Lo más visto

El caserío de los desaparecidos de Zaragoza

Investigadores policiales encontraron un cementerio clandestino en el que pandilleros del caserío La Vega enterraban a sus víctimas. Han exhumado cinco cadáveres desde diciembre a la fecha.
Enlace copiado
El caserío de los desaparecidos de Zaragoza

El caserío de los desaparecidos de Zaragoza

El caserío de los desaparecidos de Zaragoza

El caserío de los desaparecidos de Zaragoza

Enlace copiado
Albert Antony Grande Benítez, de 24 años, llegó el 30 de julio de 2016 a instalar una antena de cable satelital en una de las viviendas del caserío La Vega, en el cantón San Sebastián Asuchillo de Zaragoza, La Libertad. Subió hasta ese caserío asentado en la soledad de una colina en un vehículo tipo panel por una calle angosta, quebrada y de tierra, hecha para vehículos de doble tracción. Tras instalar la antena, Grande Benítez se despidió del cliente y comenzó a bajar. Desde ese momento, según relata un investigador policial, el joven desapareció en la calle, junto al panel que conducía. Nadie vio o escuchó nada, ya que las casas están separadas cada una por más de 100 metros.

De forma similar, en esa misma calle desapareció un niño de 12 años, cuatro agricultores, una madre que se quedaba en casa mientras su esposo trabajaba la tierra, un estudiante de bachillerato... En total, según habitantes, nueve personas desaparecieron.

Tras la denuncia de los padres de Grande Benítez, la División Central de Investigaciones (DCI) junto a la oficina fiscal de Zaragoza comenzaron a investigar el caso y llegaron hasta el caserío para averiguar qué pasó con el trabajador y con las otras nueve personas desaparecidas. En el caserío, los investigadores descubrieron que no solo estaban desapareciendo personas, sino que también al menos seis familias enteras decidieron abandonar sus hogares por temor a la pandilla que se pasea por la calle y entre la vegetación de la colina con fusiles M-16, Ak-47 y otras pistolas calibre 9 milímetros.

En el terreno de una de las casas abandonadas, la que está ubicada más arriba de todas en la colina, los investigadores encontraron el tablero y un par de asientos quemados que supuestamente eran del panel que manejaba Grande Benítez y que los pandilleros presuntamente desmantelaron. Tras el hallazgo, la policía comenzó a hacer operativos de búsqueda de los miembros de pandilla que operan en la zona.

“Cuando uno viene a patrullar al lugar, sobre todo en las noches, se escuchan disparos arriba de la colina o bien abajo desde donde andamos, como para intimidarnos. Porque estos pandilleros tienen armas largas, están bien armados. Y estos terrenos abandonados parecen un polígono de tiro donde los pandilleros han estado en adiestramiento”, dijo a este periódico uno de los agentes que patrulla en el caserío.

Según un investigador de la Policía Nacional Civil (PNC), los patrullajes han dejado como resultado la captura de al menos 10 pandilleros que operaban en la zona. Uno de esos detenidos dijo a los policías que en la colina la pandilla había enterrado a Grande Benítez y a más personas desaparecidas.

Cementerio clandestino

El 28 de diciembre de 2016, con la información que obtuvieron los investigadores, el criminalista Israel Ticas llegó a la colina del caserío para inspeccionar el lugar y comenzar el trabajo de exhumación. Ese día, Ticas no solo encontró el cadáver de un hombre con las características de Grande Benítez, también encontró otra fosa con otro cuerpo enterrado a escasos 5 metros.

“Desde el 28 de diciembre hemos venido trabajando y encontrando más cadáveres en fosas distintas. Solamente ayer (lunes), hemos encontrado dos cuerpos más, con los que suman cinco. Estos cuerpos fueron enterrados entre mayo y junio del año pasado. Lo sé porque la tierra había conservado muy bien los cuerpos, ya que fueron enterrados en época de invierno y eso significa humedad que conserva a las víctimas”, explicó el criminalista de la Fiscalía General de la República.

El criminólogo detalló que entre las víctimas fue encontrada una de aproximadamente 1.52 metros de altura, lo que podría coincidir con el niño de 12 años que desapareció en el caserío el año pasado.

“Ninguna de las víctimas ha sido identificada todavía. Hemos encontrado personas con características de las que han desaparecido, pero hay que esperar los resultados de las pruebas de ADN que está haciendo Medicina Legal”, explicó el criminalista. También dijo que han encontrado el cadáver de una persona “con las características del muchacho (Grande Benítez) que andábamos buscando, pero lo extraño es que no fue encontrado con el uniforme de la empresa, que andaba el día en que desapareció”.

Ticas informó, además, que abajo de la colina, en un sector conocido como Los Naranjos, la Fiscalía y los investigadores seguirán inspeccionando, ya que han obtenido información de que en ese lugar hay otras fosas con dos cadáveres enterrados.

 

Tags:

  • cementerio clandestino
  • desplazamientos
  • pandilla
  • israel ticas
  • desaparecidos

Lee también

Comentarios