Lo más visto

Más de El Salvador

El floreciente negocio del cartel de Metapán en Guatemala

El Registro Mercantil de Guatemala consigna que uno de los integrantes del cartel Los Quijada, de Metapán, compró un hotel en Esquipulas y una empresa desde la que puede comercializar desde vacas hasta vehículos pesados.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Ángel Gómez Único administrador.  Roberto Leonel Quijada, investigado en El Salvador por narcotráfico, aparece como representante legal del Hotel IV Centenario de Esquipulas, que luce recién remodelado con acabados de lujo.

Foto de LA PRENSA/Ángel Gómez Único administrador. Roberto Leonel Quijada, investigado en El Salvador por narcotráfico, aparece como representante legal del Hotel IV Centenario de Esquipulas, que luce recién remodelado con acabados de lujo.

Enlace copiado

El Hotel IV Centenario de Esquipulas, en el departamento guatemalteco de Chiquimula, luce remozado el miércoles 25 de abril de 2018. Las paredes blancas y el azul de la piscina al centro de las 25 habitaciones evidencian la remodelación del establecimiento que, según autoridades salvadoreñas, fue pagada por Roberto Leonel Guerra Quijada, de 45 años, uno de los supuestos integrantes de Los Quijada, una estructura de narcotraficantes afincada en la zona rural de Metapán, municipio salvadoreño fronterizo con Guatemala.

LA PRENSA GRÁFICA pudo constatar que Guerra Quijada aparece en el Registro Mercantil de Guatemala como “administrador único y representante legal” de la empresa Esqui Negocios, la cual adquirió el Hotel IV Centenario en abril de 2016. Los documentos consultados por este periódico dan cuenta que el integrante de Los Quijada también es el “representante legal” del hotel, pero no hay forma de comprobar cuánto pagó por obtenerlo porque esa información no es de acceso público en Guatemala.

Esqui Negocios es una compañía que, según la patente, está dedicada a “la compra, venta, importación, exportación en general de toda clase de bienes, mercaderías y productos. La comercialización de granos básicos, productos agropecuarios, materias primas, compraventa de ganado, maquinaria y equipo, vehículos livianos y pesados y refacciones para los mismos, bienes muebles o inmuebles. Arrendamiento y prestación de toda clase de servicios de consultoría en general”.

Los documentos del Registro Mercantil de Guatemala establecen que la compañía comparte la misma dirección del Hotel IV Centenario: once calle colonia Quirio Cataño, Esquipulas, departamento de Chiquimula.

Guerra Quijada aparece en documentos oficiales como un ciudadano guatemalteco con el nombre de José Roberto Quijada Barrera, a pesar de que la partida de nacimiento salvadoreña da cuenta que nació en el Valle de Los Quijada del cantón Mal Paso de Metapán, el 15 de julio de 1973.

LA PRENSA GRÁFICA también pudo comprobar que el salvadoreño acudió a una notaria guatemalteca en diciembre de 2012 para cambiarse el nombre. El periódico La Hora, de Guatemala, publicó varios edictos en enero de 2013 donde anunció el cambio de identidad de Guerra Quijada.

Tres años después, ya con el cambio de nombre aprobado, Guerra Quijada contrató a otro abogado guatemalteco para hacer oficial su nombramiento como administrador único y representante legal de la sociedad Esqui Negocios, según consta en un acta notarial en poder de LA PRENSA GRÁFICA.

En ese documento se hace constar que Guerra Quijada, ahora con el nombre de José Roberto Quijada Barrera, será el dueño de la empresa por los siguientes tres años. Hasta abril de 2019.

Las autoridades salvadoreñas empezaron a investigar a Guerra Quijada el 13 de marzo del año pasado. Ese día, un equipo de agentes antinarcóticos y fiscales de la unidad especializada antinarcotráfico llegaron hasta el Valle de Los Quijada del cantón Mal Paso de Metapán, para allanar las casas de Élmer Renán López Quijada y Josué Eliseo Quijada Martínez, quienes fueron capturados en la zona conocida como El Poliedro, en Lourdes, Colón (La Libertad), cuando viajaban con un alijo de 160 kilogramos de cocaína, valorado en unos $ 4 millones.

Un día antes de esa captura, la División Antinarcóticos (DAN) recibió información de inteligencia policial que alertaba sobre un trasiego de cocaína desde la playa El Cuco, departamento de San Miguel, hasta Guatemala. La droga sería trasladada utilizando un paso ciego en la zona rural de Metapán. La información solo proporcionaba el color y el número de placa de los dos pick up donde sería transportada la droga.

Con esa información, los investigadores colocaron un dispositivo de control en los alrededores del monumento Bienvenido a Casa, en la capital salvadoreña. Tras varias horas de seguimiento fallido a pick up con características similares, lograron ubicar a uno de los vehículos hasta detenerlo en El Poliedro.

Los documentos de los dos ocupantes del vehículo, López Quijada y Quijada Martínez, tenían como dirección de residencia el caserío Valle de Los Quijada. Horas después, los investigadores encontraron en ese lugar sendas casas con acabados de lujos y la instalación de un circuito cerrado de televisión para vigilancia externa de las propiedades.

Ese día allanaron cuatro casas: dos a nombre de cada uno de los detenidos con la cocaína. Una tercera propiedad de Milton Quijada García, quien sospechan que viajaba en el otro vehículo que logró evadir el control policial, y la cuarta casa pertenecía a Roberto Leonel Guerra Quijada, el dueño del lujoso hotel en Guatemala.

Datos del Centro Nacional de Registros salvadoreño dan cuenta que los dueños de esas cuatro propiedades son miembros de un mismo clan familiar: padres, hermanos, sobrinos y primos.

Habitantes de la zona le contaron a LA PRENSA GRÁFICA en esa ocasión que los residentes de las lujosas casas acumularon esa riqueza en los últimos años, porque antes vivían en casas de lámina y adobe. LA PRENSA GRÁFICA pudo constatar que también poseen otras propiedades en Guatemala, un tema que será tratado en una segunda entrega de este reportaje.

En marzo pasado, las autoridades regresaron al Valle de Los Quijada por sospechas que otros integrantes del clan seguían operando. Esa vez encontraron al patriarca de la familia: Isaac García Lemus, procesado por contrabando y trata tras el hallazgo de efectivo y rastros de cocaína en su casa.

Lee también

Comentarios