El Salvador  / politica LO MÁS LEÍDO

El escrache político, la nueva forma de protesta que comienza a ganar terreno en El Salvador

La manifestación de protesta contra el diputado Schafick Hándal fue la última muestra de la tendencia que inició en Argentina a inicios de la década pasada y que ha tenido a algunos políticos hispanoamericanos como presas.

Enlace copiado
Protesta. El escrache político es una forma de protesta de los ciudadanos contra políticos  que ha ganado terreno en el país.

Protesta. El escrache político es una forma de protesta de los ciudadanos contra políticos que ha ganado terreno en el país.

Enlace copiado

El escrache político ha ido tomando protagonismo en El Salvador, donde se ha conocido como una expresión de protesta y descontento hacia la, hoy día, clase política opositora del Gobierno. Su más reciente muestra se dio el jueves pasado cuando un simpatizante del partido Nuevas Ideas insultó al diputado por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Naciona (FMLN), Jorge Schafick Hándal, en las afueras de la Asamblea Legislativa.

El ciudadano identificado como José Roberto Silva, con megáfono en mano, profirió algunos calificativos e insultos contra el legislador cuando este se bajaba de un vehículo. Hándal respondió a los señalamientos también con insultos. El video fue compartido en las redes sociales, incluso por empleados de Casa Presidencial cercanos al presidente de la república, Nayib Bukele.

El diccionario de la Real Academia Española define el escrache como una "manifestación popular de protesta contra una persona, generalmente del ámbito de la política o de la administración, que se realiza frente a su domicilio o en algún lugar público al que deba concurrir" y a sido utilizado por seguidores de diversas ideologías políticas en países como España, Paraguay, Brasil, Nicaragua y Argentina, donde fue bautizada.

En sí, el término escrache se deriva del americanismo escrachar , el cual significa, entre otras cosas, "dejar en evidencia a alguien" y "golpear duramente a alguien".

El acto del pasado jueves fue celebrado en las redes sociales por simpatizantes del Gobierno, los cuales incluso tildaron como "héroe" y "un ciudadano ejemplar". Empero, otros aseguraron que se trató de una acción que sobrepasó al irrespeto, por lo que no puede ser celebrada ni avalada.

Sin embargo, este tipo de manifestaciones o provocaciones comenzó a potencializarse durante la pasada campaña presidencial, en la que algunos simpatizantes del hoy presidente Bukele grabaron con sus teléfonos los momentos en los que pedían a los dirigentes o militantes de ARENA "devuelvan lo robado". Incluso en algunas cuentas de Facebook se promovía, a cambio de dinero, que más personas se atrevieran a encarar a los militantes del partido tricolor.

En otros países políticos como Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno español y Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, han sido objeto de "escracheo" que han generado también discusiones sobre la posibilidad de que estos puedan llegar a ser penalizados por vulnerar derechos.

Discusión en pleno

El caso del pasado jueves contra el diputado Schafick Hándal abrió el debate en la sesión plenaria del 5 de marzo en la Asamblea Legislativa.

Los legisladores responsabilizaron al presidente de la república, Nayib Bukele, de promover entre sus seguidores el odio contra los diputados y al mismo sistema de partidos políticos.

"Exigimos al presidente Bukele que mantenga los preceptos constitucionales que establece nuestra Constitución como son: promover la armonía social y conservar la paz y tranquilidad interna", pidió la jefa de fracción del FMLN, Nidia Díaz.

La diputada de ARENA, Martha Evelyn Batres, aseguró que el caso de Hándal no es el único. Dijo que varios de sus colegas han vivido agresiones en la calles y en centros comerciales en los que se han visto enfrentados por ciudadanos.

Se sumó a la discusión el diputado de GANA, partido afín al gobierno, Guillermo Gallegos, quien justificó que la población está reaccionando ante las actuaciones "incorrectas" de los políticos, incluido él, pues contó que también ha sido víctima del rechazo.

"Les voy a contar una anécdota. Recién salido de ARENA,cuando formamos GANA, con hijito de tres años estábamos en una iglesia católica, y se me acerca una señora y me dice: "Que Dios lo bendiga". Cuando yo le extiendo la mano y le dijo: "Qué Dios la bendiga". Me dice ella: "Qué Dios lo bendiga vende patria". Eso me dolió. Lo sufrí", anécdota que usó para llamar a la reflexión al resto de partidos y cambiar su actuación.

Por su parte, el presidente Nayib Bukele, hizo eco, en sus redes sociales, a la discusión que se abrió en la Asamblea y expresó que "ahora los diputados quieren meter a la cárcel por 15 años, a quienes les griten en la calle... Se están pasando. Les aconsejo que paren".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines