Lo más visto

Más de El Salvador

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

Desde casi tiempos inmemoriales, y sin que te des cuenta, ya lo ves como una obviedad. El delantal siempre ha estado presente en el diario quehacer de muchas mujeres.
Enlace copiado
El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

El delantal, ni te imaginas de dónde proviene

Enlace copiado
La señora del mercado, la de la tienda, las abuelitas mismas, por lo general, siempre han acompañado su atuendo diario con un delantal. Una pieza más de su ajuar que les ayuda en su actividades y que a pesar del tiempo está lejos de desaparecer.

Definitivamente, algo que no que no puede faltar en una vendedora o en una cocinera es un delantal puesto. Aunque este sea sencillo, es más que práctico y necesario en la jornada laboral de estas mujeres.
 
Si bien esta pieza nació en Europa, se fue extendiendo hasta este lado del mundo y transformándose en lo que acá se conoce como delantal; en nuestro país por lo general esta prenda se asocia a humildes vendedoras de los mercados, puestos de comidas, entre otros.

Cómo está formado

Un delantal, tal como los salvadoreños lo conocen, no es más que una pieza de tela que se amarra a la cintura y elaborado en tela dacrón, los más sencillos, o tela galleta; estos pueden ir estampados o con tiras bordadas, con blonda o encaje y tienen por, lo general, tres bolsas y dos más secretas con cremallera, en las que sus dueñas “esconden” el dinero.
 
Ya los delantales más decorados pueden llevar detalles de organza, flores, bipiur, listones de color, de embutido, tiras de lluvia y ser elaborados en tela de microbit o lo que la clienta quiera, porque estos incluso pueden hacerse al gusto de las señoras. Además agregarles las bolsas que se deseen, pero estos son casos especiales.

Los precios de estos productos van desde los $2.50 el más sencillo, $7.50 lo más elaborados y $11 el que lleva mucho más adorno y que no cualquier vendedora se pone.
Hay casos en los que esta prenda se ha hecho al gusto de la cliente y que su costo ha llegado hasta los $40. Estos, según los comerciantes, han sido vendidos a personas de Guatemala.
 
Son pocos los hombres que lo utilizan hoy en día, pero hay casos en que su profesión lo requiere y aunque en un principio nació para ellos, debido a que ha sufrido grandes cambios en su evolución, generalmente es de uso femenino.

Estos son algunos tipos de delantales:

Tradicional. Este es un delantal sencillo, está confeccionado en tela dacrón, color rosado y con tiras de encaje, cuenta con dos bolsas y una escondida con cremallera. Su costo es de $2.50.



Tela galleta. Este delantal está elaborado en tela galleta con tiras de organza y de encajes, también listones de colores. Posee tres bolsas y dos escondidas con su cremalleras. Su precio es de $5.



Más detalles. Este delantal, siempre elaborado con tela de galleta, cuenta con más detalles. Lleva tiras de organza con embutido, listones, flores y posee tres bolsas vistas y dos escondidas. Su precio es de $7.50.



Colorido. Elaborado en tela microbit, este delantal tiene muchos colores debido a sus tiras de listones, flores y bisutería tipo lluvia, entre otros. Tiene tres bolsas y dos escondidas. Su precio es de $7.50.



Grande. Este delantal es el más grande de su tipo. También está elaborado en tela microbit, con listones de color, lluvia, flores, entre otros. Su costo es de $11.


 

Tags:

  • delantal
  • el salvador

Lee también

Comentarios