Lo más visto

Más de El Salvador

El día que se le rinde homenaje a la pupusa

Enlace copiado
La más grande. En Olocuilta se preparó la pupusa de arroz más grande del mundo, que no podía faltar en la celebración del Día Nacional de las Pupusas.

La más grande. En Olocuilta se preparó la pupusa de arroz más grande del mundo, que no podía faltar en la celebración del Día Nacional de las Pupusas.

Enlace copiado

Rosario Alvarenga no dudó en ser la única mujer que participó en el concurso del Comelón de Pupusas, en Olocuilta,

para demostrar que el sexo femenino no se queda atrás en lo que a degustar este platillo se refiere. Aunque entró con desventaja de tiempo porque el resto de participantes ya había iniciado, 15 minutos le bastaron para ingerir 12 unidades del platillo salvadoreño. Aunque no ganó el primer premio, sí recibió uno de menor cuantía en reconocimiento al esfuerzo y por ser la única mujer en animarse. Dijo que no es la primera vez que participa y ha comido hasta 26 pupusas. “Pasó un detalle, que vine un poco tarde y lo otro es que yo no como chicharrón, entonces hice un esfuerzo. Pero a mí me encanta concursar”, expresó esta madre de seis hijos que llegó desde Ilopango con dos amigas. El ganador del concurso fue José Manuel Soriano por ingerir 28 pupusas en media hora; en segundo lugar quedó Óscar Armando Girón, con 27; y en tercer lugar, José Norberto Guzmán, con 22 pupusas. Decenas de personas llegaron a Olocuilta, en el departamento de La Paz, para observar las actividades de celebración del Día Nacional de las Pupusas, establecido para el segundo domingo de noviembre por Decreto Legislativo N.º 655 del 1.º de enero de 2005. El municipio es uno de los lugares más visitados para degustar las pupusas de arroz y donde se prepara la más grande del mundo, pues desde hace dos años ostenta ese puesto en el libro Guinness de los récords.Este año no podía ser la excepción, desde el sábado al menos 25 trabajadoras del pupusódromo El Manguito comenzaron con la preparación de los ingredientes: 300 libras de harina de arroz, 200 libras de queso, 115 libras de frijol, 10 libras de loroco y 80 libras de chicharrón. Ingredientes necesarios para hacer una gigantesca pupusa revuelta. La parte más difícil fue la cocción de los frijoles y el chicharrón, dijo Carmen Esperanza, una de las personas que estuvo en la preparación.Fue a las 12:30 de la tarde cuando comenzaron a llevar los insumos para elaborar la pupusa de 4.5 metros de diámetro. Su confección tardó un poco más de dos horas y la laboriosidad de más de una veintena de personas. El siguiente paso fue poner las enormes planchas metálicas al fuego y esperar a que estuviera lista y degustaran de ella los cientos de visitantes que llegaron a Olocuilta por este plato.En este municipio hay cuatro sectores dedicados a la comercialización de pupusas, lo que significa que al menos cerca de 500 familias subsisten de la elaboración y venta de esta comida típica salvadoreña, elaborada principalmente con harina de arroz, comentó el alcalde de dicha ciudad, Marvin Rodríguez.Por su ubicación en la carretera hacia el aeropuerto internacional, constituye una visita casi obligada para muchos viajeros nacionales pasar por Olocuilta para disfrutar de las variedades que amablemente ofrecen las pupuseras.“Ya estamos bien reconocidas en todo el país y hasta partes del mundo”, dijo Josefina Flores, quien desde hace siete años también participa en la elaboración de la gigantesca pupusa.

Lee también

Comentarios