Lo más visto

Más de El Salvador

El henequén, la fuente de vida en Osicala

La planta del henequén es uno de los productos más representativos de varios municipios del oriente del país, especialmente en Morazán.
Enlace copiado
1 Producción.  Del henequén se obtienen lazos y también es la materia prima para muchas artesanías.

1 Producción. Del henequén se obtienen lazos y también es la materia prima para muchas artesanías.

Enlace copiado

Salomón Sánchez García, de 85 años de edad, residente del municipio de Osicala, en Morazán, se dedica al cultivo del henequén desde hace 71 años; convirtió este trabajo en la principal fuente de ingreso económico para su familia.

"Cuando tenía 14 años de edad, le dije a mi padre que me diera unas parcelas de tierra para cultivar el henequén; que lo quería hacer propio, desde entonces me dedico a esto", manifestó don Salomón.

El mezcal es una fibra obtenida del henequén, la cual es transformada, en un torno artesanal, en materia prima para la creación de diversidad de artesanías y souvenirs como matatas, bolsos, hamacas, cuadros, sombreros, alfombras, flores y muñecas, entre otras.

Don Salomón expuso que "para obtener los primeros ingresos del henequén hay que esperar unos cinco años después de que se cultiva el hijuelo, se le debe dar mantenimiento; el primer año de producción no le da muchos ingresos al propietario, las ganancias se ven desde la segunda cosecha en adelante".

A cada parra adulta de henequén se le pueden cortar entre 35 a 45 hojas por año, don Salomón dice que cuando inició este trabajo, sembró 200 hijuelos, posteriormente llegó a cultivar hasta cinco manzanas de tierra con estas plantas.

Entre cada surco los productores pueden sembrar granos básicos durante el invierno para poder aprovechar la tierra. Estos cultivos no afectan a la producción de henequén.

Don Salomón aseguró que por una emergencia económica pueden cortar las pencas cada seis meses, pero lo ideal es hacerlo cada año. La vida útil de una planta puede ser hasta de 40 años, pero se le debe dar un mantenimiento adecuado.

"Después de que se corta el henequén, se debe pasar por una máquina que se llama desfibradora, luego se lava en la pila, posteriormente se pone en los tendederos para que se seque", añadió.

Por cada desfibradora, don Salomón necesita de 14 trabajadores diarios. El costo de un quintal de henequén desfibrado es de $70, expuso.

La producción del henequén es un trabajo en equipo. Don Tobías Martínez, artesano del henequén, de 80 años de edad, se dedica a la elaboración de lazos del henequén "hago esto desde que tenía 13 años de edad, empecé dándole vuelta al torno, luego aprendí a hilar", dice.

Este productor elabora dos pacas de lazos diarios, de 60 unidades cada una "se necesitan tres personas para elaborar un lazo", dijo.

Albany Martínez de diez años de edad, aseguró que ayuda a su abuelito Tobías a la fabricación de lazos. "Me gusta ayudar a mi abuelito, paso tiempo con él, ahorita yo le doy vuelta al torno" comentó la menor.

Cada paca que fabrica es vendida en el mercado a $45 , elabora dos pacas diarias, iniciando a las 5:00 a.m., y de cada quintal de mezcal, que compra don Tobías, hace dos pacas y media de lazos.

En el municipio de Osicala fundaron hace varios años la cooperativa Asociación de Henequeneros Agropecuarios de Morazán, que en la actualidad cuenta con 25 miembros, a nivel departamental.

"Hemos tratado la manera de mantener viva la producción del henequén", comentó el presidente de la asociación, Adán Villeda.

Según Villeda, todos los miembros lamentan no recibir ningún tipo de ayuda por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), tampoco les brindan asesoría técnica, ya que por sus propios medios deben de ingeniárselas para poder cultivar, producir, y vender el henequén y sus derivados, confesó.

Tags:

  • Morazán
  • Henequén
  • producción
  • Osicala

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines