El monstruo de asfalto

Cuando el sol todavía bosteza entre lejanos celajes color naranja, cientos de vehículos de todo tipo y tamaño comienzan a rodar. Ruidos de motores, sonidos de claxon por doquier, contaminación que enrarece el ambiente se juntan por la mañana en el bulevar del Ejército. Más bien, es el “bulevar del caos”.
Enlace copiado
El monstruo de asfalto

El monstruo de asfalto

El monstruo de asfalto

El monstruo de asfalto

Enlace copiado
 Procedentes de distintos puntos del oriente de San Salvador (Soyapango, Ilopango, San Martín y otros) miles de personas se transportan hacia sus lugares de trabajo y estudio. Listos para la demanda, buses, microbuses y una minoría de vehículos, hacen uso del único acceso real que conecta a la periferia oriental con la capital. Siendo la entrada a la capital desde el oriente del país y la vía por donde más vehículos circulan diariamente, dicho bulevar es un dolor de cabeza para todos. Datos del Viceministerio de Transporte revelan que a diario hacen uso del bulevar 53,965 automotores.El momento más crítico para circular de oriente a poniente por esa arteria es entre las 6:30 y las 8 de la mañana, es decir la hora de entrada de los escolares y empleados. Por la tarde el período difícil es a partir de las 4:30 p. m., al finalizar la jornada laboral. En esas “horas pico”, un autobús o un carro particular se tarda aproximadamente una hora y media en hacer el recorrido. Por la noches, puede hacerlo en menos de 25 minutos.

Lee también

Comentarios

Newsletter