programa para apostarle a la caficultura”. Según Ramos, los productores requieren acceso a financiamiento para dar tratamiento a las fincas, fortalecer la investigación y promover acciones para enfrentar el cambio climático. En PROCAFE hay material genético certificado e investigaciones, y tienen parcelas para estudiar nuevas variedades del cafeto.

Países vecinos

Mientras tanto, según los registros de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas sen inglés), en Honduras y Guatemala ha incrementado el área sembrada con café durante los últimos años.

Entre 1990 y 2013, Honduras incrementó su área sembrada en 92.3 % y Guatemala cerca de un 3 %.

De igual manera, la meta de Honduras es llegar a los 14 millones de qq de café en el corto plazo y es uno de los 10 productores mundiales más grandes, junto con países como Brasil, Colombia e Indonesia.

Guatemala, en tanto, mantiene una producción de entre tres millones de qq y 3.5 millones al año. El fuerte de Guatemala es su investigación, porque han logrado generar variedades que reúnen alta productividad, resistencia a plagas y buena calidad de bebida.

Lee también

Comentarios

Newsletter