Lo más visto

Más de El Salvador

El cáncer de Eduardo debe esperar

Enlace copiado
Equilibrio. Movilizarse entre San Sebastián y San Lorenzo implica pasar haciendo equilibrio sobre este tronco de palmera.

Equilibrio. Movilizarse entre San Sebastián y San Lorenzo implica pasar haciendo equilibrio sobre este tronco de palmera.

El cáncer de Eduardo debe esperar

El cáncer de Eduardo debe esperar

Enlace copiado
El sol aún estaba oculto cuando Eduardo salió ayer de San Cristóbal, Cuscatlán. Junto a su madre dejó su pequeña vivienda a las 4 de la mañana atiborrado con un gorro de lana amarillo y un tapabocas con dibujos de Walt Disney. Le practicarían un examen de sangre previo a la Tomografía Axial Computarizada

(TAC) que necesita para descubrir qué tanto ha evolucionado el cáncer que padece en el pulmón derecho. Eduardo tiene tres años y desde hace ocho meses recibe un tratamiento de quimioterapia en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom para eliminar el mal de su cuerpo. Ese tratamiento fue interrumpido ayer por la suspensión de labores que el sindicato de médicos ha impulsado en 27 hospitales de la red pública desde el pasado jueves.La protesta de los trabajadores de salud, quienes exigen una nivelación salarial para el próximo año y a la que tienen derecho por ley, impidió que el niño terminara una cita por la que ha luchado desde hace varias semanas. La prueba que le harían a Eduardo fue parte de los 6,749 exámenes que fueron suspendidos en los hospitales debido al paro de labores, según el consolidado de afectaciones ofrecido por el Ministerio de Salud (MINSAL).Ana, la mamá de Eduardo, lucía ayer desorientada en los pasillos inusualmente desolados del Hospital Bloom ante las nulas posibilidades de seguir el tratamiento de su hijo. Dice que el director de la institución logró adelantar la cita para que evaluaran la sangre del pequeño debido a la urgencia. Esa ayuda fue truncada. Después de obtener un no como respuesta en el laboratorio, la mujer subió hasta el octavo piso del centro de salud y pidió nuevamente la ayuda del director. Quince minutos después, bajó con la noticia de que no había nada por hacer. “Me dijo que volviera el lunes que me van a reprogramar la cita cuando todo esto se normalice. Usted siga viniendo, me dijo”, aseguró la mujer. Ana dice que ella no tiene trabajo, que su esposo es un jornalero y que ambos sobreviven con un par de dólares al día. No entiende por qué los médicos dejan de atender a los niños por exigir un aumento de salario cuando sabe que ganan bien. “A mí me toca pedir ayuda para poder conseguir los medicamentos para mi hijo. Pero ni modo, eso nos toca; voy a tener que prestar dinero para poder venir la otra semana hasta que logre obtener el examen de sangre. Mi hijo necesita urgentemente seguir con el tratamiento”, dice la mujer mientras le acomoda el gorro al pequeño.Dos horas y 40 minutos después de haber llegado al hospital, Ana salió con un rostro que reflejaba cansancio, preocupación; pero sobre todo impotencia.

Tags:

  • enfermedad
  • consulta
  • paro
  • medicos
  • bloom
  • salud

Lee también

Comentarios