El dilema de la distribución de los concejos municipales

Petición de nuevas Ideas podría afectar la pluralidad de los concejos municipales. El Código electoral ya establece los mecanismos para distribución de cargos.

Enlace copiado
Concejo. Polémica por la forma de distribución de los concejos municipales.

Concejo. Polémica por la forma de distribución de los concejos municipales.

Enlace copiado

Por cuarto día consecutivo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) pospuso el cierre del escrutinio final de las elecciones legislativas y municipales. Esto tiene un solo motivo: la petición de Nuevas Ideas (NI) de revisar la distribución de 83 concejos municipales donde, argumentan, "les están robando regidores".

Esto pese a que NI ha ganado 150 alcaldías en el país, lo cual le otorga un pase seguro a tener una representación mayoritaria en esos concejos municipales.

La polémica existente surge de la forma en que es distribuido el número de regidores en cada concejo municipal.

Desde 2015, a fin de construir concejos municipales plurales — que incluyan personas de diferentes partidos políticos— se hizo una reforma al Código Electoral que incluyó un sistema de cocientes y residuos electorales .

En este sistema, el partido ganador ya tiene segura una mayoría simple de regidores —la mitad más uno—, independientemente de si gana con un voto de diferencia o con 500. Pero si gana con una mayoría absoluta, es decir, que incluso sumando los votos de todos los partidos en contienda no alcalzan su número de votos, este partido ganador tendrá derecho al número de regidores obtenidos proporcionalmente con sus votos.

Para esto, el TSE aplica una fórmula. Divide el total de votos del municipio entre el número de regidores que le corresponden —por ejemplo, en San Salvador son 10 regidores—. De esa división resulta un número que se conoce como "cociente electoral".

Luego, se toma el número de votos de cada partido y se divide entre el cociente electoral. Lo que resulta será el número que determinará cuántos regidores tendrá ese partido. En el caso San Salvador, por ejemplo, NI-GANA obtuvo 100,768 votos. Al dividir esto entre el cociente electoral de San Salvador (14,768) da un total de 6.73. Es decir, que a la coalición ganadora le tocará ese número de regidores. Sin embargo, queda un sobrante de votos que se refleja en esos decimales.

"Se le da la mitad más uno para que pueda tomar decisiones", explica la abogada Ruth Elenora López ,y agrega que "ahorita el problema no son los que se ganan con mayoría simple, sino los que se ganan con más del 50%".

Esto ocurre porque el partido NI ha ganado de manera arrasadora en varias comunas, lo cual le deja un residuo muy grande, que incluso supera el número de votos de los demás partidos.

Volviendo al caso de San Salvador, el cociente electoral del FMLN es de 0.38 porque obtuvo una cantidad muy baja de votos, mientras que el residuo de NI es de 0.73. Es decir, que si la ley incluyera ese residuo, el partido ganador (NI-GANA) tendría derecho a un regidor más.

Sin embargo, la ley no lo contempla. Un cambio de esta naturaleza requeriría una reforma aprobada por la Asamblea Legislativa, dijo López, pues aunque el TSE es la máxima instancia en materia electoral, no le corresponde modificar la ley.

Según el calendario electoral, el TSE tiene hasta el 31 de marzo para dar los resultados en firme. En las elecciones 2018, los resultados se dieron 17 días después de las elecciones. En esta ocasión, el Tribunal ya lleva 18 días a la cuenta, luego de haber tenido que solventar varias dificultades, como la acreditación de representants de NI en las mesas del conteo de votos.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines