Lo más visto

El bosque enano de robles

En Joateca, Morazán, se encuentra uno de los bosques más curiosos y únicos de El Salvador: el bosque de robles enanos.
Enlace copiado
Bosque enano de robles   4: Según los biólogos que han investigado la zona, el tamaño enano se debe al tipo de roca, el viento y clima de estas montañas.

Bosque enano de robles 4: Según los biólogos que han investigado la zona, el tamaño enano se debe al tipo de roca, el viento y clima de estas montañas.

Enlace copiado

Si Lemuel Gulliver, el personaje de libro “Los viajes de Gulliver” del escritor irlandés Jonathan Swift, se parase en el cerro El Borrego, en Joateca, Morazán, se imaginaría otra vez en Liliput, la extraña isla donde todo lo que habita es miniatura. En este cerro fronterizo con Honduras se encuentra uno de los bosques más curiosos de nuestro país: el bosque enano de robles, ubicado en el área protegida La Ermita, en Joateca, Morazán.

5: El MARN cuenta con un grupo de guardabosques para dar protección al lugar.

Originalmente, un roble, árbol de la familia Quercus, en condiciones normales, crece entre 10 y 25 metros, pero en esta zona el árbol no pasa de los 2 metros. Los biólogos que han estudiado este bosque han concluido que el suelo rocoso, el viento y el clima han sido factores claves para que se desarrollen de este tamaño. Por ello, es único en el país.

El bosque, que contempla una manzana de las 243 hectáreas del área natural protegida, posee alrededor de 2,000 árboles, muchos de ellos centenarios. Lo saben los científicos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pues en ellos, la corteza y los anillos del árbol tienen características de árboles adultos, algunos poseen casi los 100 años. El roble es un árbol bastante longevo, y se han encontrado algunos en otras partes del mundo que rozan los 1,000 años.

2: Este tipo de bellotas son los frutos de estos robles enanos.

“El área fue declarada protegida en 2011, pero estos árboles han crecido en esta zona desde hace decenas de años. Es increíble cómo se han mantenido en el tiempo. Han tenido las amenazas de incendios y de madereros ilegales. Hay parcelas que incluso fueron ocupadas de trincheras durante la guerra y cortaron árboles para hacer zona de aterrizaje de helicópteros”, afirma Julio Perreira, uno de los guardabosques del lugar.

1: Una bromelia crece entre los troncos de un roble.

En la región, no solo el roble posee características de enanismo, también se encuentran dos especies más: el jiote enano y el agave. El jiote, también conocido como guantutuluco o jiote bonsái, es un árbol de la familia Burseraceae, que en condiciones normales crece hasta 15 metros de altura, pero en la zona del río Sapo, entre Arambala y Joateca, no pasa de metro y medio. El agave, de la misma familia del maguey, crece en similares condiciones.

La importancia de esta área natural protegida no solo radica en el bosque, sino en la biodiversidad de la zona en el tema de fauna en peligro de extinción. En el lugar, los guardabosques y biólogos han divisado pumas, nutrias de agua, búhos virginianus y el rey zope, todos en índices alarmantes de extinción.

3: No solo los robles crecen con enanismo en esta zona, también se encuentra el jiote bonsái, el cual se ha adaptado a crecer entre rocas.

243
 hectáreas cuenta en su totalidad el sitio protegido La Ermita.


2,000
 árboles cuenta aproximadamente el bosque, el cual tiene una manzana de extensión.

Lee también

Comentarios