Lo más visto

Más de El Salvador

El día en que el trabajo se dejó por la celebración

El presidente hizo alarde en su discurso de la generación de empleos que ha logrado en sus dos años al frente del país, pero muchos de los beneficiados con este logro abandonaron sus puestos de trabajo, para celebrar con él en un acto público. El mandatario rindió un informe de labores, una tarea que muchos no hicieron ayer por la mañana.
Enlace copiado
Asistentes.  Los trabajadores del FOVIAL son los que en su mayoría se encontraban en el lugar de la celebración. Otros empleados lucieron gorras alusivas a los dos años de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.

Asistentes. Los trabajadores del FOVIAL son los que en su mayoría se encontraban en el lugar de la celebración. Otros empleados lucieron gorras alusivas a los dos años de gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.

Sin trabajar.  Empleados de la Dirección General de Protección Civil dejaron ayer por la mañana sus puestos de trabajo, para celebrar con el presidente Sánchez Cerén.

Sin trabajar. Empleados de la Dirección General de Protección Civil dejaron ayer por la mañana sus puestos de trabajo, para celebrar con el presidente Sánchez Cerén.

Recursos del Estado.  Varios trabajadores del Ministerio de Obras Públicas llegaron al lugar de la celebración en vehículos de esa cartera de Estado.

Recursos del Estado. Varios trabajadores del Ministerio de Obras Públicas llegaron al lugar de la celebración en vehículos de esa cartera de Estado.

Saludo.  El presidente Salvador Sánchez Cerén y el vicepresidente Óscar Ortiz saludan a los empleados públicos y activistas, que  celebraban su segundo año de gobierno.

Saludo. El presidente Salvador Sánchez Cerén y el vicepresidente Óscar Ortiz saludan a los empleados públicos y activistas, que celebraban su segundo año de gobierno.

El día en que el trabajo se dejó por la celebración

El día en que el trabajo se dejó por la celebración

Enlace copiado
Mientras el presidente Salvador Sánchez Cerén dejaba ayer por la mañana su lugar de trabajo, para rendir un informe ante los diputados sobre lo que consideró los logros de su segundo año de gobierno, simultáneamente, muchos empleados públicos dejaron también los suyos, pero no precisamente por cuestiones laborales.Cientos de servidores estatales llegaron ayer a la calle que separa a la Corte Suprema de Justicia con Medicina Legal, el lugar destinado para que el mandatario, después de su discurso oficial, festejara en un entarimado.Paradójicamente, muchos de esos empleados que ayer dejaron sus puestos de trabajo, son de los beneficiados con lo que ayer hizo alarde el gobernante como uno de los grandes logros de su segundo año de gestión: la generación de empleo.De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 2009 a 2014, en El Salvador se han creado 40,000 nuevas plazas en el Estado. Ayer en su discurso, el presidente manejó una cifra de 35,000.Había personal de ministerios como Obras Públicas, Gobernación y Justicia y Seguridad Pública. Había también del Viceministerio de Transporte, Protección Civil, Centro de Ferias Internacionales y Convenciones (CIFCO) y Fovial, entre otras instituciones.Emocionados, como si se tratase de niños que entusiasmados van a un paseo, los servidores públicos fueron uno a uno bajando de los autobuses que los habían llevado hasta el lugar de la celebración, que matizado con el color rojo de miles de activistas del FMLN, parecía más que un festejo, un mitin electoral.El “dale salvadoreño”, del “Sombrero Azul”, se escuchaba constantemente, en medio de sonidos de vuvuzelas, consignas y el tímido baile de alguno que otro empleado público.El presidente dejó la banda presidencial en su vehículo y se despojó de saco y corbata para subir a la tarima junto a diputados y empleados de gobierno. Dejó también la seriedad y el protocolo al momento de hablar, pero lo hizo para celebrar. Medardo González, primer designado a la Presidencia, también se despojó de su sacó, más no del discurso confrontativo, que fue desde la ANEP, hasta el partido ARENA y que contrasta con los acuerdos logrados por el presidente Salvador Sánchez Cerén y el vicepresidente Óscar Ortiz, en reuniones con representantes de la gremial empresarial, de mantener un diálogo de respeto y no confrontativo.“El presidente Salvador Sánchez Cerén, está, aunque le duela a los señores que hablaban ahora (ayer) ahí en TCS (ANEP), este gobierno, presidido por Salvador y a mucha honra del FMLN, está haciendo las cosas bien...'Claro, los señores, que no tienen otro oficio más que ladrar... (algarabía de la gente), no les queda de otra más que ladrar de allá para acá', complementó el también diputado, quien se caracteriza porque suele asistir muy poco a su lugar de trabajo en la Asamblea.Los discursos concluyeron y con ellos la celebración del segundo año de gobierno de Sánchez Cerén. Los activistas se fueron quizás de regreso a sus hogares y los empleados públicos a sus lugares de trabajo.

Lee también

Comentarios