Lo más visto

El Salvador  / judicial Lo más leído

El nexo entre Mecafé y el presidente del Banco Hipotecario en el caso Mauricio Funes

La trama del presunto saqueo durante el gobierno de Mauricio Funes incluye una cuenta en la banca privada y cuentas en el Hipotecario. Entre las transferencias realizadas hay una al extranjero para la compra de helicópteros.
Enlace copiado
Detenido. Manuel Rivera Castro es uno de los seis detenidos por el caso Saqueo Público.

Detenido. Manuel Rivera Castro es uno de los seis detenidos por el caso Saqueo Público.

Enlace copiado

La Fiscalía General de la República (FGR) señala que el Banco Hipotecario es la principal institución financiera que permitió el saqueo de más de $351 millones de fondos públicos durante el gobierno del expresidente Mauricio Funes. El seguimiento que la Fiscalía hizo de la ruta del dinero evidencia que millones de dólares de fondos públicos pasaron de una cuenta en un banco privado a cuentas de particulares en el Banco Hipotecario, sin generar ninguna alerta.

El Banco Hipotecario estaba a cargo de Manuel Rivera Castro, un hombre de confianza del empresario Miguel Menéndez (“Mecafé”), amigo de Funes, según lo ha establecido la Fiscalía en la investigación. Tanto Rivera como Menéndez están detenidos, acusados del delito de lavado de dinero.

Dos testigos cercanos a Funes le contaron a la Fiscalía que Menéndez puso a Rivera en el cargo de presidente del Banco Hipotecario en junio de 2011. “Le consta que era bien amigo de Manuel Rivera, pues este llegaba a las instalaciones de CIFCO a visitar a Miguel Menéndez, y este último le hablaba como si fuera jefe de él”, se lee en la acusación que presentó la Fiscalía en el Juzgado Quinto de Paz.

El control de “Mecafé” sobre Rivera permitió que el Hipotecario otorgara un crédito a la madre de la actual pareja de Funes Ada Mitchell Guzmán, y además financiara el spa Le Privé para Guzmán.

La trama vinculada a Rivera parte de la Cuenta Corriente Subsidiaria Institucional del Tesoro Público de la Presidencia de la República, alojada en un banco privado y alimentada con recursos públicos por el orden de $677,418,716.76 durante la gestión de Funes. Desde esa cuenta fue que el exjefe de la Unidad Financiera de Casa Presidencial Francisco Arteaga y el exasesor contable Pablo Gómez movieron $351,035,400.49 hacia ocho cuentas a su nombre en el Banco Hipotecario, según la FGR.

 “De la Cuenta Subsidiaria se procede a emitir 359 cheques a nombre de Gastos Operativos de la Presidencia, registrado como proveedor GORP, sin ser persona natural o jurídica y sin registro de NIT”, se lee en la investigación fiscal sobre la extracción del dinero.

Una vez el dinero público llegó a las cuentas de ellos en el Banco Hipotecario, desde ahí se emitió a razón de tres cheques diarios para sacar $292,416,174.17. Aunque el movimiento inicial partió de la cuenta  privada hacia cuentas en el Hipotecario, la extracción del efectivo dependió de la venia de Manuel Rivera. Según la versión fiscal, Rivera ordenó la liberación de fondos para los retiros en efectivo que efectuó, en su mayoría, Pablo Gómez. Los movimientos se hicieron siempre de  dos agencias bancarias en específico en la capital. A esos lugares Gómez llegaba, según la FGR, “aproximadamente cuatro veces al mes” a realizar retiros o depósitos entre los quinientos mil y un millón de dólares.

 “Para el depósito de dichos cheques no le era requerida una justificación y tampoco se le requería endoso, debido a que dichas cuentas del señor Francisco Rodríguez tenían la subcuenta de Gastos Operativos de la Presidencia, y los cuales nunca fueron rechazados”, describen los fiscales en el requerimiento del caso en los tribunales.

La Fiscalía señaló que cuando Gómez necesitaba cheques de gerencia, certificados, o un monto elevado de efectivo, Arteaga enviaba la comunicación con tiempo y el Banco Hipotecario pedía los fondos al Banco Central de Reserva (BCR) y luego una empresa de custodia bancaria llevaba el efectivo. Para retirarlo, Gómez ingresaba a un cuarto privado de la agencia y la encargada de la bóveda le entregaba el dinero en efectivo, el cual era trasladado en bolsas de plástico negras o grises, tipo jardineras para basura.

En 2012, un auditor contable realizó un examen al banco y señaló que no se había justificado el dinero sacado en efectivo, pero las autoridades del banco le trasladaron que se trataba de un “asunto privado”. Según la Fiscalía, los documentos de las cuentas de Arteaga eran resguardados por Rivera. Estas le eran transmitidas por el oficial de cumplimiento del Hipotecario, Joaquín Eduardo Cárdenas, a quien la Fiscalía acusó por no dar aviso de la extracción de dinero, y que se encuentra prófugo.

 “(Gómez) también realizó una transferencia de dinero hacia el extranjero, y para justificarla presentó un documento donde constaba el nombre del beneficiario, monto y la razón o motivo de la transferencia, relacionada con helicópteros”, agregó la FGR.

Lee también

Comentarios