“El domingo Chanchullo van a hacer estos”

A Ixchel le escaneron su Documento Único de Identidad cuando fue a la primera capacitación porque iba a ser parte de una JRV. Ayer le dijeron que ya no y ahora teme que utilicen su información para poner a votar a alguien más.

Enlace copiado
“El domingo Chanchullo van a hacer estos”

“El domingo Chanchullo van a hacer estos”

Enlace copiado

Ixchel Siliézar de Velásquez supo que iba a estar en una JRV desde que el TSE hizo público que se podía consultar quiénes habían salido en el sorteo que hicieron. Asistió obediente a sus dos capacitaciones, la última la recibió el tercer fin de semana de febrero. El primer sábado que fue a capacitarse “les quitaron” el DUI para escanearlos. Cuenta que casi todos los que llegaron al Instituto Técnico Industrial (INTI) eran de los que habían salido en el sorteo. El segundo sábado que llegó ya no les pidieron el documento.

Ayer llegó al INTI, como le habían dicho, a traer su credencial para ir el domingo al centro de votación a trabajar en la mesa electoral. Para su sorpresa, los encargados le dijeron que no estaba en las listas. “No aparece, no tengo su credencial”, dice que le respondió el encargado, “¿y entonces?”, preguntó ella, “entonces está exenta”, le contestaron. Las alarmas de ella se encendieron.

Ixchel insistió en que se le comprobara que había quedado fuera, la amenaza de que sería multada aún está en su mente. Al final le dijeron que llegara a las 5 de la mañana al centro de votación para que el delegado de la JEM le confirmra si estará en una JRV o no.

El temor de Ixchel está en que su información fue captada por los capacitadores y no sabe qué harán con ella si no participa en las JRV. “A mí me hace pensar que el domingo chanchullo van a hacer todos estos hombres, porque si han escaneado nuestros duis, qué certeza jurídica tengo yo de que no van a utilizar ese escaneo para otra persona”.

Aparte de la amenaza de la multa que les hicieron los capacitadores, Ixchel comenta que ellos mismos les dijeron que el TSE no les iba a proporcionar ni agua ni papel higiénico ni nada aparte de los insumos electorales en los centros de votación, porque para eso les harían un anticipo de $10. Les dieron un número de teléfono para que preguntaran, pero nunca les contestaron.

“Lo del dinero lo iba a preguntar por teléfono no porque me estoy muriendo por los 10 pesos, pero hay gente que salió electa que sí los necesita para comer ese día o para transportarse”, concluyó Ixchel.

Lee también

Comentarios

Newsletter